viernes, 27 de marzo de 2009

En medio del ciclo...


El rasgo de mi bipolaridad es, sin duda, su ciclicidad, el hecho de estar siempre entre la manía y la depresión, entre la alegría y la tristeza. Esto implica necesariamente un grado de inestabilidad emocional que reviste varias formas:
  1. Autodestructividad
  2. Sentirse incomprendido
  3. Curiosidad voraz
  4. El don de los matices
  5. Pensamiento concreto
  6. Creatividad compulsiva
  7. Torpeza
  8. Camuflajes bipolares

Vivo con ellos como compañeros de vida y a veces me da miedo ser dos caminando hacia el espejo.

Maru

5 comentarios:

  1. MARU, CARIÑO , PERO NO ES QUE TODOS ESTAMOS IGUALES , SI NADIE SABE BIEN QUE RUMBO SIGUE , ES LA VIDA SOLO ESO LA VIDA

    ResponderEliminar
  2. Que escrito mas hermoso, maravilloso y ejemplarizador....
    Pienso que cualquier persona que sufra de bipolaridad ha de sentirse plenamente identificada con estas palabras tuyas Maru...
    De paso dejo mi mas grande respeto por todas las personas que conocen lo que es un estado bipolar y mas que conocerlo, vivirlo...... no es facil, no es nada facil, lo peor, es que es incomprensible por los demas...
    Felicitaciones amiga e insisto, escribes de lujo.
    Hartos besos para ti con todo mi carinio...

    ResponderEliminar
  3. no se como ayudarte y eso me da pena....sólo darte ánimo y empujarte a que puedas aprender a mirar la vida con otros ojos
    te quiero mucho prima

    ResponderEliminar
  4. Maru como te dice Karyn todos andamos muy bien sin saber hacia donde, solo se trata de la vida. Tu refugiate y amparate en esos que tanto te quieren.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Introspección.
    Felicidad maníaca.
    Submarino depresivo.
    Ascensor a la terraza o a la bodega.
    Después de gozar el cielo
    bajamos al infierno.
    Pero si nos quitan el infierno nos quedamos en el limbo (Y ahora dicen que el limbo no existe)
    ANIMO MARU, pastillitas, poco alcohol pero sin dejar de vivir.
    Mil besos.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.