martes, 21 de febrero de 2017

De vuelta

Hola... como todo se acaba, también las vacaciones llegan a su fin.
Me fui (sola, pues Robin tenía que trabajar) a la parcela en Melipilla (cerca de Santiago)  Allí pasé 10 días de sol, calor, piscina y COMER, eso es lo terrible de las vacaciones.
La pasé muy bien, con la familia, sin horarios, leyendo mucho y por supuesto, mucha piscina.
Acá ha llovido mucho, muchas tormentas, viento, lluvia, ufff, fue llegar a otro mundo, después del calor de allá.
Tanto, que me dio una crisis de fibromialgia terrible, recién estoy saliendo.
Además, con problemas de agua en la cocina, algo se rompió y el agua cae toda al departamento del primer piso, donde están desesperados sacando agua.  Nosotros dejamos de usar el lavaplatos y la lavadora, pero hay gente inconsciente que sigue ocupándolas y tirándole agua a los del primer piso. Qué poco solidarios.  Hoy empiezan los trabajos y espero terminen pronto, porque la ropa sucia se acumula, y además, el sábado llega Susana, mi amiga de Santiago con su pareja.  No es ninguna gracia tener problemas con el agua.  Menos mal que sólo es en la cocina y no en el baño. 
Por otro lado, poco que contar, Melissa sigue bien en Corea, estudiando el idioma, muy difícil.
Susi anda en un encuentro del Arco Iris o algo así cerca de aquí.  Está incomunicada, así que no sé cómo le habrá ido con tanta lluvia, ya que anda en carpa.
Mis padres tienen hija nueva, me desplazó.  Es una perrita maravillosa, una poodle toy.  Están contentos y les sirve de compañía.  Es muy inquieta e hiperactiva.  Se llama Felpa, un nombre poco común.
La penita es que a mi suegra se le murió su perrito regalón.  Un Yorkshire toy, como la Pelusa, sólo que ella es un poco más grande.  Una pena.  Mi suegra está muy triste.
Les dejo unas fotitos.

Mi hermana y cuñado con Felpa

 Yo en la piscina


Melissa y yo



Robin y yo con mis padres



Mamá y Felpita






Y mi querida Pelusa



Saludos a todos.  Que estén muy bien.
Maru



viernes, 27 de enero de 2017

Mi país se quema

No me importa quién paga el avión, ni que el agua que va a pagar Luksic sea un lavado de imagen. No me importa de dónde venga la ayuda, si de Rusia, Colombia, Surimán o los extraterrestres. Lo importante es que llegue. No me importa quién tenga la culpa, el gobierno, la oposición, los mapuches, los mineros o los de la feria... el asunto es que esto se acabe de una vez. 
Que se pueda ayudar a los damnificados, que se pueda atender a los heridos, tanto humanos como animales y que de una vez por todas se dejen de culpar unos a otros y todos nos unamos para salvar a nuestro país que hierve.
¡A usar las neuronas en lo que realmente se necesita!





Sí, Chile se quema, estamos invadidos de llamas, humo y cenizas.  Lo peor, es que gran parte de ellos son intencionales.  Van más de 200.000 hectáreas quemadas, ya desapareció un pueblo.  Han muerto varios bomberos y policías.  Ni hablemos de los animalitos que han quedado atrapados por las llamas. ¡Que esto se acabe por favor!
Saludos tristes
Maru

viernes, 13 de enero de 2017

Verano y noticia

Hola a todos.  ¿Cómo han recibido el nuevo año?  Nosotros nos fuimos a Santiago, a la parcela de Melipilla, estuvimos tres días, bastante poco para un viaje tan largo (840 kms.), pero no había más tiempo pues Robin tenía que volver a trabajar.  El gobierno dio el día 2 feriado, así que pudimos estar un día más.
Lo pasamos bien, con mi familia, una de mis hijas,  sobrinos, tía, hermana, cuñado, mi prima de acá y visitas agradables.
Con un calor insoportable y mucha piscina. 

