jueves, 5 de julio de 2012

Inés


Inés

Cuando Max dejó a Inés, lo hizo de la peor forma posible: en el metro.  “Es que esto no nos lleva a nada” ¿sabes?,  “lo he estado pensando y no estoy preparado para casarme todavía" ¿sabes?, “quiero viajar, ver el mundo”  ¿sabes?  “No quiero convertirme en otro Raúl, el de la oficina, que siempre está con una cara de dos metros y su mujer jodiéndolo todo el día por teléfono . Que pasa a comprar esto, que Raulito lo otro, que Rosita necesita zapatos nuevos”.  “No quiero eso para  mí” ¿sabes? “Y tampoco para ti Inés”¿sabes?.  “No estamos preparados para llevar esta relación más lejos” ¿sabes?  “Vamos a terminar odiándonos” ¿sabes?  “Mejor tú haces tu vida y yo la mía y los dos felices” ¿sabes?  “Pero igual podemos quedar como amigos” ¿sabes?  “No hace falta ni vernos, para eso está el computador que todo lo acerca” ¿sabes?  “Así no perdemos el contacto” ¿sabes?.
Inés está rígida, aprieta el fierro con toda la fuerza de su mano, tanto, que creía que cuando se bajara lo haría con el fierro en la mano. A duras penas lograba contener las lágrimas.  Estaba contrita, no podía creer que Max le hiciera esto después de tres años de un “gran amor” como a él le gustaba llamarlo.  ¡Y en el metro! ¡Ella le había dado todo, ¡todo!  Tres años de su vida para que la desechen en un lleno, maloliente y sucio carro del metro. 
 Una lección que aprender:
  
Da, da mucho; pero siempre guarda algo para ti...... ¿sabes?.
Maru

3 comentarios:

  1. Esas situaciones son más frecuentes de lo que uno supone. Una pena haber perdido el tiempo. O quizás sirva como experiencia

    ResponderEliminar
  2. Nunca pierdes el tiempo, siempre se aprende algo. gracias Maru por dejarnos aprender a través de la experiencia de otros. UN BESO AMIGA. Carmen

    ResponderEliminar
  3. Cuando te embarcas en algo hay que hacerlo hasta el fondo y con todas las consecuencias, da porque confortas a los demás y a ti misma y recibe, aunque no te lo den siempre tienes algo bello que atesorar de cualquier situación, piensa en lo bueno, desehecha lo malo y sobre todo y por todo disfruta, eso no te lo puede quitar nadie.
    Besotes.
    Rosa rosae

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.