jueves, 5 de junio de 2008

El adiós era inevitable....


Se siente en el aire, en el respirar
es inminente el final de la batalla,
ni ganadores ni vencidos,
los corazones se niegan a dejar de latir,
y se desgarran en la separación.
Años al mismo compás
pero sólo quedan restos arrastrados por el hastío
y miradas que se mezclan con rabia, desdén
y una necesidad imperiosa de un bálsamo de olvido.
Maru

8 comentarios:

  1. No sé por qué, pero esto no me obedece. La primera oración es como yo quise ponerla, pero el resto está más grande y con otra letra y no hay caso que pueda arreglarla.
    ¿algún consejo?

    Saludos
    Maru

    ResponderEliminar
  2. animos maruuuuuuuuu
    besos
    conchisss

    ResponderEliminar
  3. Esas cosas, a veces pasan...
    Tengo algo para ti en mi blog
    ¿Lo recoges?
    gracias guapa
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Los corazones, en ocasiones, se resisten a una reparación...

    Muchos ánimos Maru!

    Besitos guapetona:)

    ResponderEliminar
  5. Prueba a editar la entrada. Seleccionas el texto y pinchas el icono (que es como una goma de borrar) de eliminar formateo. Se te convertirá en texto normal. Tendrás que darle color y características otra vez, pero al menos no tendrás que reescribirlo.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Algun tiempo atras no habia minuto en mi dia que mi mente no estuviera invadida de reflexiones como esta, salia a correr por las tardes en el desesperado intento de alcansar un cansancio fisico que mi permitiera dormir almenos un poco, pero aun alli no habia piedad las gotas de sudor se mezclaban con las lagrimas incontrolables que se habian hecho ya una rutina. Hoy recuerdo esos momentos con tristeza, pero tambien agradecida por la experiencia, que me ha permitido aprender tanto de mi misma de quanto mas fuerte y inquebrantable soy en realidad, mucho mas de lo que yo pensava. Entender que el miedo puede paralizar la enorme fuerza que esta adento de cada uno de nosotros. Ahora se que nada viene para queadarse y que retener algo, bueno o malo que sea es solo una nuestra desicion.
    Vima

    ResponderEliminar
  7. Yo no quiero decir ADIOS, sere muy aferrada?

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.