miércoles, 7 de diciembre de 2016

Aniversario


Pues sí, hoy estamos de aniversario, 4 años de feliz matrimonio. Un 7 de diciembre de 2012 dimos el sí.  Y no nos hemos arrepentido (al menos eso dice Robin).
Hoy nos vamos de camping con unos amigos, aprovechando el feriado de mañana.
Tenemos la intención de envejecer juntos, espero que vivamos mucho más para disfrutar de la vida.
Un saludo a todos.
Maru


sábado, 26 de noviembre de 2016

Haciendo algunas cositas

Pues sí, la musa ha vuelto en parte.  He hecho algunas cositas, bueno, en realidad, un camino de mesa con la técnica de yo yos que me gusta mucho, por lo rápido y fácil de hacer.




Y lo otro, las flores más fáciles del mundo, son sólo una muestra, lo ideal es hacerlas con gasa blanca, para que queden más shabby chic, pero no he comprado gasa, ya será.  Estas son un experimento, pero me gustó el resultado.



Tengo muchas ganas de volver a bordar, pero no sé si me atrevo, ya he tratado y la vista y mi brazo no han cooperado mucho.  Creo que así estaré cuando pueda volver a hacerlo.





Por lo demás, viendo series, la de Wallander (policial, en Suecia), que ya leí toda la saga de 11 libros, y The Crown, que me gustó mucho.  En Netflix. 



Me recomendaron una serie mexicana llamada Infames, tiene ¡130 capítulos! eso me frena un poco, aunque sé que puedo ir viéndolos de a poco.


Por lo demás bien, a pesar de que mi presión arterial no anda nada bien, muchos bajones, mareos, un porrazo épico el otro día, el trasero y el codo adoloridos, pero no me pegué en la cabeza.  Así que al médico de nuevo.  Es algo de nunca terminar.

Y poco más que contar, la primavera va y viene, un día verano, el otro primavera, el otro otoño y el otro invierno.  Anoche llovió.  En cambio, en el norte se están asando de calor, en fin, eso me pasa por vivir en el sur.

Y, esperando que todos estén muy, muy bien y sigan así, me despido hasta la otra.
Un besito y gracias a los que me dejan un mensaje.
Maru

jueves, 17 de noviembre de 2016

38 días

Hola.  Eso es.  Quedan 38 días para navidad.   La típica frase cliché:  qué rápido pasa el tiempo.
Y parece que mientras mayores nos hacemos, el tiempo pasa más y más rápido, como para recordarnos que nuestra vida tiene un fin.  
Yo no pienso en mi muerte, aunque sí pienso cómo me gustaría morir:  a lo cobarde, durmiendo en mi cama.  Me aterroriza morir en un accidente, asesinada, quemada o ahogada.  Le tengo miedo al dolor físico, tengo poca tolerancia.
Sabemos que la navidad es una fecha ficticia, está más que demostrado que Jesús no nació un 25 de diciembre, pero ya está instaurada y aunque lograran determinar la fecha exacta, jamás se va a cambiar la fecha.   Cosas del ¿ser humano?, ¿la iglesia?, no lo sé.  Supongo que las tradiciones son difíciles de cambiar.
No sé por qué me dio por pensar en esto.  Será porque no me gustan estas fiestas, lo he dicho tantas veces, ¡qué majadera!.   Es que se ha vuelto tan consumista, que no me gusta nada. Aunque realmente no es mi caso.  Nosotros no caemos en la vorágine de los regalos ni nada de eso.  Nos hacemos un regalo pequeño entre nosotros (Robin y yo).  Les hago un regalo a mis hijas (nada caro) y listo.  Y cuando viajo a Santiago, a veces les llevo un engañito a mi familia, pero no me gasto el sueldo del mes y del otro y menos todavía contraemos deudas.

Ahora estamos en plan de ahorro porque tenemos que cambiar la camioneta en diciembre.  La fiel Yoli (siempre les he puesto nombre a los vehículos) nos ha servido mucho tiempo, se ha portado bien, pero ya hay que cambiarla.  Así que el cinturón está apretado.

Pero igual nos la pasamos bien, tampoco nos ponemos avaros ni tacaños.  Si no disfrutamos ahora de la vida ¿cuándo?.

En fin, me fui en la volada como se dice.  No tengo fotos que mostrar porque ya las mostré todas.   Así que les dejo esta perorata que se me ocurrió hoy.

