jueves, 9 de mayo de 2019

Vengo contenta

Hola! ¿cómo están? Como dice el título vengo contenta después de semanas de tribulaciones e inciertas.

Bueno, les cuento.

Hace un mes más o menos me salieron unas cosas raras en las piernas, estómago y brazos.  Era como cuando uno se insola y se le empieza a caer la piel quemada, sólo que esto era rojo y raro.
Fui al médico que me ve siempre y no le gustó mucho lo que vio y ahí empezó la romería de exámenes.  Pero no me dio indicio de qué podía ser.  Ahora sé por qué.

Incluso tuve que ir a Santiago a hacerme algunos exámenes bien complejos.  
Bueno, en resumen, lo que tenía era indicador de Lupus.  Estas escaras disminuyeron y desaparecieron después de un tiempo tomando un medicamento.

Y.....    aunque tengo una predisposición al Lupus, que se podría desarrollar en algún momento, el tema es que AHORA NO LO TENGO.

Y no saben lo feliz que estoy, porque Fibromialgia y Lupus no es muy buena mezcla.

No sé qué pasará a futuro, tal vez tengo un  cheque a fecha, pero no importa, HOY no lo tengo y con eso me basta.  

Es para celebrar ¿no creen?

Les dejo un abrazo a todos, gracias por su paciencia conmigo, jajaja.  Ya vendrán post más divertidos.
Maru

6 comentarios:

  1. ¡Me alegro por ti, Eugenia! Un saludo cordial

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de las buenas noticias, esperando que no te vuelva, yo estoy tambien metida en médicos.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  3. Maru, qué felicidad, que la pesadilla haya acabado. Como dices lo que hoy celebramos es que ya no tienes Lupus. Y ya sabemos por experiencia que, a veces, nuestro sistema inmune se vuelve loco y nos vuelve locas a nosotras.

    Me alegro un montón, Maru, mímate, disfruta de la vida y cuídate mucho.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, es para celebrar.
    Me alegro mucho de que estés bien.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro de las buenas noticias.
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  6. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.