jueves, 8 de abril de 2021

Lluvia

 


Tus ojos muestran que no amaste la lluvia
y que nunca supiste que existió la infancia.
Jamás te perdonaste la tristeza, 
ni tus ojos vieron florecer la vida. 
No rozó la ternura tu existencia, 
ni oíste amor, ni diste, ni sentiste. 
Tus ojos muestran que no amaste la lluvia, 
y que nunca supiste que existió la infancia. 


5 comentarios:

  1. Recuerdo en la infancia lo que me gustaban los charcos, cómo disfrutaba con la lluvia. Ahora en cambio no me gusta. Pero reconozco que es necesario para el campo.

    Muy bello poema.

    Besos enormes.

    ResponderBorrar
  2. Una historia muy real por desgracia. Un beso

    ResponderBorrar
  3. Pues me has entristecido, nunca nadie debería pasar por tus versos, el mundo tiene que ser un lugar acogedor aun en la escasez. Abrazos

    ResponderBorrar
  4. Mi querida y bella chilena La ternura me ha llegado cerca del alma

    ResponderBorrar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.