miércoles, 28 de febrero de 2007

Ya pasará....


Algo se pudrió, algo dio mal olor, traté de taparme la nariz pero el olor no se fue, quedó inmerso en mi memoria, en mis recuerdos y en mi historia.
Lo divertido se esfumó, el amor se borró, se fue de paseo con chaleco y zapatos nuevos. ¿Dónde habrá dormido esa primera noche? ¿A quién he de hacerle los reproches?
La confusión se hizo tormento y a las palabras se las llevó el viento. Quedó una llama casi encendida pero la vela está derretida.
Vendrán nuevas ilusiones de la mano de nuevos lamentos, pero si hay algo que he de decir es que nada de esto me deja sedienta.
Y una vez más, después del sufrimiento, me atrevo a confirmar que no bajaré los brazos hasta que esté muerta.


El comienzo


Por fin me decidí a bordar de nuevo. El incentivo: la envidia, jajaja, de ver tanta cosa linda por ahí y yo que tengo que hacer algo tan sencillo no empezaba nunca.

Así que he empezado y ya irán viendo el progreso, no creo que diario, pero al menos semanal, jejeje.

No les diré lo que es, para que vayan descubriéndolo de a poco. En todo caso, es una cubierta para libreta.

Feliz día para todos.

Maru

martes, 27 de febrero de 2007

Los calzones más famosos del mundo....




La otra vez les dije que les iba a contar esta historia y aquí va:


En septiembre del 2001 me tuve que operar de vesícula, y estuve 15 días con licencia médica en casita. Entre que recién habían sido los atentados contra las torres gemelas y entre que me pasaba pegada al CNN, decidí empezar a bordar el cuadro Country Bloomers de Jeremiah Junction, que, como ya he dicho, es mi diseñador favorito. Bueno, empecé super entusiasmada, bordé bastante cuando estuve en casa y luego, entré a trabajar y ya no fue tanto mi entusiasmo. El asunto es que fue pasando el tiempo, y fui dejando el bordado a un lado. De repente lo tomaba, lo miraba y lo guardaba, lo encontraba tan grande, no me gustaban las letras en inglés, etc.

Entre mis amigas puntocruceras se transformó en un chiste preguntar por "mis calzones" y yo mostraba orgullosa las 3 cruces que había hecho en un mes, jijijiji.

Hasta que llegamos al 2003 y cuando la tela ya era un trapo sucio y arrugado, me dio por terminarlo y lo terminé!!!. Incluso me di el trabajo de buscar letras parecidas para ponerle "día de lavado" en vez de country bloomers.

Ahora está felizmente colgado en una pared de mi casa, y el mejor piropo que me han hecho ha sido preguntarme si es pintado. Así de lindo se ve. Así que se los presento y seguro que a más de alguien le traerá algún recuerdo mis "calzones más famosos del mundo".


lunes, 26 de febrero de 2007

La piel de Dios...




Tengo el corazón apretado. Duro. Abrumado. No me decidía a escribirte por no querer contagiarte con mi pena. Sin embargo, en tu carta me reprendes por el largo silencio y con ternura me recuerdas que en el amor también se comparten las amarguras.
Tengo los hombros firmes, me dices, y entre los dos la carga será más liviana. “Si de verdad me amas, me permitirás entrar en tu desgracia y acompañarte en estos momentos de fragilidad”.
No puedo con tus argumentos, y me desnudo.
Tomo papel y lápiz y te escribo, tocando fondo en mi desolación.
El dolor me tiene paralizada, ni siquiera atino a gritar. Repaso mentalmente una y mil formas de enfrentar este golpe. Golpe inesperado. Golpe-mordisco. Golpe que hace tambalear mi fe y mis certezas.
Me falta el aire. Como pez arrancado del agua, boqueo desesperada.
Te pregunto lo que opinas, cómo ves la situación. Y por respuesta me mandas callar: Ya habrá tiempo para discutir el asunto. Por ahora, acepta la invitación de ese loco iluminado poeta, cuya lectura tantas veces hemos compartido y date permiso para llorar.
“Llorar a lágrima viva. Llorar a chorros. Llorar de amabilidad y de amarillo. Abrir las cañerías, las compuertas del llanto. Empaparnos el alma, la camiseta. Inundar las veredas y los paseos, y salvarnos, a nado, de nuestro llanto”.
Hundo la cara en tu carta, en ese magnífico pañuelo que me ofreces desde la distancia y te obedezco, y lloro con todo el cuerpo.
Y ocurre algo misterioso. Parece mentira, pero al llorar, la pena es menos pena; como si se fuera diluyendo en el agua que derramo.
El sollozo va cediendo poco a poco y la esperanza, que creía perdida, va despertando como un gatito después de la siesta.
Tengo mucho por andar.
Lentamente retomo mis pasos.
Lentamente, con tu ayuda, me recobro.
Y con gozo comprendo, como en una súbita iluminación, por qué los indios chiriguanos, del pueblo guaraní, llaman de modo tan curioso al papel. Como éste puede llevar mensajes a los amigos que están lejos, lo llamaron la piel de Dios.
Nunca antes, algo me resultó tan evidente.
Tu carta, un mensaje de consuelo.
Tu carta, un mensaje de que en la distancia estás conmigo.


Desconozco el autor

La invitación



No me interesa saber cómo te ganas la vida.
Quiero saber lo que ansías, y si te atreves a soñar con encontrar lo que tu corazón anhela.
No me interesa tu edad.

Quiero saber si te arriesgarías a parecer un tonto por amor, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.
No me interesa qué planetas están en cuadratura con tu Luna.

Quiero saber si has llegado al centro de tu propia tristeza, si las traiciones de la vida te han abierto o si te has marchitado y cerrado por miedo a nuevos dolores.
Quiero saber si puedes vivir con el dolor, el mío o el tuyo, sin tratar de disimularlo, de atenuarlo ni de remediarlo.
Quiero saber si puedes experimentar con plenitud la alegría, la mía o la tuya, si puedes bailar con frenesí y dejar que el éxtasis te penetre hasta la punta de los dedos de los pies y las manos sin que tu prudencia nos llame a ser cuidadosos, a ser realistas, a recordar las limitaciones propias de nuestra condición humana.
No me interesa si lo que me cuentas es cierto.

Quiero saber si puedes decepcionar a otra persona para ser fiel a ti mismo; si podrías soportar la acusación de traición y no traicionar a tu propia alma; si eres capaz de ser leal y por lo tanto digno de confianza.
Quiero saber si puedes ver la belleza, aun cuando no sea agradable, cada día, y si puedes hacer que tu propia vida surja de su presencia.
Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, el tuyo y el mío, y de pie a la orilla del lago gritarle a la plateada forma de la luna llena: “¡Sí!”.
No me interesa saber dónde vives ni cuánto dinero tienes.

Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de aflicción y desesperanza, agotado y magullado hasta los huesos, y hacer lo que sea necesario para alimentar a tus hijos.
No me interesa a quién conoces ni cómo llegaste hasta aquí.

Quiero saber si te quedarás en el centro del fuego conmigo y no lo rehuirás.
No me interesa ni dónde ni cómo ni con quién estudiaste.

