domingo, 29 de noviembre de 2015

Y llega diciembre

Y llegó diciembre y se va un año más, un año lleno de alegrías y tristezas infinitas, de salud y de achaques, de amor, de nostalgia y lejanía por mi familia, de visitas felices de mis hijas, en fin, de tantas cosas que se van archivando en nuestra memoria de vida.
Y, comprenderán que muchas ganas de Navidad no tengo, y, aunque nunca me ha gustado celebrar la Navidad con todo su consumismo y sus "obligaciones", siempre hago un gesto mínimo, más por Robin que por mí.
Este año he pensado hacer algo pequeño en rosa y plata.  No sé por qué, sólo se me ocurrió.  Todavía no sé qué haré, pero estoy reuniendo cositas.


Como la otra vez me dediqué a limpiar mis dedales, y ahora me tocó ordenarlos de nuevo en sus vitrinas.  Vinieron unos sobrinos y trataron de contarlos y por lo bajo, hay más de 500.



Y por lo demás, sólo desearles que este mes que empieza pronto sea dichoso, que se lo tomen con calma sobre el tema consumismo, compren regalos a artesanos, a gente que hace cosas hermosas con sus manos, que son únicas e invaluables.
Nos veremos en un nuevo post pronto.
Un beso
Maru


2 comentarios:

  1. Maru, me gusta que escribas, A veces triste, pero no todo resulta como una desea.
    Felicitaciones por tus trabajos. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Maru rulosa bella, a ver cuando nos muestras que hiciste con tu decoracion color rosa, muestra muestra, se despide... Piosa

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.