miércoles, 11 de febrero de 2009

El Duende...


Érase un duende..
pequeño y cristalino,
pero un día,
envuelto en la neblina de un invierno,
emprendió su camino
y ya no se fundó la primavera
ya no estalló la alquimia,
no florecieron palabras con olor a violetas;
y sobre el corazón abierto en surcos
la lluvia fresca se tornó cenizas.
Duende..
se escondió entre tus labios,
la partitura tibia de mi beso
y calló la canción de tu caricia,
hoy de nuevo es otoño...
y su traje de escarcha..
Ya prepara el invierno,
mas, yo saldré a buscarte
en el ruidoso paso de cortejos resecos
en el sordo lamento del viento en el camino.
¡¡Debo encontrarte Duende..!!
y fundar otra vez la primavera..
Y desterrar la bruma
¿detrás de qué desierto?
¿de qué mar en tumulto estás perdido?

Maru

2 comentarios:

  1. Encuentralo pronto, porque se acerca marzo, y aquí deben florecer los campos!!!!.

    ResponderEliminar
  2. se escondió entre tus labios,
    la partitura tibia de mi beso
    y calló la canción de tu caricia,
    hoy de nuevo es otoño...


    Sencillamente hermoso Maru, me maravilla lo hermoso que escribes....
    Apuntate en un concursoooooo, please...
    Tus palabras, tu concordancia y la musica que le das a tus frases son maravillosas...
    Bechos

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.