Quiero saber lo que te sostiene, desde el interior, cuando todo lo demás se derrumba.
Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo y si en verdad aprecias tu propia compañía en los momentos de vacío.

Oriah Mountain Dreamer

domingo, 25 de febrero de 2007

Don't Speak...


You and me
we used to be together
everyday together, always.
I really feel
that I'm losing my best friend
I can't believe
this could be the end.
It looks as though you're letting go
and if it's real
well I don't want to know.

Don't speak
I know just what you're saying
so please stop explaining
don't tell me cause it hurts.

Don't speak
I know what you're thinking
I don't need your reasons
don't tell me cause it hurts.

Our memories
well, they can be inviting
but some are altogether
mighty frightening
as we die, both you and I
with my head in my hands
I sit and cry.

It's all ending
I gotta stop pretending who we are...
You and me I can see us dying... are we?
I know you're good,
I know you're real good.
Don't, don't uh- hush hush hush hush darling,
don't tell me tell me cause it hurts

Hush, hush darling,
hush, hush don't tell me tell me cause it hurts.

No Doubt

Renuncia...


A pesar de todo lo que logremos, si no logramos lo que es fundamental para nosotros, el resto es oropel, no basta, no sirve. No podemos escapar del dolor, porque la vida siempre produce más.

Hoy renuncio, hoy me doy por vencida, hoy dejaré de creer en utopías y de imaginar situaciones que no son. No lo he conseguido y el aceptarlo es un golpe más contra el muro. Pero el definitivo, el que tardará en sanar. Ahora no quiero nada, mi vida gira como un barco a la deriva que ha perdido su Norte.

Llenaré mi agenda con citas conmigo misma, todos los paseos serán conmigo. No he visto caer la lluvia ni florecer las rosas. He estado ciega, mirando hacia donde no florece nada.

La rosa se satisface a sí misma cuando florece. Seré una rosa. Haré de mí misma el aliento de mi existencia, en vez de esperar la mezquina migaja de pan que sólo quita el hambre un momento y después, un largo ayuno, un ansioso ayuno, que no quiero, que no merezco y no aceptaré.

Debe ser posible dar un paso más, SÍ, debe ser posible.

sábado, 24 de febrero de 2007

Lo que NO quiero en mi vida


Hoy tengo una tarea: decir lo que NO quiero en mi vida y lo que NO aceptaré; y, pensándolo bien no es tan fácil como yo creía. Pero es una tarea y lo haré. Paciencia... y aunque no les explique puntualmente por qué lo hago, sepan soportarme.... una vez más.


- No quiero hipocresía
- No quiero traición
- No quiero mentiras
- No quiero deslealtad
- No quiero falsedad
- No quiero cobardía
- No quiero dolor
- No quiero daño colateral
- No quiero indiferencia
- No quiero menosprecio
- No quiero desamor
- No quiero desaires
- No quiero falsos compromisos
- No quiero muros
- No quiero ironías
- No quiero críticas destructivas
- No quiero palabras soeces hacia mí
- No quiero cinismo
- No quiero ambigüedad
- No quiero desengaños
- No quiero soledad
- No quiero amargura


Lo que nunca aceptaré:

- Aprovechamiento
- Faltas de respeto
- Falsedad
- Falta de sinceridad
- Cobardía
- Menosprecio
- Falso cariño
- Interés
- Sarcasmo
- Falsa amistad
- Frialdad
- Inseguridad
- Olvido
- Invasión
- Cinismo


Seguramente se me quedan muchas cosas.....

Maru

El adiós


Esta vez el adiós es para siempre,
esta vez no tengo miedo
esta vez soy yo quien quiere marcharse
y te digo adiós.
He estado siempre a tu lado,
en los buenos y en los malos momentos
viviendo de limosnas,
alimentándome de las caricias que te sobraban,
inventándome tus excusas para mí...
y siempre sintiéndome sola, sin ti.

Ahora te digo adiós,
te veo marcharte y me parece mentira
pero es la primera vez que no me siento sola,
es la primera vez que me da vida pensar....
que estoy sin ti.

Maru

viernes, 23 de febrero de 2007

Tal vez...


Tal vez digo algo que ya se sabe,
algo que ya estaba escrito,
pero faltaba que lo escribiera yo,
faltaba que lo leyeras tú.

Maru - 2006

Lo que vi ayer....


Anoche, haciendo zapping como alternativa al Festival de Viña, que no me impresiona ni me atrae para nada, pillé en un canal argentino, un programa que se llama algo así como secretos urbanos..... bueno, el asunto es que el segmento se llamaba "Cárcel increíble"; y les aseguro que el título le quedaba corto. Era una cárcel de hombres en San Pedro (Bolivia), pobre como pobre sólo puede ser un país como Bolivia. En realidad no era siquiera un recinto penal, era una casa vieja a la que los mismos presos iban agregándole cuartos y "celdas", o sea, era una catacumba, laberinto y todo lo que se puedan imaginar. Los presos dormían en su celda de a tres, o más, en una dormían hasta 20.

Pero lo más insólito, era que los presos vivían con sus hijos. Sí, niños pequeños presos también, bebés, niños y niñas. Y el periodista le preguntaba al encargado del penal por qué era eso. Y él le explicaba que afuera no tenían dónde vivir, sus madres mayoritariamente vivían de allegadas o simplemente los habían abandonado, yéndoselos a dejar a sus padres a la cárcel. Insólito... había un hombre que criaba cinco hijos!!! y el coronel le decía al periodista que qué iban a hacer, no podían tirar a la calle a los niños. Y las mujeres de los presos iban por el día y en la noche se iban y así. Sui géneris total. Lo otro... para fin de año, decía el coronel, la población se duplicaba o triplicaba porque familiares de los presos, que vivían en el campo o en zonas rurales, iban a San Pedro a "pasar las fiestas" con sus familiares presos y como no tenían dinero para pagar hoteles ni comida, se quedaban en la cárcel. Es que yo no lo podía creer. Todo era tan miserable... habían delegados de sección y cada vez que llegaba un nuevo preso tenía que pagar una cantidad de dinero a su delegado, y con ese dinero compraban materiales para construir y mantener la cárcel.

¿No lo pueden creer? pues, esperen: los cocineros tenían que dormir en la misma cocina y en el suelo, pues no tenían dónde.

Parece ficción, pero es la PURA Y DURA REALIDAD.

jueves, 22 de febrero de 2007

Para un hombre desesperado....


