martes, 28 de marzo de 2017

¡Odio a mi dentista!

Pues sí, y no porque le tenga miedo, ya pasó esa etapa, sino porque el tipo me tiene en "tratamiento" hace un año y  medio. ¡Sí! Para hacerme dos coronas y un implante se ha tomado ese año y medio.
Es buen dentista pero...



Mi esposo lo único que quiere es ir a darle una paliza; para cobrar los cheques no se demoró nada.
Me tiene con un diente delantero provisorio hace unos 6 meses.
Se me ha salido un montón de veces y he tenido que urgente y me lo ha pegado ¡hasta la secretaria! cuando él no está.
Ahora de nuevo se me salió y él no está.  Me lo arregló un estudiante en práctica y lo hizo bastante bien. 
Espero que dure y que este "señor" se digne a terminar el trabajo.
Mientras tanto, ni hablar de morder una manzana ni comerme un buen choclo con mantequilla.

¡¡Ufff!! ¡Odio a mi dentista!
Maru


5 comentarios:

  1. No dejes que vaya tu esposo a darle una paliza, pero amenazalo con dársela tu y que desde luego vas a denunciarle. Ojala todo se solucione. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. aqui te terminan todo en dos semanas ya que pagas la mitad cuando comienza y la otra mitad cuando termina
    Una corona me salio 530 dolares
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Desde luego tienes motivos para estar descontenta.
    Realmente no parece un gran profesional.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Como te entiendo, Maru, y además aquí en España son carísimos, un lujo.

    Como he vivido en mucho lugares distintos he tenido dentistas de todos los pelajes, por suerte ahora tengo una mujer que es una maravilla.

    Si no le hubieras pagado todo al principio, seguro que se daría prisa, ya lo sabes para la próxima vez, nunca hay que pagar por adelantado todo el trabajo.

    Espero que pronte se solucione.

    Muchos besos,

    ResponderEliminar
  5. Como te entiendo!!! A mi el año pasado me pasó lo mismo, lo único que yo no le pagué hasta que terminó el trabajo.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.