Con mis papás


Con mi hija Melissa

Con Robin



Y acá, no hay caso, el verano no quiere llegar, hay lluvia un día sí y un día también, muy nublado. 
Todavía no puedo hacer cambio de ropa de invierno por la de verano.  Dicen que como llovió muy poco en invierno, pues, casi no tendremos verano.  
Claro que tampoco quisiera estar muy al norte, porque están soportando temperaturas de más de 35° todos los días y eso es demasiado para mí.  Un par de días está bien, pero no todos los días, con sus noches, en que no se puede dormir del calor.  Ya viví con eso muchos años y no quiero sentirlo de nuevo.
Pero sí me hace falta el verano de aquí, caluroso pero no tanto, poder pasear, ir a los lagos y a la playa a bañarme, hacer picnic.   En fin, esperemos que en febrero se acerque.



Ahora estoy esperando a Susi, que se viene el próximo jueves con su prima que vive en Uruguay.  Irán a un encuentro de no sé qué, algo espiritual, ellas son de esa onda, cerca de aquí, pero también estarán acá.  Así que estaré acompañada.

De propósitos para este año, ni he pensado en hacerlos porque el año pasado no cumplí ninguno, sólo dormir y leer.  Así que mejor no.

Creo que se avecinan algunos cambios, no sabemos bien todavía, pero tal vez tengamos un cambio en nuestra vida.  Que sea lo que Dios quiera.

Ah, y la noticia.  ¡MI HIJA MELISSA SE CASA!  Ohhh, qué emoción.  Se casa con su novio coreano.  No tenemos muy claro si se casará allá o acá.  Porque se va ahora el 25.  Le dieron visa y va a estudiar coreano un año.  Pero se casarían y vendrían en octubre a hacer la fiesta acá.  La otra opción es que se casen allá y acá, para que las dos familias participen, ya que la familia de Minu (así le dicen, se llama Min Whoo Nam), no viene, es muy largo y caro el viaje.
Así que seré suegra y no me daré cuenta y seré abuela.  Ohhhh... 

Y, bueno, esas son las novedades, espero que ustedes hayan pasado un buen cambio de año.  Les saludo con cariño.

¡SALUD!

Maru



miércoles, 4 de enero de 2017

2017


¡Y llegó!  Tan esperado el 2017 y ya llevamos 4 días ¡no falta nada para el 2018!  jijiji.
Pues, nosotros fuimos a Santiago, a la parcela de mi hermana, fue un viaje relámpago de 3 días.  Lo pasamos bien y lo mejor, estuvimos con mi familia.

Yo sólo deseo PAZ, SALUD, AMOR y algo de DINERO; que no falte, al menos.
Y lo mismo les deseo a ustedes, TODO Y NADA.  Todo lo bueno y nada malo.




Un cariñoso saludo a todos.
Maru

jueves, 22 de diciembre de 2016

Novedades


Hola a todos.  
Pues sí, tengo una novedad.  Por fin cambiamos la camioneta. La nueva está hermosa, valió la pena el ahorro.  Estamos felices, es nuestro regalo de navidad.


Les muestro el único adorno navideño que puse, pues no vamos a pasar la navidad acá, y como yo no tengo espíritu navideño, pues, suficiente.


Aprovecho de desearles a todos una feliz navidad, que más allá de los regalos, disfruten de su familia, no son muchas las ocasiones donde se puede juntar la familia para celebrar.
Yo, tengo a mi familia lejos, eso me da un poco de pena, pero bueno, es lo que hay y la pasaré con la familia de mi esposo.
Me despido con todo mi cariño.
Maru

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Aniversario


Pues sí, hoy estamos de aniversario, 4 años de feliz matrimonio. Un 7 de diciembre de 2012 dimos el sí.  Y no nos hemos arrepentido (al menos eso dice Robin).
Hoy nos vamos de camping con unos amigos, aprovechando el feriado de mañana.
Tenemos la intención de envejecer juntos, espero que vivamos mucho más para disfrutar de la vida.
Un saludo a todos.
Maru


sábado, 26 de noviembre de 2016

Haciendo algunas cositas

Pues sí, la musa ha vuelto en parte.  He hecho algunas cositas, bueno, en realidad, un camino de mesa con la técnica de yo yos que me gusta mucho, por lo rápido y fácil de hacer.




Y lo otro, las flores más fáciles del mundo, son sólo una muestra, lo ideal es hacerlas con gasa blanca, para que queden más shabby chic, pero no he comprado gasa, ya será.  Estas son un experimento, pero me gustó el resultado.



