jueves, 16 de enero de 2014

Vacaciones

He estado floja para mantener al día mi blog.  Lo sé.  Por varios motivos. Algo le pasa, además, que no puedo publicar nada con Java Script.  Si alguien me ayuda, estaré eternamente agradecida.  También desapareció el fondo.  Quedó negro.  No sé qué pasó o si yo hice algo mal.  Pero bueno, los que les quería contar eran mis vacaciones.  Robin sólo tenía una semana, así que partimos a Santiago a pasar el Año Nuevo con mi familia, a la parcela de mi hermana.  Nos fuimos con mi prima Ximena y Cuqui, por supuesto, a las 6 de la mañana del 28 de diciembre, directo a la parcela.
Por el camino nos fuimos dando cuenta de lo que nos esperaba:  un calor sofocante.  Para nosotros, que vivimos en el sur, no son normales esos calores, aunque últimamente ha hecho bastante, pero como estamos cerca de la costa, siempre hay una brisa que mejora la sensación térmica.  También había muchos incendios forestales, lo malo de todos los años en verano.
En la zona central, nada, ni una brisa, sólo aire caliente.  Yo ya quería devolverme, jaja.
Llegamos allá al atardecer derecho a meternos a la piscina.  Cuqui nos sorprendió a todos porque fue la primera que se tiró y nadó todo lo ancho de la piscina, que no es poco.  No tengo foto porque no me las han mandado, pero nos sorprendió a todos.  Y también nos dimos cuenta de que es puro pelo, porque mojada parecía un ratón, jajaja.  Hermosa ella.
Y bueno, pasamos unos días preciosos con mi hermana, cuñado, sobrinos, la polola de uno de ellos, Verito, una mujercita muy adorable, mi tía y por supuesto mis papás... yo feliz y contenta.
Nos quedamos allá hasta el Año Nuevo que fue muy bueno, con comida rica, champaña y hasta bailoteo.
Me dio mucho gusto tener a mi familia, aunque faltaron mis padrinos y primas, pero ellos tenían que estar con sus familiares también.  
Después igual los vimos, cuando regresamos a Santiago, a la casa de mi hermana.
Conocí a mi hermosa sobrinita Julieta.  Es preciosa, con los ojos de su papá y el resto de mi primita favorita.
También fuimos a ver a mi querida amiga Susana con la cual nos pusimos al día con las copuchas, jaja.
Lamentablemente, no pudimos ver a mis amigos Myriam y Nelson ni a su hijita Joselyn porque no se encontraban en su casa.
Fuimos a hacer algunos trámites del departamento, y de compras, eso no falta, nos vinimos muy cargados, porque le llevamos un montón de cosas (incluídas dos gatas) a mi hija Melissa que se enamoró y se fue a vivir a Talcahuano con su amor.   La veo tan feliz que me alegro mucho por ella. Jorge, su novio, que es marino, me pareció muy simpático y buena persona.  También conocimos a su mamá, muy simpática y cariñosa y a su papá lo conocimos por teléfono, lo cual fue una sorpresa, pues él estaba en otra ciudad y quiso igual hablar con nosotros.
Y también se vino mi hija Susi con nosotros a pasar el verano, así que aquí estoy, acompañada y feliz.
Espero que se repita el viaje, aunque confieso que el calor nos tenía sofocados y ya queríamos arrancar.
Pero momentos inolvidables, familiares, lindos y que esperamos repetir.
Les dejo fotitos.
Maru













3 comentarios:

  1. Buenas Eugenia!! que bueno leerte!!
    Gracias por compartir tus fotos, y el blog esta muy lindo(no se ve negro, se ve con botones de colores)
    Lindo lindo
    Abrazo desde Argentina

    ResponderEliminar
  2. Hola, hermosa, ya le hice unos cambios, si necesitas algo más no dejes de echarme un grito?!!.. Tq.m

    ResponderEliminar
  3. Linda entrada mamita y muy lindas fotos. Que bueno que el año haya empezado tan bien y rodeada de la familia.

    La cuqui es la estrella por donde vaya, ahì se le ve muy en los brazos de su tía Marta.

    Cariños.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.