viernes, 23 de marzo de 2012

Lo raro es vivir....

He pensado tanto, tengo tanto que decir, esta loca cabeza mía no me deja en paz, me molesta, me instiga a trabajar, a no dejar  descansar a mi pobre cerebro.
Y lo más divertido es que pienso en cosas que no debería, que no tienen ninguna importancia, o en cosas que ya pasaron y se fueron, o en cosas que todavía no llegan.  Algunas cosas que pienso me dan mucha rabia, otras me hacen reír de lo puro tontas que son.   Realmente, me he convertido en un archivo de cosas, de toda clase.  Cosas que van engrosando la masa amorfa de lo cotidiano.
A veces creemos encontrar el comienzo de algo nuevo, nos miramos las manos, las rodillas, qué es lo que se ha transformado, hacia dónde enfocar la atención, no sé.  Y sobreviene el miedo o la parálisis.
A veces, cuando se me rompe algo dentro, presumo que la aguja para coserlo tengo que manejarla yo.  No me gusta la idea, pero mis nudos interiores me impiden desentenderme de una rumia de decisiones que brotan a mi pesar y se deshojan continuamente apenas formuladas. Me ha pasado muchas veces, en época de nudos, no ser capaz de reconocerlas luego que se han deshecho sin intervenir yo. No funciona la  experiencia de una vez para otra, al contrario, se vuelve avestruz.  No sé por qué le doy tanta vuelta a las cosas.  
Es raro vivir, es el título de una canción que un día intenté componer, por supuesto, no pude y sólo quedó en "lo raro es vivir, rock de oros y espadas, entre rock de vivir con penas amputadas, rock de sobrevivir"
Cuando me di cuenta de que más parecía un epitafio que una canción de rock, la dejé.
Me miro en un espejo oscurecido, iluminado solamente por las luces amarillas que llegan a través de las cortinas abiertas, mi imagen huérfana levanta despacito las manos en algo, las veo zozobrar y me arrodillo:  "haced esto en memoria de mí", cierro los ojos  como bajo los efectos de un bebedizo de cuento de hadas en espera de alguna transformación, o revelación prodigiosa ¿dónde? ¿Dónde está ahora quien me lo contó? Porque a algún sitio habrá ido a parar, eso seguro, aunque no nos volvamos a ver, aunque nos interroguen en celdas separadas.
En fin, como les dije, mi mente enmarañada es una continua obra de teatro que reproduce tumbas egipcias o asirias:  el más allá.
Uf, me he extendido, no me leerán.  Dejo hasta aquí mis eculubraciones.
Maru

4 comentarios:

  1. Maru, buenas tardes. Quería decirte que lo que has escrito noson elucubraciones, todo tiene una razón de ser y hay dos de razones: 1.- eres mujer y las mujeres siempre estamos pensando; nuestro cerebro no para, no descansa y depende del tiempo, del estado de ánimo, de la salud, y de otras muchas cosas, depende de todo esto que nuestros pensamientos sean más claros, más oscuros, más sencillos o complicados, pero es que las mujeres somos así. 2.- Los años van pasando y nosotras creemos que aún somos jóvenes y a veces quisiéramos hacer más de lo que el cuerpo nos deja y entonces supongo que nos damos cuentas que el tiempo corre en contra nuestra y esto nos fastidia.....
    Son sentimientos que yo también he tenido a veces y no por ello tenemos que sentirnos raras... Yo te entiendo. Un beso. Nury Bcn

    ResponderEliminar
  2. Maru, te queremos y sentimos que te atormentes con esos pensamientos.

    Se que es dificil, pero piensa en cosas bonitas.
    En tu pareja. En tus amigos.

    Ven a mi blog y mira como eramos mi mujer y yo hace ya algunos años. En la Cabecera de mi Entrada, he puesto una foto de cuando éramos novios. Dime que te parece.

    Te queremos y queremos no verte tan triste, manolo

    ResponderEliminar
  3. Lo “raro es vivir” y mas raro es que te dejen vivir como uno desea, y no como los demás quieren que seas.
    Amiga mía a veces uno se pone intrascendente y piensa “quienes somos de donde venimos…” para terminar concluyendo “yo lo único que se, es que no se nada”
    Como veras yo si te ha leído.
    Maru, vengo del blog de nuestro amigo Manolo y me ha encantado tu sinceridad al expresar tu agnosticismo, algo que yo no me atrevo por no herir susceptibilidades.
    Ha sido un placer visitarte, y volver.
    Un abrazo, desde la otra punta del mundo

    ResponderEliminar
  4. "Lo raro es vivir" aparte de la letra de tu canción rock inacabada, parece que esta frase se le atribuye a Oscar Wilde, y a mí siempre me ha gustado, porque sí, vivir es raro..., pero también hermoso y estimulante.

    Cuando mi cabeza se dispara me voy frente al mar, fijo la vista en el horizonte e imagino que todos mis caóticos pensamientos se desbordan entre la línea del cielo y el mar hacía un lugar donde se evaporan.

    Me relaja y vuelvo a casa casi nueva.

    Un beso grandote, Maru.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.