jueves, 28 de febrero de 2013

¿Qué se hace con los recuerdos?



Me hago esta pregunta porque muy pocos tienen un sólo amor en toda su vida.  Y cada amor, cada relación, va dejando sus huellas y recuerdos.  
Mi pregunta ha sido siempre: si una relación se termina y se empieza otra, ¿qué se hace con los recuerdos físicos del antiguo amor?  ¿Hay que deshacerse de ellos? Yo tengo cartas, correos y fotos, de amores o que casi fueron amores, o que lo fueron pero no resultaron y recuerdo que cuando me casé, destruí todo lo que tenía de pololos que tuve en mi adolescencia (no muchos, nunca fui muy polola, más me gustaba tener amigos), pero lo hice por un motivo especial que no narraré aquí, pero después me se terminó mi vida de casada y tuve otro amor por muchos años y también acumulé cartas, tarjetas, etc.  También esos recuerdos fueron destruidos.  Tengo algunas fotos porque salen mis hijas y me da no sé qué destruirlas, pero el resto se fue con los recuerdos.
  
Ahora me casé hace casi tres meses y tengo un diario de vida donde desahogué mi corazón durante años.  Enamorada o no, pero escribía.  También tengo correos en el computador  de un admirador que quiso ser parte de mi vida pero yo no lo quise, fotos de otro "posible" que tampoco fue. Y más correos de uno que podría haber sido, pero al final tampoco fue.  Está claro que tenía que llegar Robin a mi vida para quedarse.
¿Qué debo hacer con esos recuerdos? ¿borrarlos? ¿destruir mis escritos sobre mis sentimientos antes de reencontrarme con Robin?  
Ya sé que hay que cerrar círculos, si ya fue, chao, si nunca fue, chao también.  
Pero a veces no es tan fácil.  Yo casi no tengo nada, pero conozco gente, sobre todo mujeres, que guardan todo, desde su primer amor, es increíble la cantidad de cosas que llegan a tener. 
¿Y qué pasa con su actual pareja?  ¿es una falta de respeto hacia ella?  ¿hay que mantenerlos en secreto? 
Mi opción es destruir, pero no dejo de pensar si es justo.  
Tal vez lo sea, tal vez no.  A veces pienso que cuando sea viejita tal vez tendría ganas de rememorar esos tiempos y a esas personas, pero, ¿realmente tendría ganas? la verdad lo dudo.  Tal vez es el último amor, y no el  primero el que se deba recordar para siempre.
¿Qué opinan ustedes?

Maru

3 comentarios:

  1. igual es bonito tener recuerdos y si a tí y a Robin no le molesta que tú tengas "esos recuerdos", yo me los dejaría ... un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es la primera vez que entro a tu blog y me pareció que abrias la puerta de tu casa, muy acogedor, lleno de anécdotas, preguntas y respuestas encontradas por ahí...lo de la fibromialgia me dijeron que no es poca cosa, así que ya te estoy enviando buena energía para que recuperes algo de la perdida. Los recuerdos, recuerdos son..de todo se sacan experiencias buenas y otras malas..cada uno guarda lo que no se animó a tirar, igualmente el corazón tienen guardado con siete cerrojos todo! así que no te preocupes si los tiras...relájate.
    Espero tengas una maravillosa semana y buena vida para vos y tu esposo.

    ResponderEliminar
  3. Los textos que TU hayas escrito, el diario, los mails... los tuyos... yo no los destruiría. NO son recuerdos de... sino parte de tí, lo que tu has sido o sentido en algún momento.
    Lo que ellos te pudieron enviar, o las fotos que puedas tener, los recuerdos... yo no los guardaría, pero sobre todo porque no me dirían nada. Fueron parte de tí en el pasado, pero seguro que ahora no te dicen nada...

    Y cuando seas viejita creo que te hará ilusión leer lo que TU escribiste, porque eso eras y fuiste TU. Pero lo que te escribieron... no creo, no sé... yo lo veo así.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.