Un beso a todos, Los aprecio de verdad.
Maru

martes, 8 de noviembre de 2016

Pequeñas vacaciones

Hola a todos.  ¿Cómo están?  Espero que muy bien.
Nosotros, aprovechando el feriado largo de fines de octubre, nos fuimos de paseo con unos matrimonios amigos a Puerto Fonck, un precioso lugar del sur de Chile.
Lo pasamos muy bien, comimos, jugamos Ataque, un entretenido juego de estrategia, bailamos, en fin, fue muy entretenido.
Les dejo fotitos


El entretenido juego



Un pequeño accidente

  

Además, tuvimos la visita de mi hermana, cuñado y tía.  También fueron unos días hermosos, sobre todo porque nosotros vivimos lejos de toda la familia.  Así que siempre es lindo recibir visitas.




Aparte, he seguido con mis yo yos para mi camino de mesa.


Bueno, sin aburrirlos más, los dejo con mis mejores deseos para todos ustedes.
Besos
Maru









martes, 18 de octubre de 2016

De todo un poco

Hola, espero que estén todos muy bien.
Seguimos sin asomo de primavera, mucho frío y lluvia, eso desanima a cualquiera.
Pero, esperamos que pronto llegue el sol y el calorcito.

Les había contado que mi hija mayor está en Corea, bueno le quedan dos meses de estar al otro lado del mundo, está feliz, lidiando con el idioma, realmente es complicado.  Les dejo una foto de sus paseos.

Mi otra hija está haciendo manicuras, pedicuras y terapias alternativas, le ha ido bien, como es ilustradora, hace diseños muy bonitos y ya tiene sus clientes.

Yo por fin hice algo, alteré un álbum de fotos.  Quería que quedara más shabby chic, pero bueno, a ver el próximo cómo sale.

Me llegó este imán, pero como yo no los colecciono, lo voy a cambiar por dos dedales con un coleccionista de Eslovaquia (creo).

Una pequeña junta con amigos


El 6 de septiembre estuvo de cumpleaños Julieta, la hija de mi prima favorita, cumplió tres años y le mandé a hacer esta muñeca.

En dos semanas hay un fin de semana largo, y con 4 matrimonios amigos arrendamos una cabaña en Puerto Fonck, como a dos horas de Valdivia, a orillas del Lago Llanquihue, lo pasaremos muy bien, sólo espero que haya sol y no frío.  Les dejo una foto de la vista del lago que tendremos desde la cabaña.

Últimamente nos hemos horrorizado con dos femicidios brutales en Argentina y uno en Chile. ¡¿Hasta cuándo?!




Y un chiste gráfico para no ponernos tristes



Cariños a todos, sean felices.
Maru







martes, 11 de octubre de 2016

Manifiesto

Me declaro obligada a respetar a todos y a cada uno de los seres que habitan esta tierra.
Me declaro con todo el derecho a marcar cuál será la distancia entre esos seres y mi persona.
Me declaro incondicional, única y absolutamente, en el amor y protección a mis hijas.
Renuncio a hacer cosas que no quiero sólo para que otros me acepten.
Renuncio a hacerme cargo de ofensas, enojos o malhumores ajenos, sobre todo si no me fueron comunicados
Exijo mi derecho a que no me den consejos que no pido. 
Exijo mi derecho a que no me enseñen nada que no solicito. Si quiero aprender algo me anoto en un curso o contrato un profesional. Gracias.
Aviso que mi disco rígido esta casi lleno y que el espacio libre estará sólo reservado para MIS deseos.
Declaro que la poca paciencia que me va quedando es propiedad exclusiva de mis dos hijas.
Declaro que sólo voy a rodearme de gente que me haga bien, me agrade y me dé afecto.
Renuncio a las relaciones que me cuestan esfuerzo, dolor y desilusión constante.
Aviso que mis manías y/o defectos sólo irán en aumento. Exijo que no se espere mucho más de mí de lo que ya doy. Es lo que hay. 
Aviso que a partir de este momento digo NO a relaciones de una sola mano. O ponemos ambos o hasta acá hemos llegado. 
Me declaro libre para elegir qué como, qué escucho, qué me pongo y qué escribo
Me obligo a decir la verdad con mi derecho a callarme mis secretos.
Exijo que no me cuenten cosas que me hagan mal o que no pueda resolver.
Renuncio a perder tiempo en adivinar sentimientos ajenos o en disfrazar los míos.
Aviso que voy a intentar vivir cada día más liviana y menos profunda.
Aviso que voy a elegir siempre el camino más fácil sin salirme del marco de la ley y de las buenas costumbres.
Exijo no ser sometida a juicio alguno. Por lo menos no en mi presencia y menos sin juez acreditado.
Renuncio a querer saber todo lo que se dice de mí.
Renuncio a tener que aprender a convivir o interactuar con personas que no me gustan aunque eso me condene a reencarnar indefinidamente. Vivir me gusta mucho así que encantada vuelvo varias veces más.
Queda inmediatamente en efecto todo lo arriba enunciado. He dicho, declarado, y avisado.
Maru, Jess, como si fuera yo

