jueves, 14 de octubre de 2010

33



Cómo no hacer un comentario sobre los 33 mineros que revivieron ayer, después de 69 días de estar sepultados a 700 metros bajo tierra.
Sinceramente, pensé que saldrían muy mal, cansados, demacrados, enfermos.  Y vaya sorpresa, salieron como si fueran saliendo del trabajo, qué fortaleza, qué resciliencia, qué valor.
Desde aquí un homenaje a ellos, a los rescatistas y a tanta gente que trabajó para realizar esta gran hazaña.
Y también gracias a todos los que me escribieron dándonos ánimos sobre el tema.
Los milagros existen; Dios existe.
Maru

4 comentarios:

  1. Una alegría mundial y un ejemplo el pueblo y los gobernantes chilenos.

    ResponderEliminar
  2. Lo he visto por la tele y ha sido muy emocionante. Me alegro mucho por ellos y por sus familias.
    ¿Como sigues Maru?.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me uno a tu alegria amiga, besosss

    ResponderEliminar
  4. Ay primita....Ojala los dejen en paz un rato. Pobres hombres.-

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.