jueves, 15 de enero de 2009

2 3 años...



Hace 23 años llegaste a mi vida para quedarte. Ahora te miro y veo que mi niña creció, maduró y pudo superar las pruebas que le puso la vida.
Hija, nunca he dejado de quererte ni de desear lo mejor del mundo para ti,
aunque a veces soné dura, antipática y hasta cruel.
Ahora me alegro, porque eres una mujer admirable, sana,
buena, con valores y principios que no todos tienen hoy.
Espero que la vida sea un prado verde donde plantes tus flores,
donde puedas sentarte a descansar y meditar, donde puedas resolver cómo caminarás el camino que tienes por delante, y lo mejor de la vida y del amor lleguen a ti como rocío.
Te amo mucho mi niña, sé feliz....
Mamá

2 comentarios:

  1. Toda la felicidad del mundo para tu bebita (aunque pase el tiempo siguen siendo nuestras bebes), y que se cumplan los deseos de mamá, como quisieramos que nuestros hijos no sufrieran, pero como no es posible aislarlos del dolor, solo nos resta rezar para que Dios siempre los ilunime y guie sus pasos dándoles fuerza y sabiduria para enfrentar los obstáculos, es el unico modo de crecer... golpe que no mata te hace mas fuerte, decia mi abuela con la sabiduria de la gente simple y buena...que verdad no? un abrazo amiga, espero verte el sabado

    ResponderEliminar
  2. Maru amiga muchas Felicidades para tu chica, no nos damos cuenta casi de lo deprisa que pasa el tiempo ¿verdad?A mi me ocurre con Sandra igual.
    Besos y cuidate amiga
    Paloma

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.