martes, 9 de enero de 2018

Mi mala pata

Hola!  Como dice el dicho "uno propone y Dios dispone" (¿es así).
Pues, al final no pude pasar la navidad sola como quería.  Me caí en la mañana del 24 de diciembre, rompiéndome la frente al chocar con el canto de la muralla de la cocina.  Robin estaba en Santiago y yo quedé tirada, un poco desorientada.  Cuando vi cómo corría la sangre me asusté.  Me vi el tajo en el espejo y era bastante feo.  Le mandé una foto a mi hermana que es enfermera y me dijo que tenía que ir a que me vieran, porque podría haber sufrido una conmoción cerebral. Tenía mareos, náuseas y me dolía y sangraba mucho.  Llamé a un matrimonio amigo que siempre me dice que cualquier cosa los llame y vinieron corriendo y me llevaron a la clínica, despertándome cada vez que me adormecía.  En la clínica me dieron prioridad en urgencias y pasé.  Seguía un poco desorientada y el médico me hizo pruebas neurológicas y me encontró muy débil, así que pidió un escáner que salió bien.  Me pusieron dos puntos y le dijeron a mis amigos que me vigilaran, que si dormía más de 4 horas en el día, o tenía mucho dolor de cabeza, o náuseas, vómitos, mareos, etc. me tenían que llevar de nuevo.
Menos mal que no fue así, pero mis amigos no me quisieron dejar sola, así que me llevaron a su casa.
Y pasé la navidad con ellos y su familia.  Fue muy agradable, ya conocía a toda la familia así que me sentí a gusto.
Y después, se me puso el ojo verde, morado, etc.  pero no fue mucho porque la herida sangró.
Le avisaron a Robin, pero cuando ya había pasado todo para no preocuparlo de más.
Y esa fue mi aventura navideña.

Cuando volvió Robin, nos fuimos a la parcela en Santiago a pasar el año nuevo con mi familia y volvimos ayer, porque yo quería quedarme para estar en el cumpleaños de mi madre, que cumplió 88 años el 6 de enero.
Por supuesto, nos juntamos con mi niña Susi.  Melissa vuelve el 24 de enero, ya que no le dan más visa para quedarse en Corea.  Se dio el gusto de ir unos días a Japón, que le encantó.

Así que ya estamos aquí, menos mal que nos recibió bien el clima, porque había llovido la semana pasada, y ahora hay sol, verano sureño, me encanta porque en Santiago hace un calor desesperante, y hay que pasarse en la piscina para poder capearlo.

Les muestro unas bolas para colgar en el árbol, que hizo mi hija personalizados.  Tuvo muchísimos pedidos, así es que trabajó mucho en diciembre.  Ahora está preparando partes de matrimonio, de bautizo, tarjetas de cumpleaños, etc., todo personalizado a gusto del cliente.  La veta de artista la lleva en las venas.

Y regalitos que me llegaron de Rusia, en un intercambio de dedales.  Me encantó todo lo que me llegó.

Y eso es todo por ahora, ya volveré con mis aventuras y desventuras.  Que estén muy bien y por supuesto que este año 2018 sea pleno para todos ustedes.
Un beso,
Maru









Un encuentro con mi hija Susi




La torta para mi madre, como estaba recién nacida, le pusimos el cero en la torta.








Los regalos de Rusia









martes, 19 de diciembre de 2017

Navidad


Hola a todos.  Otra vez esta fecha que significa tantas cosas, menos lo que debería, al menos para mucha gente.  Se ve la multitud chocando, empujando, caminando rápido, sin hablar del calor, apurados por comprar regalos. 
Yo hago pocos regalos y la mayoría los hago yo misma.  Cosas sencillas, pero con el valor de lo hecho con mis propias manos.

A Robin le tocó turno para la Navidad, así que decidí pasarla sola.  Siempre he querido hacerlo, pero los compromisos familiares no me dejaban.  Pero este año rechacé todas las invitaciones y me quedaré en casa, ya me aperé de cosas ricas, cola de mono, una rica cena y a ver películas navideñas se ha dicho.
No crean que me sentiré sola o triste, realmente no me gustan estas fiestas, así que estaré en mi salsa.



