viernes, 13 de julio de 2007

Cuando el hambre acecha....


¿Les ha pasado que de repente tienen tanta hambre que piensan que serían capaces de comerse una vaca, una olla de tallarines o 5 enormes sanguches? Bueno, ayer tenía tanta hambre que llegué a mi casa y me comí dos huevos revueltos con queso y después llegaron los pololos de mis hijas y Melissa hizo una olla de tallarines con salsa y champiñones. Y me comí un tremendo plato. Y lo mejor de todo: no me sentí culpable... me acosté feliz y con la panza llena, jajaja
Maru

2 comentarios:

  1. el otro día eramos 3 y pedimos una torta para 6 personas coon un capuchinno doble para cada una, con doble crema chantilly
    el ombligo se me salió
    pero fuí feliz
    y eso es lo que importa
    jejejejejeje
    ahhh.....y no es necesario tener tanta hambre
    jejejejeje

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja!!!! me encanto tu post!!! bien por tiii maru!!!! es rico eso de comer sin sentir culpa!!!...VAYA QUE SIEMPRE TENEMOS QUE ESTAR CUIDANDO LO QUE COMEMOS????
    A mi.....seguidito me atacan esos deseos de comer como loquita jajaja y??? ps....me doy mis gustillos jajajajajaja y opino igual que "faby...algunas veces sin tener tanta hambre, solo el deseo de comer...ooouuuppssss!!!! pena ajena!!!!! jajajajajajaja

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.