Un día viniste hablándome de magia, hablando del silencio y recordando pasajes escondidos. Ahora te veo comparando valores, perdiéndote en el mundo exterior.
No sé hace cuánto te vengo diciendo que de los motores de la ciudad sólo podrás conseguir velocidad para andar; de la gente que conoces sólo obtendrás una fugaz alegría, una risa fingida y mucho remordimiento. No eres de ellos, no eres de nadie, no perteneces. Atado a la sociedad y atado al silencio, tus extremidades no son tiradas por ambos extremos, es tu mente la que se pierde en tirones, un día, un silencio, otro en sicodelia.
Los caballos con alas que esperaban no están en la conversación, no están en los espacios vacíos. Están en otro espacio, donde no existes si eres.
A partir de estas teorías, es que yo, voz interior y exterior, hija del conflicto interno y externo, te denomino ser humano, humanoide perfecto, con posibilidades de alcanzar la felicidad, con posibilidades de guardar silencio, con posibilidades de morir en tu laberinto.


miércoles, 21 de febrero de 2007

Vitaminas




Hoy empecé a tomar vitaminas. Sí, porque ya no me puedo la humanidad.... así que ayer fui a la farmacia, hablé con la química y me sugirió que tomara estas vitaminas "especiales para mujeres". Le faltó agregar mujeres locas, mujeres pre-menopáusicas o algo así, jajaja.
Yo, lo que más pregunté era si no me darían sueño y si no engordan... ésa era la clave. Después de asegurarme de que no engordaría ni un gramo (a menos que me pusiera a comer como cerdita, claro) y me darían la energía que necesito, las compré, porque soy como esos perros que pasan echados y apenas levantan una oreja y abren un ojo. Así mismito estoy yo, apenas levanto un brazo, ayyyy. Tengo que tomarme esta caja que es para tres meses, descansar un mes y luego empezar de nuevo.

Así que espero que estas vitaminas hagan asomar un poco de energía a mi lánguido body. ¿Hay vitaminas para no cerebrear tanto? Si saben de alguna, me avisan. Gracias.

martes, 20 de febrero de 2007

Envidia verde....







He hecho otro descubrimiento, aunque no sé si es eso o es una excusa, jejej. Generalmente yo no tengo tiempo ni muchas ganas ni energía para hacer las cosas que me gustan como bordar. También me encantaría tener la habilidad para hacer otras cosas. Entonces, me frustro. Y cuando miro diferentes cosas, blogs, páginas, etc. donde muestran cosas taaaaaaaan lindas, de nada me empiezo a poner verde y a sentirme miserable e inútil. Y eso se llama envidia.
Pero ¿cómo no va a envidiar una las manitas que hacen cosas tan maravillosas? ¿o las cabecitas a las que se le ocurren hacer de algo tan sencillo como una bandeja de huevos un costurero así de primoroso? No, chicas, la envidia no viene con una, nos incitan, nos la inyectan, así que sintamos envidia de la buena y bien verde sin remordimientos.

¡He dicho!

lunes, 19 de febrero de 2007

Descubrimiento...


El viernes fui al banco "chapoteando bajo la lluvia", y pasé a la Feria del Libro. Era mi hora de colación, llovía a chuzo, así que me fui a refugiar a uno de mis lugares favoritos. Por supuesto me hubiera comprado todo, pero descubrí un libro barato, desconocido, que me llamó la atención por el nombre y por el contenido al ojearlo a la rápida. Además, como estaba bastante barato, lo compré. Y.... chicos, no lo pude soltar nunca más y me he entretenido como hace tiempo no lo hacía con un libro.
Está ambientado en una oficina de publicidad, y todo el libro son puros e-mails, y uno que trabaja en una oficina se siente identificada porque es típico; uno manda un mail hablando de alguien, y después ese alguien habla de ti, y así los enredos y los pelambres abundan, se distorsionan las noticias, etc.
Es muy, pero muy bueno, se los recomiendo, si quieren pasar un día tan entretenido como yo... sí, porque lo empecé el viernes en la noche y lo terminé el sábado en la tarde, todo un récord.


domingo, 18 de febrero de 2007

Muñeca de trapo...


Como esos cuadros que aún están por colgar,
como el mantel de la cena de ayer.
Siempre esperando que te diga algo más
y mis sentidas palabras no quieren volar.

Lo nunca dicho se disuelve en té,
como el infiel dice nunca lo haré.
Siento que estoy en una cárcel de amor,
me olvidarás si no firmo mi declaración.

Me abrazaría al diablo sin dudar
Por ver tu cara al escucharme hablar.
Eres todo lo que más quiero
Pero te pierdo en mi silencios.
Mis ojos son dos cruces negras
Que no han hablado nunca claro.
Mi corazón lleno de pena
Y yo una muñeca de trapo.

Cada silencio es un humilde quedar
detrás de mí sin parar de llorar.
Quiero contarte lo que siento por ti
lo que escuchaba la luna de enero mirándote a ti

Me abrazaría al diablo sin dudar
Por ver tu cara al escucharme hablar.
Eres todo lo que más quiero
Pero te pierdo en mi silencios.
Mis ojos son dos cruces negras
Que no han hablado nunca claro.
Mi corazón lleno de pena
Y yo una muñeca de trapo.

No tengo miedo al fuego eterno
tampoco a sus cuentos amargos
pero el silencio es algo frío
y mis inviernos son muy largos.
Y a tu regreso estaré lejos
entre los versos de algún tango.

Porque este corazón sincero
juró ser muñeca de trapo.



La Oreja de Van Gohg

Cansancio extremo


Se supone que uno los fines de semana descansa y se relaja y todo eso. Recarga las pilas para volver el lunes al trabajo habitual.

En mi caso (y sé que en el de muchos otros) no es así, cada día me siento más cansada, no importa el día que sea. Como me decía Cecilia, mi terapeuta, cada uno trae algo aprendido desde tiempos inmemoriales y yo traje el agotamiento.... algunos traen la maldad, la mentira, la alegría, lo que sea, pues a mí me tocó el agotamiento y no hay día en que no me sienta agotada.

Hoy es domingo, estoy sola, y estoy aquí escribiendo este artículo casi sin levantar las manos. No sé qué almorzaré pues la idea de cocinar ufff!, estoy leyendo una entrevista de Oriana Fallaci a un primo lejano de mi mamá que fue Canciller de Alemania en la época post Nazi (aclaro que él luchó CONTRA los nazis, menos mal!!!), y escucho I started a joke, que es una canción que me gusta... aunque la historia es un poco triste.

En fin, sigo con mi cansancio.... tengo que bordar una cubierta de libreta que me encargaron, y no soy capaz de tomar la aguja tampoco... no sé qué será de mí....


Mi MP 3 se murió!!!!


Buahhh, y ahora ¿quién me acompañará en el metro en el largo trayecto hasta/desde el trabajo?
La tecla que lo bloquea se quedó out y ahora no lo puedo desbloquear, por lo tanto no puedo escuchar mi música, creo que moriré.
Lo malo es que se puede reemplazar por un buen libro, pero en el metro hecha sardina es difícil abrir un libro sin enterrárselo a alguien por alguna parte. Así que empezaré mañana un largo y aburrido recorrido. Ufff.

viernes, 16 de febrero de 2007

Ana...

Mirando hacia la oscuridad o dentro de ella, Ana se preguntaba ¿hasta dónde y hasta cuándo decir no? Sentía que poner un mar o un metro de distancia era demasiado complicado y era una decisión de costos y de pérdidas y éstas han sido siempre tan dolorosas, tan grises y una carga muy pesada de llevar. Pero, permitir que todo lo propio se extraviara, que la sonrisa y su voz cantora se apagara era también un peligroso viaje al abismo.
Finalmente se quedó dormida y al comenzar la mañana, cuando la luz del día es más bien azul, se puso de pie, ordenó sus cosas... y decidió que le ponía punto final a esta etapa de su vida, para iniciar otra, para atreverse de nuevo y para intentar recuperar la libertad perdida, pero eso le generaba mucho miedo... y se fue buscando una historia que le permitiera decirse a sí misma que el cambio de ruta era posible y que aún no tenía un mapa que le ayudara a emprender nuevos pasos... sin culpas.

