jueves, 17 de noviembre de 2011

La felicidad, mi felicidad...

Me ha dado por reflexionar sobre mi vida y lo feliz o infeliz que he sido.  Antes pensaba que mi felicidad dependía de otros, que eran destellos que me encandilaban,y, sin embargo,cuando trataba de recordarlos, no me acordaba de ninguno.  Y me conformaba con eso, pensaba que lo que estaba viviendo era lo que me tocó y no podía reclamarle a nadie. 
¿Y por qué si sentía todo eso sentía que mi corazón agonizaba?  Muchos me decían "pero si lo tienes todo Maru", pero el todo, a pesar de ser una insignificante palabra de cuatro letras, tiene miles de significados diferentes.  Lo que puede ser todo para mí, puede que para otro no lo sea. 
Ahora, a la distancia y con la madurez que he ido obteniendo, tengo la claridad de los momentos felices que viví. Pero cuando te sientes infeliz metes todo en un mismo saco y te olvidas que sí tuviste momentos felices, y muchos.
A veces tomar una decisión, la que sea, te cambia la vida y  nos hace recuperar la confianza en nosotros mismos. 
Hay tema para rato, y es emocionante pensar que los seres humanos  diferimos de otros, que tenemos tema, evolucionamos, nos comunicamos, tenemos opinión y no nos avergüenza decirla, recuperamos la capacidad de asombro, la cualidad de amar, de confiar, de reír, de sentirnos atractivos, de ser uno mismo y no fundirnos en otro.  No desaparecernos y hacernos invisibles aunque haya mucha gente alrededor. 
¿Has sentido alguna vez la sensación de que eres invisible?  ¿de que no te ven?, ¿de que, aun sabiendo que te quieren, no logras sentirlo?  Yo sí, muchas veces.
"Maru, cállate un rato!"  Está bien, me callo.
Pero les diré qué es la felicidad para mí en estos momentos:  mmmm, buena pregunta.  Es un estado de conciencia permanente de que lo que hago, cada cosa, hasta la más mínima me hace plenamente feliz y que cada tanto se ve afectada por alguna nube descolorida que tapa el sol y que parece que va a permanecer mucho tiempo; pero no, se desvanece.  Lo mejor de todo es que se desvanece.
Maru

6 comentarios:

  1. muy bien Maru. me encanto todo esto que escribiste. y para que veas que lo leí todo, me quedo con lo ultimo que escribiste. por que tienes toda la razón. las nubes. solo son eso. nubes, que gracias a Dios siempre se desvanecen y dan paso a la hermosa luz del sol. que sea esa luz la que te haga florecer cada día mi maru linda. disfruta la vida al máximo. somos muchos los que queremos verte contenta.
    antes que se me olvide, necesito tu nombre y dirección para hacerte llegar un saludo de navidad. mi correo es:
    viesmart@hotmail.com
    te cuidas mucho mi niña. abracitos para ti. Lulu :O)

    ResponderEliminar
  2. sos muy buena para escribir, sabes? mi felicidad si depende de alguien más pero no es una persona es un ser divino, mi felicidad de pende de Dios, y esa felicidad la comparto con mis seres queridos.

    ResponderEliminar
  3. HOla MAru, la verdad he leído detenidamente lo que has escrito, y como lei en los comentarios, con los cuales estoy de acuerdo (con ambos), debemos tomarlos como nubes o si quieres, nubarrones, pero todo pasa.... aunque, si uno lo queire complicar, puede decir que la felicidad tambien pasa, peor no creo que eso sea del todo exacto.- Yo, a diario, veo la felicidad en la salud de mi familia, en la union familiar (a pesar de pequeños chisporroteos) y del diario vivr, con sus cosas buenas y no tanto.- Asique me depido, deseando, que vuelvas ahondar en el tema en otra entrada, me ha gustado mucho leer ésto.- Muchos cariños!!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Maru, una gran entrada a la que deberíamos dedicarle más tiempo, y sobre todo reflexionar.
    Cariño, que nada tape tu sol, que nadie ensombrezca tu felicidad y que aunque parezca efímera, la vives, disfruta de ella e intenta retener en tu corazón solo esos momentos.
    Feliz fin de semana.
    Un beso y mi cariño para ti.

    ResponderEliminar
  5. Tambien creoq ue la felicidad es un estado de apertura que tenemos hacia lo que nos rodea, cuando apreciamos la belleza de lo que nos rodea, o la gente que se juega por nosotros, etc, podemos sentir felicidad.
    Otra vez, APERTURA, dije, solo estando abiertos podemos apreciar las cosas buenas y ponernos felices.

    ResponderEliminar
  6. Hola Maru, has tocado la pregunta muy difícil y ha escrito muy bien. Para mí la felicidad es cuando al lado los que quiero y puedo ocuparse que me gusta) Un beso

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.