domingo, 9 de noviembre de 2008

Sabía...

Lo supe apenas me contaste, supe que las cosas cambiarían.
Me alegro por ti, aunque ello signifique abandono para mí.
Es lógico, ya no me necesitas como antes, te las arreglas solo y tienes con quien compartir lo que antes compartías conmigo.

No importa, te perdono, te perdono pero no me expondré nunca más a una decepción.
Ya tomaste tu dirección, por lo tanto, síguela, sin remordimientos, sin culpa;
yo tengo otras cosas, otras ilusiones y otras perspectivas.

Pero ¡de qué hablo!, seguro que ni cuenta de esto te has dado.

En fin, yo no diré nada, algún día solo lo sabrás..
y no sé si todavía estaré.

Maru

5 comentarios:

  1. Siempre es prudente tener otras perspectivas, ilusiones, horizontes.
    Bsos

    ResponderEliminar
  2. hola amiga, me gusto el correo que me enviastes, me rei mucho tambien muy real el post anterior, toda la razón amiga, y este ultimo muy reflexivo, auque no se si esta dirigido a algo y alguien en particular o simplemente dependiendo de quien lo lea y la situación que esté viviendo en ese momento, pero igual esta muy bueno, cariños.

    ResponderEliminar
  3. Maru, quien no arriesga no gana, aunque siempre aprendiendo de las derrotas.
    El dolor sólo es combustible para continuar la marcha con más decisión, no lo uses para detenerte. Eso nunca.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Tener una nueva ilusión y proyectos sabes que es lo más importante.
    Sigue caminando, amiga.
    Un beso,
    Natacha.

    ResponderEliminar
  5. Y yo que, por más que lo intento, no consigo que mi hija se vaya de casa...

    Besitos

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.