Una amiga de Ana, un poco loca y con afán de escritora, le decía que el tiempo y la distancia curan todas las heridas y, aunque era consciente de que era algo más que eso, no podía evitar pensar que Ana en su encuentro debía afrontar las dudas, las certezas, los encuentros y desencuentros, dejarlos fluir y dejarse ser.... la felicidad es una actitud y aunque no siempre resulta fácil asumirla, depende de lo que intentemos hacer y de las cosas que queramos ser...

- Ana, la felicidad no puede ni depende de si nos equivocamos en el camino de este arte que es vivir; depende de que amemos lo que tenemos, lo que es posible y también de amarnos a nosotras mismas...

Sin culpa Ana, sin culpa....


Maru - 1996 (Para Ana, en su afán de independencia... nunca supe si lo consiguió).

Varios


Ayer no pude entrar al blog. Algún duende puso trampas y no pude entrar en todo el día.

Hoy llueve de arriba para abajo, con agua 100% mojada en Santiago. Cosa rara, estamos en pleno verano y éste no es un país tropical.
En el sur está nevando; definitivamente tenemos loco a nuestro pobre planeta y ya no sabe en qué estación está, dónde tiene que mandar sol y dónde lluvia, etc. Somos culpables todos, reconozcámoslo.

Cuando llegué a mi casa ayer, vi que habían carabineros (policías) en la casa vecina a la mía. Me extrañó y me asustó un poco (mi hija solita en casa), y me contó que el vecino había golpeado a su esposa delante de los niños (cinco niños, el mayor de no más de 10 años), y un chico que escuchó los gritos y llantos llamó a Carabineros. Y me dejó mal. Ellos arrendaron la casa a principios de año, y yo siempre escuchaba gritos y peleas, es habitual en esa casa. Pero no logro entender qué engendro maldito es aquel hombre que violenta a su mujer, elegida voluntariamente por él, madre de sus cinco hijos, entre ellos una bebé de no más de 8 meses. Y peor aún, la golpea, la insulta delante de los niños. ¿Qué ejemplo le está dando a sus hijos? ¿No dicen que uno tiende a repetir los patrones que tiene en su niñez? O sea, ¿estamos hablando de tres futuros maridos golpeadores y de dos futuras esposas golpeadas? No me cabe en la cabeza, de verdad que no.

Pido disculpas por mi tristeza y mi impotencia.


Maru

miércoles, 14 de febrero de 2007

Freddy Krugger vs. San Valentín




A lo mejor con el artículo anterior pensaron que no creía yo en el amor.... y por supuesto que sí, ahora, que no me vaya muy bien en ese tema es otro cuento, jajajaja.
Les transcribo un artículo que salió en una revista femenina ayer, a propósito del día de San Valentín. Me identificó bastante y creo que tiene mucha razón, por eso lo escribo y ustedes dirán. Es largo, pero vale la pena leerlo enterito.


¿Vale la pena tanto sufrimiento? ¿Vale la pena vivir con el corazón a punto de salirse por la boca? ¿Vale la pena tener la guata apretada las 16 horas del día que paso despierta? ¿Vale la pena tanta angustia por un hombre?
Sí, creo yo. Creo que vale la pena subirse a la montaña rusa emocional sin fin que significa estar involucrándome de a poco con este hombre.
El hombre en cuestión es complicado, contradictorio, enrollado y algo me dice que me usa como rueditas de entrenamiento, como esas que se les ponen a los niños en las bicicletas para aprender a andar, hasta que agarran confianza en la bici. Soy una ruedita chica pegada en el corazoncito de este hombre, que está reticente a enamorarse, que quiere volver a creer en las mujeres, pero que no se atreve todavía. Sé que en esta relación llevo todas las de perder, y no quiero escuchar las advertencias. Quiero lanzarme al vacío y ver qué pasa. Quiero apostar: poner todas las fichas en el mismo número. No importa que me arriesgue a perderlo todo. Prefiero jugar así, al límite, porque cabe la posibilidad de que algo gane. Aunque sea sólo una quebradura más de corazón. A estas alturas está tan aporreado, que un moretón más o uno menos no haría la diferencia. Sí, sería distinto si consigo quedarme con él. Por esa exacta posibilidad de éxito es que me atrevo a jugármela ciento por ciento. Porque sería un gran triunfo.
Prefiero vivir este día de los enamorados así, asustada, entre el romanticismo de San Valentín y el pánico de que el sueño se convierta en pesadilla y llegue Freddy Krugger a echar a perder este relativo orden romántico en que estoy inmersa. Quiero tantas cosas. Quiero tomarle la mano a este hombre y sentir que está ahí, conmigo; y no tener la certeza de que su corazón anda en otra parte, haciéndose curaciones, sacándose los puntos, intentando sanarse. Quiero que me quiera. Que se despierte pensando en mí. Que yo sea la primera voz que espera escuchar en las mañanas, que se prepare el café y tenga ganas de contarme lo que soñó la noche anterior. Que seamos cómplices y un gesto privado, en público, sea tan efectivo como una broma elaborada. Quiero que caigamos en todas las cursilerías que se usan entre las parejas: que me diga que soy su mujer, que se ponga celoso cuando alguien me llama o me mira más de la cuenta, que una vez me haga un escándalo o que diga que tiene miedo de perderme. Quiero estar inmersa en uno de esos amores que te cambian, que cuando se acaban nunca eres la misma. Quiero sentir cosas. Evidentemente preferiría que no sea el desengaño lo que me mueva después de esta aventura, pero, demonios, si hay que pasarlo mal, para eso estamos.
Para sufrir, reírse, disfrutar. Quiero que la relación tenga un nombre. Quiero saber si somos novios, amigos con ventaja, ex amistosos, amantes, el amor de su vida que dejó pasar. Quiero tener una etiqueta en la frente: esta es xxxxx y para mí significa....
Este año no quiero flores ni chocolates, ni una cena a la luz de las velas ni una noche en un hotel, con pétalos de rosas en el suelo. Quiero, simplemente, que se despeje el panorama. ¿Esta relación es dominada por el santo del amor o por el emblema de las pesadillas? ¿Seguimos con el fantasma de la ex al medio o ya logramos exorcizarla? ¿ O soy demasiado preguntona?


Consuelo Aldunate (31, Revista Ya, El Mercurio)

Love Love Love.....



Contigo si te matas, matarme contigo si te mueres.....


