miércoles, 12 de mayo de 2010

¿Existes?...


Amarte sin confundirme contigo;
escucharte siempre, sin juzgarte;
aceptarte sin condición alguna;
saber acompañarte,
sin invadir tu intimidad;
a veces convencerte,
pero nunca vencerte;
invitarte sin imponerte mi preferencia;
apreciarte sin calificarte:
aprender a corregirte
sin hacerte sentir mal;
ayudarte sin humillarte;
apoyarte sin hacerte minusválido;
poder apartarme de ti
sin sentirme culpable
y que tú puedas alejarte de mí
sin que yo te culpe;
ser yo siempre contigo
y dejarte ser siempre tú,
sin estorbar tu proyecto personal;
aceptar lo que me quieras dar
y poder darte lo que esperas de mí.
Así sin fingimientos,
ni temor ni culpa
podremos caminar juntos
y libres por la vida
hacia la eternidad...

2 comentarios:

  1. Realmente no lo sé Maru, pro supongo que si. Sería cuestión de encontrarlo. Besitos y que estés bien.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.