miércoles, 5 de septiembre de 2007

¿Y qué?


Hoy no hice mi cama. Y el mundo no se salió de su eje, y nadie se murió.
La vida es tan rígida, una rutina que a veces se hace insoportable.
¿Y a quién le importa que hoy no haya hecho mi cama?
Maru

4 comentarios:

  1. Precisamente eso le discuto a mi madre, que ella es durísima con ella misma, y no se permite cosas como esa, resultado: siempre anda bien estresada, bien por ti, no pasa nada, si alguna vez no haces eso o alguna otra cosa.

    Un Beso

    Nancy

    ResponderEliminar
  2. maruuuuuuuuu jajaja lo primero que veo es tu cama sin hacer jajjaj ...pues ...¿¿te digo uns secreto???
    yo no la hago casi nunca jaajajaja
    mi madre toma la opcion ya de cuando vienen invitados cierra mi puerta y en paz todo el mundo pero el tema tiene una explicacion muy sencilla ...por situacion la cama mia es complicada de mover ...amen que pesa bastante ...asi que como ya a veces me he hecho hasta daño moviendola ...pues solo retoco la ropa cuando es preciso ....asi que tranquila hija ...por la cama no se acaba el mundo te lo digo yo jajaajaj
    besos
    conchissssss

    ResponderEliminar
  3. mmmmm
    me gusta mi cama hecha....y sobre todo con las sabanas limpiecitas cambiadas todos los domingos....lo siento, igual generalmente es mi madre quien la hace aunque le cuesta un montón porque es grande....pero si bien no la obligo porque no tengo por qué hacerlo....me encanta llegar a casa y encontrar mi cama hecha....sorry prima....pero creo que en eso somos distintas....
    igual te quiero...jejejejeje

    ResponderEliminar
  4. ...La vida es un juego y hay que jugarlo.
    No hay para que ser tan rígidos, o graves.

    Esto fue una lección para mi hace unas semanas, veo que para tí también.

    Te invito a tomarte la vida como un juego, yo estoy en eso... estoy dejando estructuras, y me estoy dando permisopara cosas tan simples como no hacer la cama o andar todo el dia en pijama o hacer lo que se te plazca.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.