viernes, 5 de septiembre de 2008

Shhh, no le vayan a decir....



Ayer tenía control con la psiquiatra. Me llamó la atención que no me llamaran para confirmar la hora (siempre lo hacen). Así es que llamé yo. Y bueno, aparte de que no estaba anotada mi hora, me habían dado con otra doctora para el 3 de octubre; y resulta que mi doc no está atendiendo porque tiene a su hijo muy enfermo (deseo de todo corazón que todo salga bien). No es la primera vez que deja de atender por lo mismo, así que el tema debe ser grave, pero claro, una no anda preguntando ni pasando por copuchenta. Pero de verdad le deseo lo mejor. Y.... como se me acaban los medicamentos y no los puedo sacar sin las recetas respectivas, me dieron como solución otro psiquiatra hoy, en la consulta donde atiende mi psicóloga (tú tampoco digas nada eh?), y acepté. Así que hoy partí sin saber con quién me iba a encontrar.
Y me llevé una agradable sorpresa. El psiquiatra me gustó bastante, contestó mis preguntas, no estaba apurado, o sea, lo noté como una persona con la cual se puede interactuar más que con mi doc....

Resumiendo, me gustó más que mi doc, ya, para qué voy a negarlo... me sentí más cómoda y estoy pensando seriamente en seguir con él... voy a pedirle consejo a mi psicóloga el 12, jiji.
Cuando le dije que me sentía como perdida en el mundo, me dijo algo que me dejó pensando y creo que dice mucho: "no te olvides que aunque estés protegida por un paraguas, igual está lloviendo".... claro, tiene razón, aunque esté medicada para estar estable, la enfermedad está aquí igual... y me encontró estresada y eso no lo necesito... y es verdad, estoy estresada, preocupada y eso supongo que me hace no estar al 100%.
En fin, tengo un mes para decidirme sobre si quedarme con mi doc o con este doc....

Pero como dijo Scarlett O´Hara.... lo pensaré mañana (o algo así).

Maru

7 comentarios:

  1. Querida Maru:
    Tambièn hubo un tiempo en que conocì muchos siquiatras, tratando de salir de ese oscuro tunel en que me encontraba , ha pasasdo tiempo de eso y aùn se me oscurece el camino.
    Lo importante aquì eres tù , nadie mas que tù y debes quedarte con quien te sientas mas cercana , con quien tengas mas empatìa.
    sabia frase respecto al paraguas , aunque uno lo tenga y se proteja la lluvia sigue allì cayendo sobre uno .
    Todos nos sentimos " perdidos en este mundo "que a veces es tan despiadado y cruel , pero tambien esta lleno de momentos bellos , la tarea es descubrirlos.
    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Te tienes que atender con quien te sientas más cómoda. En ese caso sólo tienes que pensar en tí. Yo también voy a terapia y a veces te dicen frases que te dejan pensando. Pensalo con calma y mucha suerte. Besos

    ResponderEliminar
  3. Seguro que lo que elijas será lo más apropiado para tí...
    Un beso y feliz finde...
    MJ

    ResponderEliminar
  4. Siempre hay una luz al fondo del túnel.

    Dime como van tus cosas.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. HOla... COmo estas? Por tus lineas da la impresion que a pesar del estres estas animada y eso me alegra mucho...
    Eso del paraguas es cierto... que sabia tu sicologa.
    Eso del siquiatra, pienso que uno de debe quedar con el profesional que te haga sentir comoda.

    Un abrazo...
    Soledad

    ResponderEliminar
  6. Deja que sea tu instinto quien decida.

    Hola, Maru, no te estreses, la vida son cuatro días, y trata siempre de ver todo lo que tienes y cuanto lucharías por conseguirlo si no lo tuvieras. No sólo lo que no tienes o lo que te hace infeliz.

    Si vienes por Barcelona otra vez, ni se te ocurra pasar de mí. No echaremos unas risas frente al mar.

    Un abrazo, Maru

    ResponderEliminar
  7. hola amiga, yo tambien pase por varios médicos, incluso hasta tuve cargo de conciencia cuando abandome el que me atendía, pero un día porque este falló me atendio otra y super genial incluso ella me mando al sicologo el otro era la raja pero lo único que hacia era llenarme de medicamentos , asi que como digo... todo es por algo, nada por casualidad, besitos.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.