domingo, 28 de marzo de 2010

Sigo en movimiento.....


Estoy bastante cansada, había perdido el tranning de Santiago, he visto a mucha gente, ayer fui donde mi padrino y estuve en el día allá, con mis primas, mi sobrinito hermoso Sebastián, y fuimos a ver la casa que arrendó mi prima para independizarse, y todo fue hermoso, recibí muchos regalitos de cumpleaños, y además vi a mis tías, a quienes no veía desde que me fui. Gracias tíos y primas por todo.

Después me junté con mi mejor amigo Mr. G y fuimos a comer, y comimos como energúmenos, mariscos, mmmm, me encantó... les pongo fotitos para que se pongan verdes, jajajaaa.
El restaurante se llama Ocean Pacific, y es maravilloso, hay un señor vestido de capitán de barco, así tipo el señor Smith del Titanic, que te dice "bienvenidos a bordo", todo está ambientado como barco y con cosas marinas, es maravillosa la decoración y es como museo, tiene muchos salones con diferentes cosas marinas, escafandras, anclas, uniformes, cosas antiguas, todo precioso. Los huesos que se ven arriba atraviesa todo ese salón y es una columna de ballena, no me pregunten si es de verdad o no, pero se ve impresionante.
Y los garzones todos vestidos de marinos, las chilenas tienen que ir algún día, queda en Cumming con Agustinas, por ahí.

Y así, sigo, he visto a mis hermosas hijas, me he acostado tarde, ¡tanto que conversar!, hablo todos los días con mi costilla por teléfono, y ya tengo la semana planificada. Así que me voy a ir contenta
y feliz y arrancaré del calor que no me ha gustado mucho...
Maru

3 comentarios:

  1. Me alegra mucho Maru que estés feliz. Disfruta mucho de cada cosa que eso hace muy bien. Que tengas una buena semana.

    ResponderEliminar
  2. Lástima que Barcelona queda un poquito lejos de Santiago, si no me vendria ya!! Me alegra leerte feliz!!

    Besitos.

    Mercè Nadal

    ResponderEliminar
  3. estoy feliz de que hayas conocido mi casa...vieras como está ahora primita....estoy feliz, está re linda
    te quiero y no te demores mucho en volver que se te extraña mil

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.