jueves, 29 de abril de 2010

Prendo una vela....


Prendo una vela por ti, niño inocente, que te maltratan y te trauman.
Prendo una vela por ti, niño con los pies azulosos de frío (cómo os ven y no te cubren, Dios mío)

Prendo una vela por ti, mujer, que sufres maltrato de género,

que trabajas el triple y te pagan menos.
Que llegas a casa cansada a tirar los zapatos y ver tareas, cocina, ropa, etc., mientras tu marido, si lo tienes, mira la TV y espera la cena.

Prendo una vela por ti, hombre, curtido, pobre y encorvado.

Prendo una vela por ti, joven,
que te quedas al margen de la sociedad,

que no tienes derecho a educarte porque eres pobre.

Prendo una vela por ti, joven, que lo tienes todo,

para que nunca dejes de agradecerlo.

Prendo una vela por ti, joven,
a quien la droga tiene sumido
en la desesperanza y la delincuencia.
Prendo una vela por ti, anciano,
porque has sido abandonado por tus hijos,

y, sin embargo, darías la vida por ellos.
Prendo una vela por ti, abuelita,
que te sientan en la calle a pedir limosna que aprovechan otros.

Prendo una vela por ti, enfermo,
débil, triste, desdeñado, mirado en menos,

estigmatizado, discriminado, homosexual.

Prendo una vela por ti, millonario, por ti, inconciente.

Prendo una vela por ti, violador, asesino.

Prendo una vela por ti, explotador, ladrón.

Prendo una vela por ti, carabinero, detective.

Prendo una vela por ti, madre soltera.

Prendo una vela por ti, prostituta, proxeneta.

Prendo una vela por ti, violador de niños.

Prendo una vela por ti, suicida,

porque todos merecen una vela encendida.
Prendo una vela por mi país,
por el dolor de verlo en el suelo.

Prendo una vela por los que tienen el poder de solucionarlo y no lo hacen.

Prendo una vela por ti, familia querida,
porque estás ahí y me haces falta.

Prendo una vela por ti, mi pareja,
porque me alegras la vida y me acompañas.

Prendo una vela por ti y por mí, amigo,
compañero, amigo/a virtual.

Prendo una vela a Dios,
para que nunca nos abandone.

Maru

13 comentarios:

  1. Precioso Maru, y seguro que Dios escuchara nuestras suplicas.
    Besitos Chon

    ResponderEliminar
  2. HERMOSO¡¡¡ ... DIOS SEGURO NOS ESCUCHA ... LOS SORDOS SON LOS HOMBRES ¡¡¡¡ QUE TIENE CERRADO EL CORAZON ... pERO CON GENTE COMO TU SIEMPRE HAY UNA ESPERANZA

    ResponderEliminar
  3. Dale, ya te lo dije x cel,mándalo de inmediato!!! Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Maru, gostei muito, não deixe de participar, acho que vale a pena, parabens, bjs

    ResponderEliminar
  5. Precioso Maru, digno de concurso, no te achaplines y mandalo de una, tienes una sensibilidad exquisita y no debes desperdiciarla ni privar a los demas de conocerte.
    No cabe duda que Dios SI nos escucha...
    besitos

    ResponderEliminar
  6. Maru, qué hermoso poema, me encantó!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. muy lindo Maru, ay amiga tienes el don de saber expresarte muy bien, no lo olvides nunca!

    ResponderEliminar
  8. Maru esta precioso! me ha encantado!!! un besote

    ResponderEliminar
  9. Eres cerebroprodigiosa YA deberias haberlo enviado !!
    prendo una vela para que asi sea!!

    ResponderEliminar
  10. Lindo Maru y creo que esta bien para presentar al concurso, adelante Maru.Besos.Paloma.

    ResponderEliminar
  11. ¿cuál es el concurso del que todos hablan?. Muy bello el poema ;)

    ResponderEliminar
  12. Yo dedico mi vela a los únicos seres verdaderamente puros en inocencia y que sufren el maltrato de buena parte de la sociedad. Porque hay hombres malos, como TAMBIÉN hay mujeres malas; hay blancos malos, como TAMBIÉN hay negros malos, etc. El sexismo y el racismo son igualmente malos, haga quien lo haga. Nada de sexismo bueno (si es la mujer la que domina al hombre) ni racismo bueno (si es el negro el que domina al blanco). Unos y otros son iguales de malos en sexismo y en racismo. Así pues, mi vela va dedicada a los animales (las verdaderas víctimas del género humano y en quienes tanto hombres como mujeres, como blancos o como negros explotan, maltratan y agreden sin piedad). Y también le dedico mi vela a los niños, otras víctimas propiciatorias de los malos y las malas en la sociedad.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.