miércoles, 25 de mayo de 2011

Aquí estoy....

Bueno, estoy floja para escribir, en realidad estoy en una etapa en que observo la vida desde afuera.  No participo,  soy una línea plana sin variaciones.  Y eso me lleva a no hacer nada, a no querer hacer nada, a no salir, a no socializar, me he vuelto una ermitaña.  No lo puedo evitar, se supone que estoy pasando por esa etapa.
Me dedico a dormir, ver tele o películas.  Estoy bien de ánimo, pero el "ente" que vive en mi cerebro no me deja tranquila y me sabotea.
Así que vivo un día tras otro, sin presionarme ni obligarme a nada.  Así es más fácil vivir.  
El lunes estuvo de cumpleaños Robin e hicimos una comida el viernes.  Vinieron sus amigos y la verdad es que la pasamos muy bien.... yo pensé que a las 10 iba a querer ir a acostarme y me quedé hasta las 4 de la mañana, es un avance ¿no?
No tengo nada para mostrar, porque no hago nada.
Saludos a todas/todos.
Maru

5 comentarios:

  1. Hola Maru, soi nueva por tu blog, despues de leer tu escrito te digo que eso es una rachilla mala, pero que pasa que te animes e intentes hacer algo de manualidades veras como te alegras cuando termines, animate y besitos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Maru
    Qué bueno que lo hayas pasado tan bien en el cumple de tu esposo en compañía de amigos. Quizás es buena idea reunirte con alguna amiga a hacer manualidades, uno se entretiene y pasa un lindo rato.
    Muchos besos,
    Sandra

    ResponderEliminar
  3. Que bueno saber que estas por aqui aunque sea de visita, animo y toma todo con calma se que cuendo te inspires volveras ha hacer cositas par amostrarnos, por lo pronto recibe besos y bendiciones

    ResponderEliminar
  4. Ya pasará esta etapa de no hacer nada. y luego volverá la creatividad. Me alegra aue los hayas pasado bien el el cumple. Un beso y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Hola Maru, pase a saludarte ya tiene rato que no ando por estos rumbos, me alegra que se la hayan pasado bien el cumple, me alegra saber que estas bien, besss

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.