El imbécil de turno se levantó un día e inventó el amor. Patentó la idea y le puso un nombre corto y ridículo. La masa sobrecogida por la idea empezó a consumir el producto y el imbécil de turno en pocos meses tenía más dinero que nadie. Contrató a un angelito rechonchito y rubiecito que ganaba clientes disparando flechas impregnadas de no sé qué que funcionaban a la perfección: Cliente tocado, cliente conseguido. Al contratar los servicios del par de imbéciles se firmaba una cláusula que te concedía todo tipo de libertades excepto la de reclamar. Una vez adquirido el producto no se podía devolver bajo ningún concepto. Se podía hacer con él lo que el propietario quisiera excepto devolverlo puesto que no se trataba de un objeto físico. Así, la vorágine loca por gozar de los placeres que proporcionaba tal novedad, creció de manera incontrolable a pesar de las pocas garantías que el mismo ofrecía.
Hubiera funcionado si el absurdo que lo inventó hubiera caído en la cuenta de que su “hijito” podía no dar los mismos resultados pasado un tiempo según quién lo utilizara y, con ello, hubiera unificado los criterios básicos de su creación. Pero no se paró a pensar, como buen humano. El pobre imbécil, a los pocos años y, vistos los resultados de su “máquina de matar”, eligió una forma romántica de morir fiel a sus principios y, una bucólica tarde de invierno, se sumergió en una botella de ron a orillas del Pacífico y nunca más se supo de él. Su socio, el rubiecito de las flechas, resultó eterno y actualmente reparte flechas y más flechazos por todo el mundo.
No se sabe porqué miéchica el artículo no se retiró del mercado cuando se empezaron a ver los resultados mortíferos que el mismo provocaba. Quizá porque al 0,0000000000000000000000000000000001% de la población consumidora le salió bien la broma.

martes, 13 de febrero de 2007

El pasado pasado está....


Fuiste la inspiración para muchas cosas y el fracaso para otras. En el lapso que pasamos de la mano realmente te amé y me sentí amada.
Un día entré a tu vida por casualidad y por la misma nos despedimos.
Si nos tropezamos algún día, tal vez un beso y otro adiós.
Esa vez no será suficiente porque siempre guardaré algo de ti.


Maru (2003, para L.)

Segundo día.... y otros


Mi segundo día en la oficina, por aquí penan las ánimas y el escenario se ve tranquilo, aunque ya sabemos que en marzo habrá otro remezón. Yo intento mantenerme tranquila y ojalá invisible.

El comentario de rigor es sobre el Transantiago, uff, qué manera de enredarse el tema, pobre gente que tiene que ir lejos y ya no tiene que tomar una sola micro, sino dos, o tres, o llegar al metro como sea... parece chiste. Supongo que como todo, al principio cuesta, pero será fuerza de la costumbre que uno no puede dejar de pensar que en alguna parte hay gato encerrado... por ejemplo, yo antes del centro a mi casa, tenía una micro que me dejaba en la esquina, o sea gastaba un sólo pasaje. Ahora ninguna micro llega del centro a mi casa, por lo tanto tengo que tomar metro y micro o micro y micro. Como no me queda tan lejos, prefiero caminar del metro a mi casa, pero en el invierno ya estará oscuro a la hora que llego y ya me dará susto caminar de noche. Entonces, tendré que desembolsar otro pasaje.

Supongo que por eso no hay micro directa, porque así nos obligan a pagar otro pasaje. En este país de los pillos quien no se aviva pierde. Qué pena, porque las ganancias obviamente van a dar a unos pocos bolsillos y el mayor gasto es para los que tienen menos recursos. En fin.

Pasando a otro tema, como no tengo trabajo, porque no hay trabajo, ando buscando en Internet alguna librería que tenga el libro La Santa Sangre y el Santo Grial , que fue el libro que dicen que inspiró al Código Da Vinci. Pero no lo encuentro, ¿estará agotado? o tal vez nunca llegó a Chile.

En fin, seguiré mi búsqueda.... ése será mi regalo de cumpleaños de mí para mí mismamente yo.

Saludos a todos


domingo, 11 de febrero de 2007

Se me acabaron las vacaciones


Pues no hay plazo que no se cumpla, y mañana tengo que volver a la oficina. Aunque sólo tuve una semanita, fue provechosa, igual me quedaron muchas cosas por hacer, pero el tiempo no alcanza para tanto.

Sólo espero que el ambiente en la oficina no esté tan tóxico como estaba antes de salir de vacas, y no estresarme apenas pise el edificio.


¡¡¡¡Bienvenida realidad!!!!

El 21 de enero....


Se cumplieron dos años desde que se fue mi querida abuelita Sara. Aquí va algo para ella, en su cumpleaños del año pasado, 3 de julio: hubiera cumplido 101 años, pero se fue a los 99.


Para ella...
la más bella de las flores,
la más dulce golosina,
la más tierna almohadilla,
el más fresco rocío de la mañana.
Para ella...
que me abrazó en el momento,
que me dio su consejo callando,
que me ayudó a levantarme,
que me empujó al futuro con su ejemplo.
Para ella...
donde quiera que esté,
que me estará escuchando
le pido que siga a mi lado,
que me enseñe a desprender algo de luz
con la que ella siempre deslumbró.
Me encantaría poder besarte
en tus 101 años, abuelita Sara.


Maru, 3 de julio de 2006

sábado, 10 de febrero de 2007

Aprendizaje


Éstas son reflexiones que he escrito alguna vez, y que están sin fecha; de a poco las voy a ir poniendo aquí. Ellas reflejan diferentes momentos de mi vida.....


Parece que nunca aprendemos. No nos rendimos, chocamos una y otra vez con paredes y no aprendemos nada.
Dejamos que nos hagan daño y no hacemos nada por impedirlo.
Necesito aprender a protegerme del daño, que no necesito, que no deseo y que no permitiré.
Lo he dicho muchas veces. Lo intento y una vez más me doy contra el muro.
Ahora de nuevo lo intento. Intento seguir mis instintos, tener el coraje de no dejar que me hagan daño.
¿Puedo disfrutar soñando?
La realidad no me ha traído demasiadas alegrías.
Una certeza tengo: no sabrás de mis lágrimas, serán silenciosas y ocultas, no las notarás y jamás me desarmaré ante ti.
No me verás derrotada, nunca más.


Maru

Indiferencia


Te di mucho y no me hacías caso,
entonces te di todo y no te conformabas.
Finalmente, ya, te di demasiado y tú querías siempre más.
Hasta que te dejé.
No porque no te quisiera.... sino porque
me habías vaciado y ya no tenía nada para darte.


Maru

viernes, 9 de febrero de 2007

Silencio... que se asusta el aire....


Estando enferma sucedió que me hice amiga del silencio.
Y me gustó.
A veces el ruido desespera.
El silencio me dice muchas cosas,
me susurra secretos al oído.
Me invita a ver el mundo en un grano de arena.


Maru, 13/4/2006

Me voy preparando.....


Sí, después de tomada la decisión de echarle para adelante con la compra del departamento, empiezo a pensar en su decoración, y este cuadro de JJ (mi diseñador favorito) tiene un hermano que no he enmarcado, pero que juntos se verán lindos en alguna pared.

En otra ocasión les contaré la historia de los calzones más famosos del mundo (y se los mostraré)


Maru

Cuando una mujer está callada....