Tengo muchas ganas de volver a bordar, pero no sé si me atrevo, ya he tratado y la vista y mi brazo no han cooperado mucho.  Creo que así estaré cuando pueda volver a hacerlo.





Por lo demás, viendo series, la de Wallander (policial, en Suecia), que ya leí toda la saga de 11 libros, y The Crown, que me gustó mucho.  En Netflix. 



Me recomendaron una serie mexicana llamada Infames, tiene ¡130 capítulos! eso me frena un poco, aunque sé que puedo ir viéndolos de a poco.


Por lo demás bien, a pesar de que mi presión arterial no anda nada bien, muchos bajones, mareos, un porrazo épico el otro día, el trasero y el codo adoloridos, pero no me pegué en la cabeza.  Así que al médico de nuevo.  Es algo de nunca terminar.

Y poco más que contar, la primavera va y viene, un día verano, el otro primavera, el otro otoño y el otro invierno.  Anoche llovió.  En cambio, en el norte se están asando de calor, en fin, eso me pasa por vivir en el sur.

Y, esperando que todos estén muy, muy bien y sigan así, me despido hasta la otra.
Un besito y gracias a los que me dejan un mensaje.
Maru

jueves, 17 de noviembre de 2016

38 días

Hola.  Eso es.  Quedan 38 días para navidad.   La típica frase cliché:  qué rápido pasa el tiempo.
Y parece que mientras mayores nos hacemos, el tiempo pasa más y más rápido, como para recordarnos que nuestra vida tiene un fin.  
Yo no pienso en mi muerte, aunque sí pienso cómo me gustaría morir:  a lo cobarde, durmiendo en mi cama.  Me aterroriza morir en un accidente, asesinada, quemada o ahogada.  Le tengo miedo al dolor físico, tengo poca tolerancia.
Sabemos que la navidad es una fecha ficticia, está más que demostrado que Jesús no nació un 25 de diciembre, pero ya está instaurada y aunque lograran determinar la fecha exacta, jamás se va a cambiar la fecha.   Cosas del ¿ser humano?, ¿la iglesia?, no lo sé.  Supongo que las tradiciones son difíciles de cambiar.
No sé por qué me dio por pensar en esto.  Será porque no me gustan estas fiestas, lo he dicho tantas veces, ¡qué majadera!.   Es que se ha vuelto tan consumista, que no me gusta nada. Aunque realmente no es mi caso.  Nosotros no caemos en la vorágine de los regalos ni nada de eso.  Nos hacemos un regalo pequeño entre nosotros (Robin y yo).  Les hago un regalo a mis hijas (nada caro) y listo.  Y cuando viajo a Santiago, a veces les llevo un engañito a mi familia, pero no me gasto el sueldo del mes y del otro y menos todavía contraemos deudas.

Ahora estamos en plan de ahorro porque tenemos que cambiar la camioneta en diciembre.  La fiel Yoli (siempre les he puesto nombre a los vehículos) nos ha servido mucho tiempo, se ha portado bien, pero ya hay que cambiarla.  Así que el cinturón está apretado.

Pero igual nos la pasamos bien, tampoco nos ponemos avaros ni tacaños.  Si no disfrutamos ahora de la vida ¿cuándo?.

En fin, me fui en la volada como se dice.  No tengo fotos que mostrar porque ya las mostré todas.   Así que les dejo esta perorata que se me ocurrió hoy.

Un beso a todos, Los aprecio de verdad.
Maru

martes, 8 de noviembre de 2016

Pequeñas vacaciones

Hola a todos.  ¿Cómo están?  Espero que muy bien.
Nosotros, aprovechando el feriado largo de fines de octubre, nos fuimos de paseo con unos matrimonios amigos a Puerto Fonck, un precioso lugar del sur de Chile.
Lo pasamos muy bien, comimos, jugamos Ataque, un entretenido juego de estrategia, bailamos, en fin, fue muy entretenido.
Les dejo fotitos


El entretenido juego



Un pequeño accidente

  

Además, tuvimos la visita de mi hermana, cuñado y tía.  También fueron unos días hermosos, sobre todo porque nosotros vivimos lejos de toda la familia.  Así que siempre es lindo recibir visitas.




Aparte, he seguido con mis yo yos para mi camino de mesa.


