martes, 1 de julio de 2008

Jugamos...


Una vez más abro la puerta para entrar, para no callar, para no dejar las cosas en la nada o escritas en el viento... para que lo triste o encantado no se quede en el silencio. Tengo la intuición de que debes estar atormentado, anque en realidad, tu estado es para mí un misterio. Tanto soñarte y añortarte, algo que no se explica con palabras; desvarié, UFF, sí, lo hice y ahora tú eres ese lugar donde estallan mis miedos. Esta herida no se cura dejando pasar agua debajo del puente, no es la forma en que regresan las sonrisas y mis pupilas dejan de llorar. No condeno tus actitudes, pero mantuve mis promesas y te esperé; tal vez no como hubieses querido, pero lo hice. No te estoy pidiendo que me ames, sólo te pido que dejes de ser para mí un fantasma y me definas, lo necesito. No voy a esconder que estoy parada entre el miedo y el dolor. Jugamos muy profundo algo que se debe conservar en un cofre de metal.
Sé que hubo palabras muy profundas, muy tempranas y muy amargas y ya no se puede cambiar lo que hicimos.
Ahora debemos vernos en realidad, gritar la verdad , correr el riesgo de perder, mantener la mirada y poner las cosas en su lugar.
Maru

7 comentarios:

  1. sea quien sea a quien o a quien te refieres, está hermoso primita
    TKM
    mañana te veo lo de hoy ¿ya?
    hoy no tuve tiempo
    TKIM

    ResponderEliminar
  2. La incertidumbre nunca es buena. Es necesario aclarar los sentimientos, para seguir o correr... o caminar juntos...
    Un beso, guapa
    Natacha.

    ResponderEliminar
  3. Nuestros sentimientos no pueden andar todo el día y durante mucho tiempo dando saltos desbocados sin control; necesitan estabilizarse, aunque ello conlleve una pérdida irreparable.
    Espero que encuentres la serenidad pronto.
    Un beso.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.