martes, 21 de abril de 2009

Mi tristeza...


A veces la tristeza inunda mi alma. No sé por qué, pero es algo que me desgarra, me quita las fuerzas y me siento prisionera de mi cuerpo.
Hay veces en que quisiera volar y este cuerpo me estorba, siento que si no tuviera piel me desbordaría.

Hay veces en que creo que el mundo es demasiado grande y aunque trato de integrarme, se me escapa.

A veces pienso que la vida no me acepta, que fui un error del Universo y que no debería estar aquí.

A veces pienso que me voy y, sin embargo, sigo atrapada en mi cuerpo.
En esos momentos, la tristeza me atenaza el alma.

Maru

4 comentarios:

  1. Puedo decirte que la vida es bella, que los hijos, que el mar, pero sè que de nada sirve cuando una persona està enferma del alma...
    Mediar con la tristeza de la desolaciòn interior no es un juego, muy por el contrario, hace que te sientas exactamente como lo has descrito.... Pero sabes?
    Como sea que tù seas, te quiero mucho amiga....Solo espero que en algùn minuto sientas fuerzas para salir de ese mundo horrible en el que estàs....
    Mil besos mas uno.

    ResponderEliminar
  2. maru..no se que decir...solo fuerza..animo amiga mira qu hay mucha gente que realmente te quiere aunque tu no lo creas o mas bien dicho no te des cuenta pero es asi..
    te mando un monton de cariños..
    clau..

    ResponderEliminar
  3. Nunca podemos ser un error del universo. Todos fuimos creados para desempeñar un papel fundamental...encuéntralo a tu alrededor, en las pequeñas cosas, en tus seres queridos, en tu cotidianidad, en ti misma...búscalo y disfrútalo.
    Un abrazo
    Javi

    ResponderEliminar
  4. Maru, hace tiempo que no pasaba por aqui, pero te entiendo, entiendo eso querer volar y no poder, sentir como si el cuerpo fuera un lastre y el mundo mas bien un martirio. A veces me siento una marioneta... Y la soledad me aturde y me desgarra el pecho.
    NO se porque siempre la tristeza tiene que manipular el mundo.
    Un abrazo muy grande...

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.