miércoles, 5 de octubre de 2016

Flores en la basura


Cecilia es muy pobre.  Viene de  una familia disfuncional, un padre ausente, un padrastro de terror y una madre anulada por los continuos maltratos.
Cecilia vive con miedo.  En casa hay una tensión permanente. ¿Cuándo llegará él borracho repartiendo golpes?  Ni ella ni su madre se salvan.  Cecilia se pregunta por qué su madre se queda.
¡Ha escuchado tantas historias!  Sólo le queda rezar para que la situación no llegue a un punto sin retorno.
Pero al pasar el tiempo las cosas empeoran, las borracheras, los golpes y  los insultos son más frecuentes. Incluso,  Cecilia ha detectado miradas lascivas de su padrastro hacia ella y eso la aterroriza aún más.
Un día llega del colegio y hay mucha gente fuera de su casa. Vecinos, policías, ambulancias;  y a Cecilia se le detiene el mundo.  Pasó lo que tanto temía:  su padrastro ha asesinado a su madre y se ha suicidado.
Cecilia entra en shock.  Se ha quedado sola en el mundo a sus 16 años.  No sabe qué hacer.  No quiere que la lleven a un orfanato u hogar de acogida.  Sabe que nunca volverá a confiar en nadie.
Se esconde.  La Municipalidad se encarga del funeral de su madre y la familia de su padrastro se hace cargo de él.
Si pudiera encontrar a su padre.  Pero nada sabe de él.  Ni siquiera lo recuerda, ni su nombre.
Decide permanecer oculta y vaga por unos días hasta que todo se calma y vuelve a su casa.
Pero ¿cómo sobrevivirá?  Buscar trabajo, pero es menor de edad y nadie se lo dará, además, alertarán a las autoridades.
Pasa los días llorando a su madre, no come, no duerme, sólo vaga por la casa vacía.
Pronto se da cuenta de que no puede seguir así.  Volver al colegio no es una opción, llamarían a los servicios sociales.  Y decide salir a buscar su sustento.  Mendiga para comer, camina todo el día y poco alcanza para comer una vez al día.
Al final, se despoja de todos los escrúpulos y va a los restaurantes cuando cierran y sacan la basura. Ahí hay comida, casi siempre en buen estado.  Recoge y se va a su casa a comer y dormir.
Pronto cortan el agua y la luz.  Vivir así o es vivir.
Pasa el tiempo y sigue su rutina.  Se esconde de sus vecinos,  de sus compañeros de escuela que pudiera encontrar en sus peregrinajes.
No es orgullo ni rencor no pedir ayuda.  Sólo es terror, el que ha conocido toda su vida.  Por eso no confía en nadie.
Un día, en su recorrido por los tarros de basura ve a un hombre que sale de un restaurante, abre uno y tira algo colorido.  A Cecilia le entra curiosidad. No parece comida.  se acerca, abre y ve un ramo de preciosas rosas rojas.  Frescas, húmedas, lo más lindo que ha visto desde hace mucho tiempo.
Se dispone a sacarlas cuando el hombre se da cuenta y se devuelve.  Le quita las flores y le dice:
"Traje estas rosas a una mujer y, sin embargo, no las quiso; si las quieres, deja que yo te las dé."
Cecilia no sale de su asombro.  Él se las ofrece con un gesto de ternura:
"Flores para una dama que necesita un jardín."
Maru
17/7/2015

martes, 27 de septiembre de 2016

No sé



No sé de qué escribir.   Yo, sin nada que decir.  Extraño ¿no? pero no sé, mi vida está nuevamente estancada.  No hago nada, salvo leer, dormir, existir.
No sé si eso es desperdiciar el tiempo, la vida.  Tal vez, tal vez no.  Si es lo que la vida me ofrece, pues voy y lo tomo.  Tal vez esta inercia pasará, tal vez no.  En mis pensamientos hago muchas cosas, pero literalmente no hago nada.  Ni ganas.  Estoy sobreviviendo.  Hibernando, aunque ya llegó la primavera.  Es cierto que aquí todavía no se nota, aún hace frío en las mañanas y en las tardes.  Hoy, por ejemplo, está nublado, el sol está oculto bajo las nubes.  Y hay viento.  Miro por mi ventana, tengo una linda vista, pero no ver el sol deprime, dan ganas de meterse a la cama.
Estoy en modo OFF.  ¿Hasta cuándo? no lo sé, hasta que mis neuronas despierten, supongo.  
Mientras despiertan, les dejo muchos saludos y cariños
Maru

sábado, 10 de septiembre de 2016

Te regalo...