Bueno, sin aburrirlos más, los dejo con mis mejores deseos para todos ustedes.
Besos
Maru









martes, 18 de octubre de 2016

De todo un poco

Hola, espero que estén todos muy bien.
Seguimos sin asomo de primavera, mucho frío y lluvia, eso desanima a cualquiera.
Pero, esperamos que pronto llegue el sol y el calorcito.

Les había contado que mi hija mayor está en Corea, bueno le quedan dos meses de estar al otro lado del mundo, está feliz, lidiando con el idioma, realmente es complicado.  Les dejo una foto de sus paseos.

Mi otra hija está haciendo manicuras, pedicuras y terapias alternativas, le ha ido bien, como es ilustradora, hace diseños muy bonitos y ya tiene sus clientes.

Yo por fin hice algo, alteré un álbum de fotos.  Quería que quedara más shabby chic, pero bueno, a ver el próximo cómo sale.

Me llegó este imán, pero como yo no los colecciono, lo voy a cambiar por dos dedales con un coleccionista de Eslovaquia (creo).

Una pequeña junta con amigos


El 6 de septiembre estuvo de cumpleaños Julieta, la hija de mi prima favorita, cumplió tres años y le mandé a hacer esta muñeca.

En dos semanas hay un fin de semana largo, y con 4 matrimonios amigos arrendamos una cabaña en Puerto Fonck, como a dos horas de Valdivia, a orillas del Lago Llanquihue, lo pasaremos muy bien, sólo espero que haya sol y no frío.  Les dejo una foto de la vista del lago que tendremos desde la cabaña.

Últimamente nos hemos horrorizado con dos femicidios brutales en Argentina y uno en Chile. ¡¿Hasta cuándo?!




Y un chiste gráfico para no ponernos tristes



Cariños a todos, sean felices.
Maru







martes, 11 de octubre de 2016

Manifiesto

Me declaro obligada a respetar a todos y a cada uno de los seres que habitan esta tierra.
Me declaro con todo el derecho a marcar cuál será la distancia entre esos seres y mi persona.
Me declaro incondicional, única y absolutamente, en el amor y protección a mis hijas.
Renuncio a hacer cosas que no quiero sólo para que otros me acepten.
Renuncio a hacerme cargo de ofensas, enojos o malhumores ajenos, sobre todo si no me fueron comunicados
Exijo mi derecho a que no me den consejos que no pido. 
Exijo mi derecho a que no me enseñen nada que no solicito. Si quiero aprender algo me anoto en un curso o contrato un profesional. Gracias.
Aviso que mi disco rígido esta casi lleno y que el espacio libre estará sólo reservado para MIS deseos.
Declaro que la poca paciencia que me va quedando es propiedad exclusiva de mis dos hijas.
Declaro que sólo voy a rodearme de gente que me haga bien, me agrade y me dé afecto.
Renuncio a las relaciones que me cuestan esfuerzo, dolor y desilusión constante.
Aviso que mis manías y/o defectos sólo irán en aumento. Exijo que no se espere mucho más de mí de lo que ya doy. Es lo que hay. 
Aviso que a partir de este momento digo NO a relaciones de una sola mano. O ponemos ambos o hasta acá hemos llegado. 
Me declaro libre para elegir qué como, qué escucho, qué me pongo y qué escribo
Me obligo a decir la verdad con mi derecho a callarme mis secretos.
Exijo que no me cuenten cosas que me hagan mal o que no pueda resolver.
Renuncio a perder tiempo en adivinar sentimientos ajenos o en disfrazar los míos.
Aviso que voy a intentar vivir cada día más liviana y menos profunda.
Aviso que voy a elegir siempre el camino más fácil sin salirme del marco de la ley y de las buenas costumbres.
Exijo no ser sometida a juicio alguno. Por lo menos no en mi presencia y menos sin juez acreditado.
Renuncio a querer saber todo lo que se dice de mí.
Renuncio a tener que aprender a convivir o interactuar con personas que no me gustan aunque eso me condene a reencarnar indefinidamente. Vivir me gusta mucho así que encantada vuelvo varias veces más.
Queda inmediatamente en efecto todo lo arriba enunciado. He dicho, declarado, y avisado.
Maru, Jess, como si fuera yo