Cuando una mujer está callada,
millones de cosas dan vueltas por su cabeza.
Cuando una mujer no está discutiendo
está pensando detenidamente.
Cuando una mujer te mira con ojos llenos de preguntas,
se está preguntando por cuánto tiempo estarás cerca.
Cuando una mujer te responde "estoy bien"
tras unos pocos segundos o un suspiro,
no está para nada bien.
Cuando una mujer te mira fijamente
está deseando que seas suyo para siempre.
Cuando una mujer quiere verte todos los días,
quiere que la mimes.
Cuando una mujer dice "te quiero"
eso es exactamente lo que quiere decir.
Cuando una mujer te dice "te echo de menos",
nadie en este mundo puede añorarte más que ella.

jueves, 8 de febrero de 2007

Me presento


Nacida por casualidad llegué a este mundo.
Bautizada sin preguntarme.
Si temo desnudar mi cuerpo, más aún mi alma.
Etérea, volátil,
con la mente siempre en otra parte
y escuchando siempre más allá.
Alejada de todos en las multitudes
estando aun al centro de aquellas.
Tratando de adoptar la costumbre de pasar inadvertida.
Estando sin estar,
sin hablar pudiendo hacerlo,
compartiendo sólo sonrisas.
Oídos para prestar
tacto sólo para la naturaleza
y libre sólo encerrándome en mí.
Amiga de la soledad,
mi mejor amiga,
mi más inquisidora,
mi peor y más dura crítica,
pero nunca me abandona y,
aunque yo la deje,
siempre vuelve a mí.
¿Me has descubierto?
Este laberinto fue hecho para ti
para presentarme sin presentarme
para que me conozcas sin conocerme
para que me descubras y guardes el secreto.
Es un trato.


Maru

Aquí estoy otra vez


Hola, este asunto del blog me salió más complicado de lo que pensé. O yo soy más dura de mate de lo que pensaba, jajajaa. El asunto es que recién, gracias a la invalorable ayuda de Gisela, estoy captando cómo se hace.


Me fui por unos días de aventura y volví muy cansada, bronceada y media deshidratada, pero lo pasé bien, hacía muchísimo tiempo que no caminaba tanto ni subía cerros y esas cosas. Lo pasé bien, estoy molida, ya como que voy viendo que los años no pasan en vano, jeje.


Gracias a mi partner por el paseo y la compañía.


domingo, 4 de febrero de 2007

Me fue biennnnnn!!!!


Y ya pasé el famoso examen oral. Como dije antes, me presenté de las primeras para salir de una vez. Me tocó un profe gringo jovensísimo, de unos ojos celestes impresionantes, pelo rubio crespo amarrado en una colita. Bien simpático, le entendí "casi" todo. Él entendía menos porque le tuve que deletrear Eugenia, no lo entendía, pero a lo mejor era para probar mi deletreo también, vaya una a saber.

Me hizo preguntas específicas, se demoró poco, me dijo que tenía buena pronunciación y que sólo me faltaba un poco de fluidez. Esos mm, ehhhh, aaaahhh, no son muy bienvenidos en un examen oral, jejeje.

Pero me puso un 87,5 y al final terminé el nivel con un 90,6. No está mal, ¿no creen?


Ahora me daré un descansito de inglés y yo creo que en marzo retomaré, según cómo se den las cosas en la empresa... en una de ésas me quedo con el diploma del nivel básico y nada más. Ya se verá.


Como verán, cambié mi blog. Pero me ha costado un mundo, la he embarrado muchas veces y no sé cómo poner mi foto en el perfil, no sé cómo agregar blogs para visitar, no sé agregar contador de visitas, en fin, un desastre. Espero que mi amiwi Gisela me ayude, jejeje.


Ya pasé el dato. Buen domingo, o lo que queda de él.

sábado, 3 de febrero de 2007

Vacaciones!!! ;) ..... y examen oral :(


Hoy por fin salgo de vacaciones... una semanita, pero que me servirá de mucho. Para relajarme, desconectarme de la pesadilla que ha sido este último tiempo la oficina. Para ver si hago algo de tooodo lo que quiero hacer o tal vez simplemente ponerme en posición horizontal, tomar el control remoto y no soltarlo más, jejeje.


Y por otro lado, hoy termino el nivel básico de inglés. Tengo el examen oral. Terminé el curso con un 96%, el primer lugar y sólo necesito un 8% para pasar al nivel intermedio. Pero siempre da un poco de nervios porque no me siento demasiado preparada y , además, no sabemos qué profesor nos va a tomar el examen. Espero que nos toque un chileno porque a los gringos no les entendemos mucho. Yo, de pura valiente (o cobarde, no lo tengo claro) me presentaré de voluntaria de las primeras, para salir de una vez por todas .


Y de ahí me voy a mi casita y me olvido que existe la empresa y el instituto por una semana.


Yupiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

Promesas...


Me levanto prometiéndome a mí misma que este día te dejaré ir...Pero es más posible que el mar toque el cielo. Puede parecer tan fácil esta “relación” que nosotros llevamos. Pero para mí no. Sé que nunca te diré esto, pero todo aquello que haces me puede volver loca y a la vez me dan ganas de besar esos labios que tienes.Pero en algún momento tendré que irme, sé que no será hoy, tal vez tampoco mañana.Tal vez hasta un día no me tendré que ir, porque tú estarás ahí impidiéndomelo por enésima vez en nuestras vidas.

Fin de mes


En general los fines de mes son alegres, se recibe el sueldo, uno dice inevitablemente "¡oh, ya se nos fue enero!" . Bueno, este fin de mes es diferente. Sí, porque mi empresa está pasando por malos momentos y hoy entro a la página del banco para ver si estaba depositado mi sueldo ¡y no está! y no hay explicaciones, supongo que a lo largo del día tendrán que decir algo porque todo el mundo preguntará. Es lícito preguntar, mal que mal trabajaste un mes y no por bolitas de dulce. En fin. Esperemos novedades o inicio la colecta, jejeje.


Esta libretita que les muestro me la mandó mi querida amiga Piluchi, de Santander, España. En ella he escrito las cosas que pelean por salir de mi mente. Es muy bonita, me encantó tanto, que le copié la idea para regalitos a algunas amigas. Debo reconocer que el resultado no fue tan precioso, pero igual quedaron bonitas.



¿Que por qué escribo?
¿Me preguntas por qué escribo?
¿Acaso hay otro modo de respirar,
de ser, de vivir?


Junio 2006

Mi hobby


Muchos saben que me gusta bordar punto cruz y que gracias a ello tengo muchas amigas alrededor del planeta, de lo cual estoy muy agradecida. Y lo digo de verdad eh?.
Bueno, parece que mis artículos son muy largos así que ahora no las aburriré, sólo les aconsejo que vean el Blog de Conny y de Yany, pues encontrarán muchas cosas preciosas.

