sábado, 11 de abril de 2009

Semana Santa,música y canto...


Hoy por casualidad escuché la canción Getsemaní, de Camilo Sesto. Y los recuerdos me invadieron, y me llevaron por allá por los 15, 16 años, cuando la iglesia católica todavía significaba algo para mí y pertenecía al grupo juvenil en una parroquia de mi barrio.
Todos los años hacíamos la representación de Jesucristo Superestrella y siempre yo era María Magdalena.

Las canciones son tan lindas, que voy a tratar de bajar toda la Ópera Rock para que los recuerdos me invadan y me olvide un poco de la realidad.
Lo triste es que desde esa época que no canto, no sé quién me quitó las notas musicales.
Maru

6 comentarios:

  1. Hol maru, hace mucho que no pasaba por aca, pero me alegra saber que todo va bien y sobre todo que te invadieron buenos recuerdos en esta semana tan especial...

    Bueno seguimos visitandonos pronto,...

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que si dices que cantabas lindo, es lo mas probable que lo sigas haciendo, es solo cosa de acordarte dònde van las notas musicales jaja...
    Un beso grannnnnnnnnnde para ti amiga preciosa....
    Baja la òpera, y vuelve a cantar, te harà muy bien, veràs que si.

    ResponderEliminar
  3. Pues empieza a canatar de nuevo que le hace bien al alma. Animo!!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. ... Y para que os podais hacer una idea de lo paciente que era nuestro señor, os contare una historia real que ocurrio en el huerto de Getsemani. Pues estaba nuestro señor Jesucristo de tertulia con los apostoles cuando de pronto llegan 500 fariseos al huerto de Getsemani. Y nuestro señor, que era muy paciente, a todos y cada uno de ellos atendio en el huerto de Getsemani. Y al poco, cuando ya se habian ido los 500 fariseos, llegaron 800 judios al huerto de Getsemani. Y Jesucristo, que era muy paciente, pacientisimo, a todos atendio y consolo. Y al rato, un peloton de 1000 romanos que pasaba por el huerto de Getsemani, tambien se detuvo a hablar con nuestro señor. Y nuestro señor, que era muy paciente, les conto una parabola a cada uno de los 1000 romanos. Que, ¿Habeis comprendido ya lo paciente que era Jesucristo?
    Y dice uno que estaba en primera fila:
    - Joer, para paciente el Getsemani, que le pisotearon el huerto y no dijo nada.

    Unas sonrisas para que te animes y cantes otra vez ;-)

    ResponderEliminar
  6. Joder que papelito, por lo menos es uno de los primeros personajes bíblicos que reivindicó su espacio de género (me refiero a la Magdalena, el apóstol trece).
    Paloma San Basilio nada a tu lado.
    Besos

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.