martes, 9 de agosto de 2011

Sin adornos....


Estaba ahí a la deriva, muy herida tras ese naufragio, no olvido que en ese viaje dejé todo de mí.
Miraba  desesperada por asirme a lo que fuera para no ahogarme, pues me quedaba mucho por hacer aún...
... y apareció aquel botecito,
se veía tan frágil como yo me sentía,
subestimé... me llevó a tierra firme.

Sin adornos.... sólo eso
Maru

5 comentarios:

  1. Me gustó lo que escibiste. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. me dio nostalgia...muy lindo Maru!
    un beso!

    ResponderEliminar
  3. Para que más adornos, lo has descrito de maravilla, que sigas siendo feliz, muchos besos, Lulú querida.

    ResponderEliminar
  4. A veces, las cosas más sencillas, son las que valen y responden y los adornos incluso sobran y molestan.
    Nury (Bcn)

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.