miércoles, 25 de junio de 2014

Mujer

Mujer, cómo no advertiste.  Cómo no intuiste cómo sería tu vida al unirte a ese hombre.  Lo hiciste con la imprudencia de quien sabe que le queda poco tiempo.  Era otra época, lo sé.  Pagaste caro tu apuro.  No pensaste que el amor es el ingrediente principal de un matrimonio.  Sin él, no hay nada.  Es cierto, cuesta mantenerlo, pero si no empiezas con él ¿cómo lo haces con el natural desgaste? 
A la primera señal ¿cómo no huiste? Cómo no pensaste que la violencia es un espiral y que después de las disculpas, los perdones y las lágrimas habría otra y otra y otra vez.
Cómo no advertiste en su mirada que no ibas a ser feliz.  Cómo te cegaste, cómo no pusiste atención a los detalles, que decían a gritos qué tipo de hombre era.
Luego fue tarde para ti, dos hijos a los que criar, mantener, educar.  En tus tiempos no era cuestión de decir “me voy” o “te vas”, había que quedarse porque económicamente dependías de tu marido.  Pero no era tu caso, siempre trabajaste, tenías una profesión, trabajaste incluso más que él.  Mientras él se iba de parranda, tú trabajabas, cuidabas de tu casa, tus hijos y sufrías en silencio.
¿Por qué no te fuiste cuando aún era tiempo? 
¿Por qué ahora tengo que visitarte en una tumba y llevarte flores que se robarán o marchitarán muy pronto?
¿Por qué no pudo llevarte flores frescas alguna vez?  ¿Por qué no entendió que sin ti, él no era nada, como claramente lo sabe ahora entre rejas?
¿Y ahora qué harán tus hijos?  Perdieron a su madre y perdieron a su padre, que poca pérdida es, en realidad.
Y todo por no estar sola.
Todo por decir “mi marido…”
Todo por no ser diferente, por no ser parte de esa minoría que se queda sola.
Maru-junio 2014


4 comentarios:

  1. Muy real y penoso. Bss.

    ResponderEliminar
  2. Que triste realidad! A veces no pensamos y entregamos nuestra vida a la persona equivocada. Un aplauso a todas aquellas que decidimos recapacitar y volver a recuperar la paz perdida. Buen dia .. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces metemos la pata
    yo lo hice pero sin casarme
    disfrute el momento
    La vida es asi
    tu escrito es genialmente
    bueno
    un abrazo desde mi
    otro blog

    ResponderEliminar
  4. Hola, llego a tu blog en el deambular de estos espacios cibernéticos y me gusta lo que leo. Cuánta realidad has reflejado con tus palabras en tu texto, cuántas mujeres seguramente se habrán preguntado esos "por qué" sin saber en realidad siquiera qué contestarse ellas mismas. Me gustó, me gustó muchísimo lerte.

    Saludos!

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.