miércoles, 5 de octubre de 2016

Flores en la basura


Cecilia es muy pobre.  Viene de  una familia disfuncional, un padre ausente, un padrastro de terror y una madre anulada por los continuos maltratos.
Cecilia vive con miedo.  En casa hay una tensión permanente. ¿Cuándo llegará él borracho repartiendo golpes?  Ni ella ni su madre se salvan.  Cecilia se pregunta por qué su madre se queda.
¡Ha escuchado tantas historias!  Sólo le queda rezar para que la situación no llegue a un punto sin retorno.
Pero al pasar el tiempo las cosas empeoran, las borracheras, los golpes y  los insultos son más frecuentes. Incluso,  Cecilia ha detectado miradas lascivas de su padrastro hacia ella y eso la aterroriza aún más.
Un día llega del colegio y hay mucha gente fuera de su casa. Vecinos, policías, ambulancias;  y a Cecilia se le detiene el mundo.  Pasó lo que tanto temía:  su padrastro ha asesinado a su madre y se ha suicidado.
Cecilia entra en shock.  Se ha quedado sola en el mundo a sus 16 años.  No sabe qué hacer.  No quiere que la lleven a un orfanato u hogar de acogida.  Sabe que nunca volverá a confiar en nadie.
Se esconde.  La Municipalidad se encarga del funeral de su madre y la familia de su padrastro se hace cargo de él.
Si pudiera encontrar a su padre.  Pero nada sabe de él.  Ni siquiera lo recuerda, ni su nombre.
Decide permanecer oculta y vaga por unos días hasta que todo se calma y vuelve a su casa.
Pero ¿cómo sobrevivirá?  Buscar trabajo, pero es menor de edad y nadie se lo dará, además, alertarán a las autoridades.
Pasa los días llorando a su madre, no come, no duerme, sólo vaga por la casa vacía.
Pronto se da cuenta de que no puede seguir así.  Volver al colegio no es una opción, llamarían a los servicios sociales.  Y decide salir a buscar su sustento.  Mendiga para comer, camina todo el día y poco alcanza para comer una vez al día.
Al final, se despoja de todos los escrúpulos y va a los restaurantes cuando cierran y sacan la basura. Ahí hay comida, casi siempre en buen estado.  Recoge y se va a su casa a comer y dormir.
Pronto cortan el agua y la luz.  Vivir así o es vivir.
Pasa el tiempo y sigue su rutina.  Se esconde de sus vecinos,  de sus compañeros de escuela que pudiera encontrar en sus peregrinajes.
No es orgullo ni rencor no pedir ayuda.  Sólo es terror, el que ha conocido toda su vida.  Por eso no confía en nadie.
Un día, en su recorrido por los tarros de basura ve a un hombre que sale de un restaurante, abre uno y tira algo colorido.  A Cecilia le entra curiosidad. No parece comida.  se acerca, abre y ve un ramo de preciosas rosas rojas.  Frescas, húmedas, lo más lindo que ha visto desde hace mucho tiempo.
Se dispone a sacarlas cuando el hombre se da cuenta y se devuelve.  Le quita las flores y le dice:
"Traje estas rosas a una mujer y, sin embargo, no las quiso; si las quieres, deja que yo te las dé."
Cecilia no sale de su asombro.  Él se las ofrece con un gesto de ternura:
"Flores para una dama que necesita un jardín."
Maru
17/7/2015

martes, 27 de septiembre de 2016

No sé



No sé de qué escribir.   Yo, sin nada que decir.  Extraño ¿no? pero no sé, mi vida está nuevamente estancada.  No hago nada, salvo leer, dormir, existir.
No sé si eso es desperdiciar el tiempo, la vida.  Tal vez, tal vez no.  Si es lo que la vida me ofrece, pues voy y lo tomo.  Tal vez esta inercia pasará, tal vez no.  En mis pensamientos hago muchas cosas, pero literalmente no hago nada.  Ni ganas.  Estoy sobreviviendo.  Hibernando, aunque ya llegó la primavera.  Es cierto que aquí todavía no se nota, aún hace frío en las mañanas y en las tardes.  Hoy, por ejemplo, está nublado, el sol está oculto bajo las nubes.  Y hay viento.  Miro por mi ventana, tengo una linda vista, pero no ver el sol deprime, dan ganas de meterse a la cama.
Estoy en modo OFF.  ¿Hasta cuándo? no lo sé, hasta que mis neuronas despierten, supongo.  
Mientras despiertan, les dejo muchos saludos y cariños
Maru