Te dedico la Luna. Mejor no. Ya muchos la han dedicado. Es más, quizás ya te la dedicaron muchas veces y la volviste a aceptar con la misma sonrisa, con la misma ilusión. Pensando que ésta puede ser la definitiva. Y tampoco fue la definitiva. La Luna ha sido regalada muchas veces sin saber. La han prostituido con amores banales que terminan por estúpidas decisiones. No le hagamos eso.


Te regalo una rosa. Mejor no. Ya muchos han regalado rosas.

Es más, quizás ya te regalaron muchas docenas y las aceptaste con ese usual brillo en tus ojos, con esa ilusión que tanto te caracteriza. Quizás las colgaste boca abajo en tu closet intentando conservarlas, pero al igual que todas las otras rosas, terminaron en el mismo basurero municipal siendo nada más que polvo.

Te regalo un peluche. Mejor no. Ya muchos han regalado. Es más, quizás ahora yo utilizo de almohada ese peluche que otro te había obsequiado. Siempre terminan llenos de polvo y deshechos por el azar y tus tempestades. Puede ser que le hayas derramado lágrimas de varios viejos amores. Terminan siendo la representación miserable de un amor que no duró ni trascendió. El recuerdo insensato y constante de otro de tus fracasos.


Te regalo un perfume. Mejor no. Ya muchos han regalado. Es más, ese mismo aroma te servirá para ir después por la vida. Lo olerán muchos, y les gustará a muchos otros. Acercarás a muchos a través de tu aroma y estaré de regreso en tus pensamientos, aun cuando no debería. Si no te tengo conmigo, tampoco quiero estar en tus pensamientos. No me interesa estarlo y tampoco quiero que mi recuerdo te persiga.


Por eso, te regalo este poema que será sólo tuyo. Prometo no volverlo a regalar.

Maru

viernes, 19 de agosto de 2016

Apareciendo

Hola!  más de un mes desaparecida, pero fue por razones válidas.
¡Me fui de paseo!  Sí, con mi hija Susi partimos a Perú,  Cusco y Machu Pichu.  Un sueño.  Algo digno de visitar, disfrutar, aprender, e imbuirse de la sabiduría ancestral.  Me quedé con la sensación de que tal vez deberíamos retroceder un poquito y aprender de ellos, de su idiosincrasia, su devoción, su organización, y tantas cosas.
Podría poner un tremendo post sobre el tema, pero creo que las fotos dicen más que las palabras.  Sacamos muchísimas, pero aquí les dejo algunas.
Volvimos felices con la experiencia, y con el bichito de seguir viajando.
Un saludo a todos... no los olvido.
Besos
Maru








sábado, 16 de julio de 2016

Apareciendo

¡Hola! ¿cómo están? por acá soportando el frío del Hemisferio Sur.  Y con una sequía preocupante. Valdivia es la ciudad más lluviosa de Chile y tiene un déficit de un 70% de lluvias este año.  Atroz para la agricultura.  Los lagos están muy bajos y eso no es bueno.
Esperemos que agosto sea lluvioso, si no, capaz que llueva todo el verano, ninguna gracia.

Nuevamente el mundo se ha estremecido con terribles atentados.  Este mundo está loco, decimos, pero la verdad es que nos hemos vuelto muy intolerantes, individualistas, violentos, egoístas, poco empáticos, etc.  Y los grupos terroristas son eso, terror donde puedan sembrarlo.

Mi salud ahí, aguantando, pero no me privo de pasarla bien y hemos hecho algunos lindos paseos.  Les muestro fotitos.

Termas de Chihuio, muy beneficiosas para mi fibromialgia


Camino por el borde del Lago Ranco









La luz de Dios






 Y por supuesto, mi bella Valdivia


También he estado leyendo mucho, una saga de Lars Kepler, un matrimonio sueco que usa ese seudónimo.  Me han gustado mucho sus libros, novela negra, policial, voy en el tercero.

La gran noticia es que me voy a Machu Pichu con mi hija Susi el 8 de agosto.  Tenemos todo listo, un paquete con todo incluido y sólo pensamos en disfrutar, comprar libros (que dicen son muy baratos), artesanía, comer muchas comidas típicas, por supuesto tomar mucho pisco sour y estar juntas madre e hija.  Melissa no va porque se va a Corea en septiembre por tres meses, gracias a una beca del gobierno.  ¡Ese sí que es viaje!

He dejado de ir al kinesiólogo, pues era un paliativo muy caro, así que hago los mismos ejercicios, pero en casa y también estoy haciendo natación para mover mis músculos.  Espero mantenerme menos rígida así.
De manualidades, muchas ideas, pero pocas ganas, imagino cosas, pero al final no hago nada.  No sé cuándo se me quitará esta sequía creativa.

Bueno, no los aburro más, gracias a los que pasan por aquí y más a los que me dejan un mensaje.  
Besitos a todos, buena semana, buen mes, buen año.
Maru