miércoles, 29 de julio de 2020

De azahares y pandemias

En el futuro, si tengo nietos, les contaré que nací en la ciudad donde ocurrió el terremoto más grande de la historia de la humanidad; que crecí en una dictadura brutal, y viví el tránsito a la democracia sin revolución; que viví dos megaterremotos, uno con tsunami que hizo bolsa la costa de dos regiones; que vi el rescate inédito de 33 mineros que sobrevivieron meses bajo tierra; que tuvimos a la primera mujer presidente de la historia de Chile y Latinoamérica; que vi la erupción de los volcanes Calbuco y Chaitén; que vi a la selección de fútbol chilena ganarle dos copas históricas a Argentina; que también viví una revolución por causa de subir 30 pesos el pasaje del metro, en que el número de la gente que protestaba era dividida por 10 por las autoridades; que hubo una represión brutal de parte del ejército y policía que dejó muertos, mutilados, ciegos, torturados y abusados sexualmente. Y en medio de todo esto... llegó una pandemia global que nos obligó a escondernos en casa porque se propagaba por el aire; vi cómo los políticos quisieron seguir robándole al pueblo y cómo algunos valientes se la jugaron... Y seguro que se agregarán muchas cosas más con el tiempo y que me quedo corta...
Y mis nietos me mirarán y dirán:
¡Puta la vieja mentirosa!


Saludos
Maru


5 comentarios:

  1. No sabía que habían pasado tantas cosas. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me has sacado una carcajada, desde luego no se lo creerán, batallitas de la abuela pensarán. mi blog funciona despacio julio y agosto siempre es así voy y vengo y comento y visito poco, pero te dejo abrazos grandotes

    ResponderEliminar
  3. Jajjaa, muy bueno... cuántas cosas eh en una vida?

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Así es Maru, nunca pensamos que pudieramos vivir esta pandemia y lo que nos queda pues la situación está descontrolada.
    Besitos guapa y cuidate mucho

    ResponderEliminar
  5. wiele,wiele przeszłaś Kochana! powodzenia i dużo zdrowia:)

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.