De tristezas y soledades


Hoy amanecí un poco triste y cuestionándome muchas cosas. Se me han juntado las cosas, el tema trabajo, la incertidumbre, el haberme sacado un 80 en el examen escrito final en inglés, lo cual aunque muchas se rían para mí es como un 5 y eso no es bueno. Ahora me falta el oral el viernes y siento que me irá como el forro. En fin, no estoy motivada y nada que hacer. Diciéndolo en buen chileno, ¡estoy chata!
Y no es solamente eso. Una de mis hijas se fue a Curicó por dos semanas, de la otra no sé nada hace una semana, no llama, no habla, no nada y me pregunto cómo tienen esa capacidad para olvidarse de su madre así tan fácil. Bueno, supongo que será elección y nada que hacer.
Triste porque me quedo sola, la próxima semana estaré de vacaciones (sólo una semana) y estaré sola. Es como que estoy sola porque es lo que me tocó, vivir la soledad, y aunque tenga amigos y amigas y de repente hasta un romance por ahí, igual en el fondo estoy sola. Y creo que llega el minuto de aceptarlo. Y aprender a vivir con ella. Como escribí una vez:


Estos días en los que sientes que tu soledad pesa más que tu propio cuerpo, te sientas aquí delante de esta caja de palabras sueltas y lágrimas encontradas y comienzas a teclear sin saber muy bien dónde te van a llevar los dedos; sientes cómo la vida se te escapa al monte de las añoranzas, de los recuerdos, de los sueños... huyendo de tu propia realidad, y te das cuenta de cuán sola estás y quieres huir, quieres escapar, necesitas escapar de esta angustia, de esta sensación de fracaso, pero... ¿dónde? ¿dónde puedes estar a salvo de tus propios demonios?... nada, no hay respuestas... no, mejor me quedo aquí, en mi rincón, con mi silencio, en mi mundo de sueños imposibles caminando entre recuerdos de aquellos tiempos en los que sonreías de manera espontánea, en los que siempre había una salida, en los que se cerraba una puerta pero se abría una ventana por donde podías seguir respirando.


Ahora siento que esa ventana cada vez abre menos, que la soledad es más patente mientras avanzo en edad, no es que me sienta vieja, pero es verdad que mientras más "grande", te cuesta más conseguir las cosas que das por hechas, familia, pareja, humor, entretención, etc.
Pero también entiendo que tal vez es lo que me tocó vivir y algo tengo que aprender de ello. Y cierro mis ojos y me imagino el futuro, y no me gusta mucho lo que veo, pero lo acepto, porque no me daré por derrotada, no, seguiré adelante y nada lo impedirá.

A Melissa en sus 21 años


Melissa:
Ya lo sé, tienes mil excusas para comportarte como lo haces. Si no te tomas el trabajo de ser convivible, si desarticulas mi vida cotidiana, si te conduces de modo anárquico y desordenado, si rompes todo a tu alrededor, tanto los objetos como los impulsos... es porque eres joven. Es difícil ser joven, lo recuerdo muy bien.
Siempre me pareció estúpida la leyenda de “los años más bellos de la vida”. Los únicos “años bellos” son esos en los que uno se encuentra bien consigo mismo, cómodo con su personaje. Hace falta un largo tramo de vida adulta para llegar a eso: el encuentro consigo mismo.
Todo el mundo les envidia tener 21 años, y sin embargo, nada es más desasosegante y complicado. Se dice que los jóvenes son hermosos: están llenos de complejos. Se les atribuye el entusiasmo del impulso: rumian preguntas y vacilaciones. Se los cree libres de preocupaciones: sus angustias existenciales se multiplican en el umbral de la vida activa. Sólo se calmarán mucho más tarde, cuando el hámster se haya acostumbrado a la rueda.
En cuanto al Amor... ustedes lo buscan, creen en él, pero apenas conocen sus alegrías. Mucho más a menudo saben de sus penas, sus frustraciones y decepciones.
¡Me enterneces verdaderamente con tus complejos, tus dudas, tus suspiros, tus cambios y tus “estupideces”!
He aquí que recomienzo a actuar como la madre de gran corazón. He aquí que te estoy encontrando excusas. Una vez expresados mis reproches, mis fastidios, mis inquietudes, mis decepciones, mis frustraciones, tengo la impresión de estar liberada.
Me he sacado la cólera de encima y me doy cuenta de que casi ya no estoy enojada contigo. He envejecido, soy menos joven en mi manera de ser tu madre, pero nuestras relaciones pueden mejorar todavía. Sólo para establecer una relación de buena calidad... se necesitan dos. Dos que lo deseen, primero. Dos que se ocupen, después. Dos para devolverse la pelota de la ternura. Una cosa es cierta: en lo que me concierne, he dejado de paletear sola contra el muro de tu indiferencia. Esperaré pues, para volver a tejer los vínculos por un momento distendidos, a que tú lo desees.
Para que tengamos una oportunidad de reencontrarnos, es necesario que madures un poco. Que descubras – sin que me sea necesario sugerírtelo y menos aún imponértelo – que la ternura es un valor seguro que permite dar placer a otro sin más razón que el deseo de darle placer. No una ternura de niño, siempre más o menos interesada, sino la verdadera ternura de una persona mayor. Entre una madre y un hijo adulto, dicha ternura puede tener un sabor exquisito.
Todavía tenemos delante de nosotros una veintena de años en los que podremos aprovechar esta relación. Después estaré en mi última curva, tendré los cabellos demasiado blancos y el corazón demasiado frágil como para que nos comportemos del todo de igual a igual. Mi debilidad romperá el equilibrio de nuestras relaciones de fuerza. Es ahora, pronto, muy rápido, cuando tengo verdaderamente ganas de ser tu amiga. Quizás nunca experimentes la necesidad o el deseo de serlo. Esto sucede más a menudo de lo que se piensa: los adultos “olvidan” a sus padres.
Y estoy persuadida de que eso no sólo les sucede a los “malos” padres. Conozco una vieja dama tierna y devota, amante, acogedora, autónoma, que ve a su hijo sólo una vez por año , más o menos. Jamás supo por qué; él sin duda tampoco. Uno elige a sus padres, dicen, nosotros no elegimos a nuestros hijos. Puesto que deseo que te vuelvas adulta y responsable, asumo también la posibilidad de que elijas olvidarme. En ese caso me esforzaré porque no nos llenemos de culpa, ni tú ni yo.
Cualquiera que sea nuestro futuro, quiero que sepas solamente que guardaré un maravilloso recuerdo de tu vida.
¿Y tú?

15 de enero de 2007

Hoy vamos de cartas escritas a mis hijas


Esta carta se la escribí a mi hija Susi, cuando cumplió 15 años. En Chile no se hacen grandes celebraciones cuando una chica cumple 15, como en otros países.


A Susi
Quería escribirte algo especial por tus 15 años, algo que pudieras guardar y leer en años más, algo que aunque ahora digas: mish, las leseras que escribe mi mami, en unos años tuvieran un valor más grande.No se me ocurre mucho... ya sabes que soy media loca, despistada, que soy una mamá muy especial, que a veces te arruino la vida y otras te lleno de besos y abrazos.
No importa lo que pienses de mí ahora... sólo espero que cuando tú seas madre (sí, ya sé que dices que nunca te casarás ni tendrás hijos), pero si alguna vez los tienens, leas estas palabras y digas: en realidad mi mamá no estaba tan loca, en realidad no era tan pesada, en realidad me quería mucho.Porque en el mismo instante en que te tuve entre mis brazos y escuché por primera vez tu llanto, deseé cuidarte y prometí que siempre te amaría tanto, tanto... que tal vez de tanto no se vea ni se note, pero así es.
Sé que no es fácil callarme cuando me largo a hablar, que soy latera, que siempre te estoy diciendo que hay niños que no tienen qué comer cuando mis comidas no te gustan (casi siempre, debo confesar).Sé que el tema de la PSU te tiene harta... pero ¿has pensado por qué lo repito tanto? Sí, lo has pensado, eres muy inteligente y lo sabes.Sabes que tu porvenir depende de estos años, que entre espinillas, enamorados, puntos negros, amigos, amigas, carretes, música y tu genio de plena aborrescencia como yo le digo a tu adolescencia, también es el tiempo de sembrar para cosechar después, en sabiduría, en cultura, en bienestar para ti y la familia que llegues a tener.
Hija, seguramente pelearemos muchas veces más, por los cheques del colegio, por tu pieza, por las toallas del baño... sólo espero que sean tantas como también nos tiraremos en la cama abrazadas riéndonos. Por último, sólo te pido que nunca olvides que cuando tengas que volar lejos y la vida te ofrezca mil tropiezos, no dudes en volver por mis consejos, acompañados siempre, siempre de mis besos.
Mamá Maru – 22 de agosto de 2005

