viernes, 27 de enero de 2017

Mi país se quema

No me importa quién paga el avión, ni que el agua que va a pagar Luksic sea un lavado de imagen. No me importa de dónde venga la ayuda, si de Rusia, Colombia, Surimán o los extraterrestres. Lo importante es que llegue. No me importa quién tenga la culpa, el gobierno, la oposición, los mapuches, los mineros o los de la feria... el asunto es que esto se acabe de una vez. 
Que se pueda ayudar a los damnificados, que se pueda atender a los heridos, tanto humanos como animales y que de una vez por todas se dejen de culpar unos a otros y todos nos unamos para salvar a nuestro país que hierve.
¡A usar las neuronas en lo que realmente se necesita!





Sí, Chile se quema, estamos invadidos de llamas, humo y cenizas.  Lo peor, es que gran parte de ellos son intencionales.  Van más de 200.000 hectáreas quemadas, ya desapareció un pueblo.  Han muerto varios bomberos y policías.  Ni hablemos de los animalitos que han quedado atrapados por las llamas. ¡Que esto se acabe por favor!
Saludos tristes
Maru

2 comentarios:

  1. He oído las noticias, pero no pensé que fuera tan importante, te mando mi cariño

    ResponderEliminar
  2. un aplauso por la realidad de tu texto

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.