lunes, 12 de julio de 2010

A veces...


A veces pasan cosas que no esperamos.
Más bien, siempre pasan cosas que no esperamos.

No, todo el tiempo pasan cosas que no esperamos.


Pero a veces, sólo a veces,
esperamos que algo no pase,

pero.... pasa.


Y todo depende de cómo lo tomemos, cómo lo absorbamos
...
no, absorbamos no es la mejor palabra en este caso.


Pudo ser un drama, o un motivo de risa.

En realidad me lo tomé como suelo:

nada, sin rabia, sin pena, sin risa, sin vergüenza,
sin drama, sin importancia.


Y estoy sorprendida,
sorprendida de mí misma.
¿He perdido la capacidad de asombrarme?


Era para más, y nada, no sentí nada.

Mejor no pienso,
en mis males hallo mis bienes.
Maru

3 comentarios:

  1. Hola Maru, yo no soy demasiado optimista, aunque a veces hago verdaderos esfuerzos por serlo, en ocasiones lo consigo, y aunque no dure demasiado, merece la pena el esfuerzo.
    Una vez escuché a alguien decir que de cualquier situación, incluso la más terrible, puede sacarse algo positivo, me hizo pensar mucho y creo que es cierto, al menos es bueno intentar buscarlo.
    Voy a seguir un ratito más contigo.
    Te deseo todo lo mejor, un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Hola Maru.
    Encantada te ayudo, si tienes correo enviamelo a rosanamarin@gmail.com y te envio fotos del paso a paso porque por este medio no se puede, de lo contrario te expico lo mejor que pueda por aqui.
    ¿puedes conseguir alla, o tienes gesso?
    Besitos.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.