Deseo de todo corazón que ustedes lo pasen muy bien, en familia y unidos en paz y amor, los regalos son emocionantes, pero son cosas materiales.  
¡Feliz Navidad!
Maru

martes, 5 de diciembre de 2017

Carola




No sabe qué pasó.  Qué jugarreta del universo hizo que lo viera, o mejor dicho, viera su foto.  Desde ahí su paz se acabó.  
​Ya no estás en edad, se dijo.  ​Tienes compromisos, se recuerda.
​Y lo sabe, y no va a dejar de tenerlos por una foto.  Pero es una foto que la persigue.  Poco intercambio de palabras, tan sólo algunas por el medio frío de las redes sociales.  Lo justo y necesario.
​No sabe casi nada de él.  Sabe en qué país vive, su edad, su figura, nada más.
Y sin embargo sueña despierta ¿dónde se le torció el camino? ¿dónde se agrietó la coraza?  ¿cómo recupera la paz?
Es raro pensar que le piensa y él apenas sabe que existe.
​No espera nada, pero eso no le impide soñar. 
De pronto el diálogo se hace más fluido, no más personal, sólo hablan más, y eso significa que sus sueños se desbocan.  Se ríe de su propia estupidez, no significa nada, sus charlas no son nada personal ni íntimas, sólo cosas generales, aunque va sabiendo más cosas de él.  Con eso le basta, con eso le debe bastar.  Ya no está para fantasías adolescentes, se dice, pero...​
Maru
Noviembre 2017


domingo, 26 de noviembre de 2017

Frasqueando

¡Hola!  ¿cómo están?  Yo mucho mejor, de vuelta a la vida, después de estar semanas como zombie.
Por fin llegó la primavera a Valdivia, al menos hay sol y eso me hace muy bien.  Ojalá dure.
Estoy todavía ordenando mi casa, sacando cosas, es increíble lo que se acumula.  Me estoy volviendo minimalista, menos con mis libros y materiales para manualidades.
Decidimos hacer nuevamente mi taller, para no desordenar el comedor o la sala, así que sacamos la cama, que vendimos, y ahora a esperar que Robin tenga tiempo para hacer los muebles, que serán sencillos, con palets, que están tan de moda.
Mientras tanto, he estado adornando frascos para guardar tanta cosa que tengo.  Se los muestro vacíos, espero poder pronto ya hacer un orden definitivo.

Hay un centro de beneficencia para familias haitianas que han llegado por montones y viven en malas condiciones, no sé quién les contó que aquí es coser y cantar y no es así, entre que no hablan el idioma y que están subempleados, pues no faltan los explotadores, lo están pasando mal, así es que donamos todo a ellos, mucha ropa, zapatos, ropa de cama, colaciones, etc.  Me siento contenta de poder colaborar un poco.  Por supuesto, todo lo que llevamos está en perfecto estado.

Y, amigos argentinos, siento mucho lo del submarino, espero que lo puedan recuperar.  

Me despido hasta otra, gracias por sus palabras de ánimo cuando la salud me falla.
Maru







viernes, 17 de noviembre de 2017

Fatiga crónica


Uno de tantos colaterales de la fibromialgia es la fatiga crónica.  
Tal vez la más común.  Estoy sufriéndola desde hace un par de semanas.  Tanto, que ni siquiera he podido leer. 
No sé cómo podrían comprender quienes no la sufren, el hecho de que levantar los brazos es una lucha, doblar una toalla es un esfuerzo supremo, y no hablemos de lavarnos el pelo, los brazos pesan como piedras, los pies llevan mármol y sólo podemos arrastrarnos cada 20 minutos a la cama.  Aun así, he seguido haciendo pequeñas cosas, me niego a rendirme, aunque tenga que descansar mucho en el día.  
Como dijo Morgan Freeman: "sólo tengo una vida y no voy a permitir que la fibromialgia me quite la alegría de vivirla."  Desde que me la diagnosticaron fue mi lema; y aunque se acerca escondida con cuchillos que me hieren, siempre encuentro la forma de contratacar y no rendirme y no lo haré, aunque alguna vez, como ahora, reconozco que me está ganando esta batalla, pero nunca ganará la guerra.
Un abrazo para todos, gracias por estar ahí.
Maru 

