martes, 11 de mayo de 2010

Rabia, impotencia, dolor...


Me siento impotente, anoche me llama mi madre y me dice que entraron a robar a la casa de mi hermana, estaba mi sobrino mayor solo (22) al cual amarraron y golpearon. No se salvó ni el perrito de los golpes. Eran 4 tipos.

Y luego revisaron toda la casa y se llevaron televisores, equipos de música, notebooks, DVD, dinero y no tengo claro qué más...
Además se llevaron el jeep de mi cuñado... menos mal que lo encontraron en una población de los barrios populares después.

Yo sé que las cosas materiales se recuperan, que debemos agradecer que mi sobrino está bien y no le hicieron nada grave.
Pero, ¿y la impotencia? ¿la rabia al ver que unos parásitos se llevan lo que conseguiste con trabajo y esfuerzo, sin hacerle daño a nadie?
La delincuencia en Santiago ha llegado a límites perversos.

Veremos si este gobierno cumple con la promesa que han hecho todos los gobiernos y pone freno a esta locura.
Grrrr, tengo tanta rabia, mezclada con pena por estar tan lejos, y ganas de patearles el trasero y otras cosas a los cuatro malditos. Espero que los pillen luego.
Maru

5 comentarios:

  1. pucha amiga, que rabia lo que me cuentas.... igual aunque tu sobrino está bien, quedan los recuerdos y esos son difíciles de borrar, a mi hijo chiquito también lo han asaltado y aunque ha pasado cerca de un año aún el siente resentimiento por esa gente... ami me intentaros asaltar dos veces y yo tonta y chora le heche garabatos a uno y al otro lo boté de la bici y lo patié hasta que se me arrancó, después uno de dá cuenta de lo que hace....si los tipos hubieran sido menos cobardes capaz que no lo estuviera contando, pero bueno....
    te mando muchos cariños.

    ResponderEliminar
  2. Cuánto lo siento!
    Comparto tu impotencia... lamentablemente he pasado por situaciones similares y es terrible.
    Lo peor es también esa sensación de inseguridad que te invade.
    Espero que tu familia se recupere pronto y tú, bueno, tranquila ya más no se puede hacer, sólo apoyar.

    Mucha fuerza!

    ResponderEliminar
  3. Te entiendo Maru que tengas tanta bronca. Aquí pasa lo mismo y tenemos que estar agradecidos de que nos dejen con vida. Trta de calmarte y pensar que por suerte están todos bien. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Maru, lamento mucho lo que le pasó a tu hermana, muchísimo. A mi madrina hace varios años le entraron a robar en valdi; vivía sola; y no volvió a salir más que al centro a comprar algo express, vagamente, esporádico. Estaba demaciado apegá a lo material porque era lo único que le conversó tanto tiempo. El resto de la familia era solo visitas, siempre visitas, holachao. Lo material se recupera, tienen que estar tranquilos pero hirviendo; siempre hay que estar hirviendo. Y justicia, siempre. Siempre. Que tipo de justicia, maru, mejor ni me pronuncio. Es cosa de leer el penal pa´llorar un poco, o llorar un poco con el civíl. La cagá. Siento que en el fondo, para que la delincuencia se acabe no es neceserio "cambiar los gobiernos como calzón cagazo" así, siempre cada cuatro años, si lo que necesita cambiar es la gente. La persona es relativa al gobierno, pienso; pero se nutre del ambiente que el gobierno impulsa. Chile de cultura nunca ha tenido mucho( y la que tuvo, fué o sigue, por suerte creciendo). Igual es tan entendible como triste. El chiileno agarró vuelo hace ratitito ya, ahora pa´ que pare; esfuerzo, pero por sobre todo años.
    Un abrazo, que bueno que tu sobrino esté bien dentro de lo posible maru

    abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Tenemos el corazón congelao porque todavia no nos convencemos que somos de la misma especie y cada vez nos pegamos más fuerte.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.