sábado, 23 de octubre de 2010

Calla niño...

No llores niño, no llores más. 
Nuestra madre nos dijo que no hiciésemos un gran fuego,

pero nosotras hicimos un gran fuego. 
Nuestra madre nos dijo que no hiciésemos mucho ruido, 

pero nosotras hicimos mucho ruido.
 
Nuestro padre nos dijo que no jugásemos fuera,
 
pero nosotras jugamos fuera.
 
Por ello, los animales salvajes de la tierra y el mar nos llevaron.
 
Lejos, muy lejos.
 
¿Dónde estará mi hermana?
 
Lejos, muy lejos.
 
Calla pequeño, no llores más.
 
Maru

5 comentarios:

  1. que locura primita.....que locura!!!

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo Maru, que tengas un bello Domingo

    ResponderEliminar
  3. Maru, me encanta, me parece precioso!!!
    Azul

    ResponderEliminar
  4. Una maravillosa cosa son los juegos de los niños, no me gusta verlos llorar.
    Bonito relato.
    Un abrazo, Maru.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.