martes, 30 de junio de 2009

María.....

María soy, lo confieso
aquella virgen agónica en el deseo
aureola proyectada de tierra
luminosidad quejumbrosa
barrida por el polvo envejecido.

María suelo llamarme
confusa, mañana, noches nuevas
tan común como tantas otras
y esas que esperan a llamarse
María como la suprema mujer
frialdad y movimientos bruscos
abiertamente mojada
entera bajo las órdenes del padre
como aquel que sigue
queriendo la ajena eternidad.

Maru

2 comentarios:

  1. Que hermoso poema,lindo de verdad.
    Te dejé algo en mi blog .
    Cariños

    ResponderEliminar
  2. agradable leer algo tan lindo a la mitad de el día, cariños.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.