miércoles, 3 de febrero de 2016

Un libro

El año 1997, encontré este libro que me hizo ver la vida de otra manera.
Este libro me ayudó a reconciliar mis anhelos espirituales y creativos con el trajín de la vida de obligaciones cotidianas. Sabía que no era la única mujer agotada, deprimida, confundida y agobiada.
Pero también tenía la certeza de que yo no era, ni por asomo, la mujer poseedora de las respuestas.
Este libro me ayudó a reencontrar nuevamente el encanto de la vida simple y a entender que debía ser más amable conmigo misma y disfrutar las pequeñas cosas de la vida de forma diferente.
 

Sigo sin computador y no sé realmente cómo dejar esta entrada más bonita. ¡Echo tanto de menos mi computador!
Les dejo un beso hasta la próxima.
Maru

7 comentarios:

  1. Sin computador puedes dedicarte a leer mas, a mi me quita tiempo de lectura. y no te preocupes la entrada está perfecta. Que seas feliz, abrazos

    ResponderEliminar
  2. No lo he leído pero hace tiempo que descubrí que en la sencillez de las cosas hay más posibilidades de sentirse feliz.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Vengo a agradecerte tu visita y el comentario que dejaste en mi blog. Para mi sorpresa, recomiendas un libro que yo descubrí hace muchos años y me fue también de gran ayuda. Agradezco que haya personas que se tomen la molestia de escribir pensando en los demás. Con calma visitaré tu blog pues es muuuy extenso. Un abrazo. Mariajo

    ResponderEliminar
  4. Vengo a agradecerte tu visita y el comentario que dejaste en mi blog. Para mi sorpresa, recomiendas un libro que yo descubrí hace muchos años y me fue también de gran ayuda. Agradezco que haya personas que se tomen la molestia de escribir pensando en los demás. Con calma visitaré tu blog pues es muuuy extenso. Un abrazo. Mariajo

    ResponderEliminar
  5. Promete ser muy bonito este libro. Lo tendré en cuenta.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Maru, acabo de descubrir tu blog buscando por la red lugares donde comprar material para patchwork, por sobre todas las cosas telas, soy de Argentina, y lamentablemente aun tenemos cerrada la importación, por lo que no tenemos telas de algodón. En pocas semanas estoy viajando a Chile y quisiera saber si tú o alguna amiga que nos lea me podría decir dónde comprar telas para esta labor, o aunque no sea un sitio especifico de patchwork tiendas que vendan telas, yo hare un recorrido desde Puerto MOntt hacia el norte, pasando por Osorno, Valdivia, Villarica, Pucón, Temuco. No creo que llegue a Santiago, por eso pregunto más o menos en esa zona si alguna sabe orientarme.
    Muchas gracias, un cariño desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.