lunes, 7 de abril de 2008

Fui por lana....

Y salí trasquilada....
Hoy fue la primera sesión de Susi con el quiropráctico, sonaron huesos que para qué les digo, pero no sufrió casi nada mi niña. El médico la recompensó con una sesión de masoterapia, con una niña que estaba haciendo la práctica.
Mientras eso pasaba, el médico me hablaba a mí, y de repente me hace parar y me dice que yo tengo un tremendo problema también en la columna... jaaj, tengo mi hombro izquierdo más alto que el derecho y tengo un "huevo" en el cuello, debajo de la nuca.
Así que parece que va a ser 2 x 1 el tema...
Después fuimos con Susi a comprar detergente que ya no tenía y yo como buena pajarona que soy, me perdí, me pasé, uffff, fue una odisea llegar, y eso que íbamos a una avenida principal.
Pero bueno, así soy yo, es lo que hay, jajaja
Maru

6 comentarios:

  1. jujujuju...q buena foto...yo he ido al quiropráctico....y la sonajera de huesos me da nervio!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. ay prima
    que no te falte no
    pero bueno, ya lo hablamos durante 1 hora de sesiòn telefónica.....jajajaja, así es que ya sabes lo que pienso...
    quedaron listos los folletos así es que a repartir mañana
    besios miles...

    ResponderEliminar
  3. Que rico un masaje, se antoja jajajaja, lo malo es como dices cuando los huesitos no estàn donde deben..

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. No dejes esos pequeños problemillas oseos, con el tiempo son los que determinan nuestra calidad de vida. Te lo digo por experiencia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Osea tambien te va a tocar sonadera de huesos, yo paso, sabes a mi desde pequeña me detectaron esos problemas y tuve que usar muchos aparatos ortopedicos, en columna y piernas, y tengo PROHIBIDO los quiropracticos y masajes que truenen huesitos, los unikos que me permiten son los musculares.

    Asi que por recomendacion checa primero tu nivel de calcio en tus huesos antes de acudir al quiropractico, para que realmente sea benefico el tratamiento.

    ResponderEliminar
  6. Hola Maru, solo una vez estuve yendo a una buena estirada de huesos, no recuerdo como se llamaba la técnica pero te hacían algo en el cuello y con eso se acomodaba la columna vertebral, se sentía muy rico pero ya no pude seguir. Pasé rapidito a leerte y mandarte besos.

    GRISEL

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.