domingo, 31 de mayo de 2009

Con sus alitas...


Vengo llegando de ir a dejar a mi hija Melissa al que será su nuevo hogar con su novio.
Aunque yo las crié independientes y autosuficientes, y siempre les dije que las decisiones que tomaran en su vida eran su responsabilidad, ahora que voló la única hija que estaba conmigo, no dejo de sentirme rara.

Las dos empezamos una vida nueva: ella, vida de pareja, y yo, el nido vacío.
No estoy triste, tengo mucho qué hacer y es la razón de la vida, emigrar, hacer otro nido y seguir adelante.

Esperemos que las dos tengamos suerte y seamos felices y por ningún motivo dejemos de estar en contacto las tres, madre e hijas, como corresponde.

Maru

domingo, 24 de mayo de 2009

Carta de amor...


Estimada Cristina:

Ayer recibí una misiva de tu abogado donde me invitaba a enumerar los bienes comunes, con el fin de comenzar el proceso de disolución de nuestro vínculo matrimonial. A continuación te remito dicha lista, para que puedas solicitar la certificación al Notario y tener listos todos los escritos antes de la comparecencia ante el Tribunal.
Como verás, he dividido la lista en dos partes. Básicamente, un apartado con las cosas de nuestros cinco años de matrimonio con las que me gustaría quedarme y otra con las que te puedes quedar tú.
Para cualquier duda o comentario, ya sabes que puedes llamarme al teléfono de la oficina (de ocho a cuatro) o al celular (hasta las once) y estaré encantado de repasar la lista contigo.

COSAS QUE DESEO CONSERVAR:

  • La carne de gallina que salpicó mis antebrazos cuando te vi por primera vez en la oficina
  • El leve rastro de perfume que quedó flotando en el ascensor una mañana, cuando te bajaste en la segunda planta, y yo aún no me atrevía a dirigirte la palabra.
  • El movimiento de cabeza con el que aceptaste mi invitación a cenar.
  • La mancha de rimel que dejaste en mi almohada la noche que por fin dormimos juntos.
  • La promesa de que yo sería el único que besaría la constelación de pecas de tu pecho.
  • El mordisco que dejé en tu hombro y tuviste que disimular con maquillaje porque tu vestido de novia tenía un escote de palabra de honor.
  • Las gotas de lluvia que se enredaron en tu pelo durante nuestra luna de miel en Londres.
  • Todas las horas que pasamos mirándonos, besándonos, hablando y tocándonos.
  • También las horas que pasé simplemente soñando o pensando en ti.
COSAS QUE PUEDES CONSERVAR TÚ

  • Los silencios
  • Aquellos besos tibios y emponzoñados, cuyo ingrediente principal era la rutina.
  • El sabor acre de los insultos y reproches.
  • La sensación de angustia al estirar la mano por la noche para descubrir que tu lado de la cama estaba vacío.
  • Las náuseas que trepaban por mi garganta cada vez que notaba un olor extraño en tu ropa.
  • El cosquilleo de mi sangre pudriéndose cada vez que te encerrabas en el baño a hablar por teléfono con él.
  • Las lágrimas que me tragué cuando descubrí aquel arañazo ajeno en tu ingle.
  • Jorge y Cecilia... los nombres que nos gustaban para los hijos que nunca llegamos a tener.
Con respecto al resto de objetos que hemos adquirido y compartido durante nuestro matrimonio (el auto, la casa, etc.), sólo comunicarte que puedes quedártelos todos. Al fin y al cabo sólo son eso: objetos.
Por último , recordarte el número de mi abogado para que el tuyo se pueda contactar con él y ambos se ocupen de presentar el escrito de divorcio para ratificar nuestro convenio.

Afectuosamente,
Roberto

Maru (desconozco el autor)

jueves, 21 de mayo de 2009

Recuerdos....


Hoy es un día agridulce para mí. Me trae recuerdos de días especiales y felices que ya no están. Pero así es la vida, tenemos que asumir que todo cambia y que lo que tuvimos no necesariamente dura para siempre.
Pero los recuerdos nadie los puede arrancar, aunque haya pasado el tiempo y los recordemos con alegría, pero también cierta tristeza por lo que no fue.

Mar
u

sábado, 16 de mayo de 2009

Es sencillo.....


Es sencillo, todo debe fluir,
es complicado, nada fluye.

Ingreso en mí
me alejo de ustedes.
Me duele alejarme
y me gusta ingresar en mí,

soy parte del todo... eterna.

Es sencillo sentir y no reprimir,

es complicado comunicarme con ellos.

