sábado, 4 de abril de 2009

Fe...


Era de madrugada, en la noche mi sombra se movía con cada paso que daba,
hasta que amaneció y no me pude ver reflejada en ninguna parte,
porque no te encontré a mi lado, ya no estabas más,
simplemente te perdiste; ¿o te escapaste de mí?; la verdad, no lo sé.
¿Podría alguien decirme cómo recupero mi fe?
Maru

2 comentarios:

  1. Fe y esperanza son ramas del mismo árbol.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Suele suceder que de pronto nos sentimos dando tumbos sin ton ni son, como suspendidos en la nada, adoloridos por dentro de un dolor que no se agota....
    Suele suceder.
    No intentes recuperar tu fe Maru preciosa, mas bien no la pierdas.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.