lunes, 11 de enero de 2010

Guillermo...


Cuando alguien parte, uno piensa en la muerte, en que todos nos iremos algún día.
A Guillermo lo conocí a los 7 años porque mi padrino se casó con su hermana. Él ya era adulto.
Fue un profesional exitoso, buena situación económica, hasta que las cosas empezaron a ir al revés, quedó viudo con 3 hijos, se casó de nuevo y, sin entrar en detalles, ahí empezó su desgracia, hasta quedar sin nada y aprender lo que es la humildad y que al fin y al cabo, la familia es lo más importante.
La lacra del cáncer lo atacó de forma alevosa y, no sé si dar gracias, por poco tiempo.
Hoy se ha ido y estamos todos tristes y yo muy lejos.
Que descanses en paz Guillermo.
Maru

4 comentarios:

  1. Lamento esa pérdida. Pensemos que dejó de sufrir.

    ResponderEliminar
  2. Maru un abrzao, y siento mucho que estes pasando por esta perdida!!!

    ResponderEliminar
  3. Lo siento mucho Maru querida, hay cosas en la vida que nos dejan en el límite de la impotencia por no poder hacer nada más que simples espectadores.
    Un beso y todo mi cariño para ti.

    ResponderEliminar
  4. Gracias prima por compartir nuestras penas. El ahora descansa de todo aquello que tanto sufrió acá.
    Un beso

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.