No me quiero distanciar,

me confunde la mentira reinante en el paralelo más ajeno a mi realidad,

aquel lado lleno de seudoindividuos.

¡Aun así no soy más que uno más!

indecisa e inscontante,
no preciso a qué voy.

Maru

jueves, 14 de mayo de 2009

El susto del día...


Siempre que abro la puerta del depa, Violeta se aprovecha y sale como flecha. Hoy no fue la excepción, pero desapareció. Casi muero, ¿ dónde se podía ir? Pensé que se subió a algún ascensor, que bajó o subió con alguien, no sabía.
Me desesperé, la busqué por las escaleras, bajé a decirles a los conserjes, estaba tan angustiada, tan desesperada que me dio un ataque de asma.

Estuve dos horas buscándola, y de repente siento una puerta cerrándose y Violeta aparece corriendo al depa.


Conclusión que saco: Que el único niño que hay en el piso la vio en el pasillo y se la llevó para su depa. Qué falta de consideración, yo casi muero ante la idea de perderla, mañana la esterilizan más encima.
Pero bueno, ya está sana y salva. Y yo también. Gracias a Dios.
Maru

martes, 12 de mayo de 2009

Beso


Ven y cierra mis labios con los tuyos
no digas, ni pienses siquiera,
sin nombres ni pasados

y mucho menos, futuro.

Mañana al separarnos

volveremos a sabernos

dos desconocidos.

Pero veinte millones de microbios tuyos,

ya serán míos.

Maru

sábado, 9 de mayo de 2009

Vecina, malta con huevo...araña, proezas....


Ayer estaba enferma de aburrida, un día gris, de esos en que no dan ganas de levantarse, ni vestirse ni nada de nada. Me pasé el día dándome vueltas, mirando el desastre que hay en mi depa con esto del embalaje, etc., y como a las 8 me aburrí y le toqué el timbre a mi vecina (Ley de Murphy, ahora que me voy la conozco y es una maravilla de mujer). Y le digo Amiga, ¿por qué no salimos por ahí a tomarnos un traguito, comer algo y conversar un ratito, estoy chata de estar encerrada. Me dice entusiasmada que bueno y nos quedamos un rato conversando, contando esas historias que nunca faltan y riéndonos a más no poder (ay, qué bien hace eso). Y partimos, no era necesario conducir ni tomar taxi porque hay un pub medio comunista, con fotos de Allende y del Che, Pablo Neruda y se llama Los Bucaneros, y de fondo música de Silvio Rodríguez. o sea, más comunacho, nada. Es la parte donde más rica hacen la malta con huevo, mmmmm,dulce, no fría, exquisita. Y un sandwich de atún con tomate, pepnillos, lechuga, algo de ajo y mayonesa, rico rico. Estuvimos conversando mucho rato sobre lo humano y lo divino, nos reímos y la pasamos super bien. Nos vinimos y al abrir su puerta sale una araña no sé de dónde, negra, patas largas, parece que una viuda negra. Amiga entra y me dice algo y como que cierra su puerta y yo le pongo el pie encima a la araña y empujo su puerta y le digo que me pase una servilleta. y así estaba, con el pie en la araña y medio cuerpo asomado a su depa cuando la veo y casi muero: estaba encogida, tiesa, no se podía mover, yo me asusto y voy y le digo ¿qué te pasa?. No podía hablar, la abrazo, no entiendo nada. El shock le dura 2 minutos y empieza de nuevo como a crecer y estirarse: es aracnofóbica. Le pasa cada vez que ve una araña..... aunque sea en la tele. Aprendo una cosa más, pero quedo tiritona y nerviosa.... casi la llevo a la clínica del frente sin saber qué le pasaba. Ahora lo sé y nos reímos, pero anoche la cara que tenía yo, y la cara que tenía ella, era para película de terror. Maru

domingo, 3 de mayo de 2009


Es época de mudanza, comienzo a embalar, y no puedo dejar de sentir pena por el cambio obligado que me deparó la vida.
Envuelvo cuidadosamente mis amados dedales y amadas vacas, pensando en cuándo los volveré a ver.
Sólo Dios lo sabe.

Cada taza, cada plato me hace pensar en el servicio que me prestaron.
Les doy las gracias y los envuelvo, destinados a un largo o corto, no lo sé, destierro.

Siento tristeza de dejar el que fue mi hogar por casi dos años, ¡qué poco te pude disfrutar!

Sólo Dios sabe si volveré.

Maru

viernes, 1 de mayo de 2009