miércoles, 7 de julio de 2010


Un somero recuerdo de su pelo entre mis dedos
Un resabio en mis labios del sabor de su boca

Una idea fugaz del peso de su cuerpo

Una imagen guardada del gusto de su piel

La memoria insconstante de súplicas por altos

A la acción de mi vida danzando con la suya.


Tengo ganas invariables de encontrarlo esta noche

Y despertar mañana disgregados en formas

Que no hablen de nada más

Que de este amor que repleta las almas.


¡Vaya esa palabra tan inoportuna!

Como el acto mismo... como el fin soñado

Venga usted ahora, aunque sea en quimera

Congracie a esta sombra que soy en su ausencia.


¡Cúbrame de vida!

Názcame los mares de blancas espumas
¡Quédese a mi lado!

7 comentarios:

  1. Hola Maru.
    Pase a saludarte y desear que estes muy bien.
    Besitos desde mi calentito Iquique

    ResponderEliminar
  2. Hola Maru.
    Gracias por tu visita.
    En la entrada anterior te hablaba de carta pesta, es una tecnica imitacion cuero que es esa que le enseñan a los niños en el colegio: pegar pedacitos de papel craf.
    Yo uso pasta muro Tajamar A-1 es acrilica y mucho mejor que la comun tambien la venden en home center-sodimac.
    Los zapatitos son miniaturas de biscocho, es un yeso de mejor calidad, con resina y mas livianito.¿ te animas a hacer unos?
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Ahhh, gracias. ¿Esa pasta se ocmpra o la hace uno? me reviero a la de papael picado. La otra la compraré.

    Me animo a hacer los zapatitos, pero aquí no hay. me gustan unos que hay como zuecos que he visto, pero aquí imposible encontrar nada, grrrrr


    Muchas gracias
    besitos

    ResponderEliminar
  4. Hermoso, (El recuerdo no es de Robin, porque no tiene pelo, tal vez del Robin de 27 años atrás, el de la historia que tubieron)

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, lo más probable, tenía el pelo ruuubio y "normal" y hasta era flaco, jajajjaa

    ResponderEliminar
  6. Maru unas palabras muy bonitas, gracias por compartirlas, bsosss

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.