domingo, 13 de enero de 2008

De compras....




Hoy me vi en la obligación de ir a comprar un teléfono nuevo. Hace un par de semanas me venían reclamando que mi teléfono (el fijo) se escuchaba cortado, y al final nadie me entendía nada.
Así que fui al mall. Debo confesar que no me gustan los mall... me molesta ver que las familias los han tomado como EL paseo del fin de semana, dejar el encierro de la casa para ir a encerrarse a un mall, y más encima se endeudan porque también sacan a pasear al dinero plástico.
Al final compré el teléfono y por el mismo precio, me traje uno inalámbrico y uno con cable... súper, el inalámbrico para que pololeen las niñas (no sé por qué se tienen que esconder) y el otro para mi dormitorio.

Y por supuesto no se puede ir sólo a comprar una cosa, así que aproveché de comprar otro par de cosas. Unos regalitos que necesitaba, y me acordé que nos vamos al extremo sur de Chile, donde hace muuuucho frío, así que compré unas gruesas calcetas de lana para las 3, bloqueador porque aunque haga frío la capa de ozono está más peligrosa en esa zona que en cualquier otra en el mundo.
Y pasé a un hipersupermercado que hay ahí y compré comida... yo creo que esta casa es la única donde no hay comida porque se come poco, jajaja.. o porque como comemos tan diferente es todo un show la cocina a la hora de comida, más parece cocina de hotel, por acá se cocina una cosa para Susi, por acá otra para Melissa, y yo, bueno, yo como lo que sea, me da lo mismo, la comida no es tan importante, salvo que me ofrezcan mariscos, claro....
Bueno, debo confesar que me compré un chocolate con almendras... pecado, pecado, pero.... ¿qué es la vida sin chocolate?

Maru

1 comentario:

  1. Hola!!
    Pasaba a saludarte.... parece que es el calor o no sé la coincidencia, pero yo también me "tengo" que comprar un teléfono. Y ví uno como el que relatas, en Homecenter, a ver si coincidimos en el modelito,jajaja.

    Sobre el chocolate... somos dos locas por ese maldito y sabroso trozo de pecado!!!

    Cariños,

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.