domingo, 9 de marzo de 2014

Y después de....

Y después de mi cumpleaños, de recibir lindos regalitos que muestro, volvemos a la realidad.  
Los tortolitos en El Bunker
 El "pequeño" sandwich con chirimoya colada sin alcohol
 Zampándome el rico sandwich nativo
 Con mi prima y una de mis sobrinas.  También estaba mi hija, pero no le gusta salir en las fotos.
 Lo que queda de torta, con un calzón roto de allegado
 Las lindas rosas que me trajo mi maridín
 Mis nuevos tutos caramelos
 Mmm, un rico turrón

También recibí muchos dedales para mi colección, yupiii.
Y he estado pensando en que tengo deseos de volver a bordar; no lo prometo, pero lo estoy pensando.  Es algo que dejé de hacer cuando me enfermé y me tiritaban las manos, pero creo que ahora estoy en condiciones de retomarlo.  Lo intentaré.
También tengo que ir a Santiago a ver a mamá que sigue enfermita. Voy a ir a acompañarla y a ayudarle con las labores domésticas porque no han encontrado una persona que vaya a hacer aseo y lo que se necesita en una casa.





¡Estoy a un seguidor para llegar a los 300! ¿Quién será?  Vamos a ver.  
Muchas gracias a mis nuevos seguidores, es algo que me hace muy feliz.
Hasta otra.
Maru

6 comentarios:

  1. Happy Birthday I love your thimbles and it looks like you had a great time. I looked after my Mom too you are a good daughter. B

    ResponderEliminar
  2. Feliz cumple!! espero que lo hayas pasado super bien.
    Por cierto, hermosa colección de dedales
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Happy birthday from Follower #300 (yes, a day late) :) It is wonderful you can visit your Mom, Maru... many special services can only be done by a loving daughter :)

    ResponderEliminar
  4. Happy Birthday! Feliz Cumpleanos I think I got that right?!

    Leann

    ResponderEliminar
  5. que lindos todos tus obsequios¡¡¡ Un abrazo Maru y que el frío que cuentas en tu última entrada, no te haga tanto daño físico

    ResponderEliminar
  6. Bonito todo, los dedales son divinos, soy adicta, xdxd

    abrazo

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.