Zoila


Es un término femenino. Sólo femenino.
Lo usamos bastante con mis amigas ¿verdad chicas? , sí, a ustedes les digo. Pero, ¿qué significa realmente? Vamos viendo, seguro que todas tenemos una larga lista:
Zoila que se levanta primero por las mañanas
Zoila que se ducha última y apurada-
Zoila que alimenta a las mascotas (que por supuesto no escogí tener)

Zoila que alimenta a una tribu de regodiones y mañosos habitantes de la casa que creen que tienen el “derecho” de comer a la carta.
Zoila que recoge la mesa, limpia el mantel, lava la loza, la seca, la guarda... y a veces la quiebra.
Zoila que va a las aburridas reuniones de padres del colegio.
Zoila que estira y estira los billetes hasta que crujen.
Zoila que lava, plancha, desmancha y ordena la ropa.

Zoila que trabaja 8 horas diarias fuera de la casa y el resto en la casa, y todo debe funcionar perfectamente en ambos lados.
Zoila enfermera, hechicera, hacedora de milagros, compradora de materiales escolares, vestuario, lo cual significa horas y más horas de mall.

Zoila que procura estar serena y sonriente cuando quisiera meterse debajo de la cama y desaparecer hasta que los hijos sean profesionales y tengan su propia casa.
Zoila que tiene o no tiene marido, amante, boyfriend o como gusten, pero siempre hay algún hombre rondándome la mente e invadiendo mi precaria paz.
Zoila que escribe estas tonteras en el blog sólo porque tengo un cerebrito demasiado hiperactivo para el cual ni el Ritalín sirve.-Zoila que obliga a mi terapeuta a hacerse terapia para poder terapearme (y no es broma).
Zoila... tantas cosas... que mejor no sigo.
Mejor agreguen las suyas.
Maru – enero 2007

Ojos de otoño


Me he mirado al espejo y lo que he visto no me ha gustado... porque esa mirada que me devolvió no era feliz. ¿Desde cuándo mis ojos están sombríos? ¿Desde cuándo no son felices?
Y me he preguntado qué es la felicidad y en realidad no importa. Porque hay momentos felices, otros que no, pero en el fondo si viviéramos siempre felices, qué aburrida se nos haría la vida, sin riesgos, sin retos, sin dudas ni corazones desbocados...
Preguntas, siempre nos estamos haciendo preguntas y la mayoría no tiene respuestas... y en realidad,
¿de qué nos sirve saber cómo trepan las hojas caídas en otoño al árbol en primavera?.
Me pregunto qué es más importante, una buena pregunta o una mejor respuesta.
En estos momentos atribulados, tengo certeza de que no vale de nada preocuparse del futuro, nunca sabremos qué nos depara.
Por lo tanto, desde hoy vivo día a día... y mis ojos..... mis ojos se han convertido en ojos de otoño, otra vez, una vez más... esperaré a la primavera....

Maru - 13/7/2005

Por supuesto no gané


Esto lo escribí para un concurso del Metro, por supuesto no gané nada, ni siquiera una mención honrosa en un boleto, jejee, pero a mí me encanta. Además, tiene su historia.

Tal vez en otra vida.


Laura va en la micro; mira por la ventana lo mil veces visto... sin pensarlo mira hacia los pasajeros y lo ve..., su corazón da un vuelco... más de un año; los recuerdos se agolpan, no puede ser... se miran fijo, se encuentran, se tocan, se abrazan, besan... no quiero soltarte... tengo que bajarme. Gonzalo toma la mano de Laura, la lleva a su corazón... “aquí nada ha cambiado”. Lo mira, sonríe, “tal vez en otra vida”.. se baja.. nadie en la micro supo lo que ocurrió en ese instante mágico... la ciudad es la misma, Santiago no se inmuta.

Pensando, pensando.....


Anoche en el Discovery vi Sala de Emergencia y entre los casos que mostraban, bien terribles todos, había uno de un joven de 28 años que iba con un infarto en evolución. Estaba con su madre. Pero bueno, aparte de lo joven que era el tipo para tener un infarto, lo impresionante era que pesaba más de 300 kilos. Y la madre, unos 100 y algo. Y yo, cerebrito, me puse a pensar, cómo alguien puede permitir/se llegar a ese estado. Imagínense la vida de ese chico que debería ser un adulto joven, profesional tal vez, trabajar, carretear, tal vez tener novia, polola, amiga con ventaja, con derecho a roce o como quieran llamarla. Y nada, se pasaba la vida en una cama de dos plazas, en cuyo colchón tuvieron que llevarlo al hospital pues no cabía en ninguna camilla. No podía darse homenajes al cuerpo, no podía bañarse, ni caminar, según el médico sus piernas no soportaban su peso.
Y su madre se dedicaba a alimentarlo en su lecho de .... no sé cómo llamarlo... ¿lecho de ver cómo pasa la vida sin participar?, no lo sé, pero cuando llegó al hospital, llegó en el colchón, arrastrado por ocho, sí, ocho personas. Y como tenía un infarto, tenían que llevarlo a cuidados intensivos pero no podían porque no pasaba por las puertas y en la UCI no tenían camillas tan grandes. ¿y saben lo que hizo el médico? se acordó de que en un programa de TV (seguramente Animal Planet) había visto unas tablillas especiales que usaban para trasladar a los grandes animales cuando tenían que llevarlos a cirugías o cosas así.... por lo tanto, pidió las páginas amarillas, llamó al ZOO y en un rato (por favor, estamos hablando de USA, no de Chile), llegó la tablilla del Zoo y pudieron trasladar, con mucho esfuerzo de ocho personas, al joven a la UCI y salvarle la vida.
Eso me hace pensar ¿a ustedes no? me hace pensar en cómo alguien llega a ese extremo. ¿a quién le echamos la culpa? a él, a la madre, al sistema, a los gringos? no importa, pero creo que no es un tema menor si vemos cómo crecen los índices de obesidad en el mundo y por supuesto en Chile.
Yo me acuerdo a los 12, 13 años yo era un palillo, pero literal, palillo, no tenía nada de nada, dos hilachas colgaban de mi jumper del colegio.... ahora vean a las niñas de esa misma edad, carne tienen, y de sobra.... yo ahora no peso más de 52 ó 53 kilos, ¿se imaginan con 300? o sea, no logro imaginar lo que será la vida así... ¡Dios nos libre! y que quiebre la fábrica de Golden Nuss.... ¡por favor!