martes, 22 de mayo de 2012

Las cosas que no hacemos




Me gusta que no hagamos las cosas que no hacemos.  Me gustan nuestros planes al despertar, cuando el día se sube a la cama como un gato de luz, y que no realizamos porque nos levantamos tarde por haberlos imaginado tanto.  Me gusta la cosquilla que insinúan en nuestros músculos los ejercicios que enumeramos sin practicar, los gimnasios a los que nunca vamos, los hábitos saludables que invocamos como si, deseándolos, su resplandor nos alcanzase.
Me gustan las guías de viaje que hojeas con esa atención que tanto te admiro, y cuyos monumentos, calles y museos no llegamos a pisar, fascinados frente a un café con leche.  Me gustan los restaurantes a los que no acudimos, las luces de sus velas, el sabor por venir de sus platos.  Me gusta cómo queda nuestra casa cuando la describimos con reformas, sus sorprendentes muebles, su ausencia de paredes, sus colores atrevidos.
 Me gustan las lenguas que quisiéramos hablar y soñamos con aprender el año próximo, mientras nos sonreímos bajo la ducha.  Escucho de tus labios esos dulces idiomas hipotéticos, sus palabras me llenan de razones.  Me gustan todos los propósitos, declarados o secretos, que incumplimos juntos.  Eso es lo que prefiero de compartir la vida.  La maravilla abierta en otra parte.  Las cosas que no hacemos.

2 comentarios:

  1. Que romántico escrito.... asi nos vuela la imaginación y nos embargan las emociones cuando imaginamos lo que queremos pero jamás concretamos jaja.
    Un beso, no puedo aplicarmi cuenta google porque olvidéla contraseña jiji.
    Beronnikka

    ResponderEliminar
  2. Es genial tener miles de cosas por hacer ..¿no? Es lo que pone ilusión en nuestras vidas...y alguna que otra sonrisa ;) Besos Giovi

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.