viernes, 3 de noviembre de 2017

60 años

Hola a todos.  Por fin he vuelto.  Se me hicieron eternas las dos semanas que estuve en Santiago.  Ya echaba de menos mi casa.  Llegamos ayer y nos acompañó la lluvia casi todo el camino.  
Pero igual lo pasamos bien, Robin trabajó la semana y me fue a buscar para venirnos.  Pelusa estaba estresada pues donde mi hermana hay tres perritas, más los seis humanos.  No está acostumbrada, acá somos sólo nosotros tres.
El 28 de octubre celebramos los 60 años de matrimonio de mis papás.   Sí, ¡60 años! toda una vida.  Y se los celebramos en grande.   Y fue sorpresa, así que estaban felices.
Por supuesto también salí con mi hija Susi.  Melissa sigue en Corea del Sur.
Yo seguiré ordenando según el método Marie Kondo, tengo muchas ideas.  Además, restableceremos mi taller, la verdad es que ahora que estoy haciendo algunas cosas de nuevo, me hace falta.  Seguiré haciendo los regalos de navidad.
Y, bueno, les dejo un abrazo grande.  Estaremos comunicados.



Los tortolitos


Con todos sus nietos (menos Melissa)



Con mi madre



 Soplando las velas (atención del restaurante)


Y la rica torta (pastel)

Tonteando con los adornos navideños en una tienda




Y los ricos helados de rigor


Maru

viernes, 13 de octubre de 2017

Marie Kondo

Hola a todos.  ¿alguien conoce el método de Marie Kondo para organizar y ordenar la casa?  Es una japonesa que se dedica a eso, a organizar casas, oficinas, etc.  Y la verdad es que es genial.  Claro, ella es japonesa, pero su método se puede adecuar a cualquier país y cultura.
Yo estoy siguiendo el método y no se imaginan la cantidad de cosas que he botado.  La consigna es dejar sólo lo que nos haga felices, y me he dado cuenta de que tengo muchas cosas que no me hacen felices.  Así que estoy en onda orden.  Además, enseña cómo doblar la ropa para aprovechar mejor los espacios.  
Les muestro algunas fotos de lo que he logrado hasta ahora.   Tiene dos libros:  La magia del orden y La felicidad después del orden. 


Mis cosméticos antes



 Después



 Trajes de baño, camisetas, etc. antes



 Después



 Mi comedor sin cachivaches



 Cajas para organizar el closet


La verdad, estoy contenta con los cambios que estoy haciendo.  Si quieren saber del tema, busquen sus videos en Youtube.





Y así, ordenando y tirando, voy convirtiendo mi casa en lo que realmente quiero.
Un beso a todos, feliz fin de semana
Maru

miércoles, 4 de octubre de 2017

Carta de Dios al mundo

¡Deja ya de estar rezando y dándote golpes en el pecho! Lo que quiero que hagas es que salgas al mundo a disfrutar de tu vida.
Quiero que goces, que cantes, que te diviertas y que disfrutes de todo lo que he hecho para ti.
¡Deja ya de ir a esos templos lúgubres, oscuros y fríos que tú mismo construiste y que dices que son mi casa! Mi casa está en las montañas, en los bosques, los ríos, los lagos, las playas. Ahí es en donde vivo y ahí expreso mi amor por ti.
Deja ya de culparme de tu vida miserable; yo nunca te dije que había nada mal en ti o que eras un pecador, o que tu sexualidad fuera algo malo.
El sexo es un regalo que te he dado y con el que puedes expresar tu amor, tu éxtasis, tu alegría. Así que no me culpes a mí por todo lo que te han hecho creer.
Deja ya de estar leyendo supuestas escrituras sagradas que nada tienen que ver conmigo. Si no puedes leerme en un amanecer, en un paisaje, en la mirada de tus amigos, en los ojos de tu hijito…
¡No me encontrarás en ningún libro!
Confía en mí y deja de pedirme. ¿Me vas a decir a mí cómo hacer mi trabajo?
Deja de tenerme tanto miedo. Yo no te juzgo, ni te critico, ni me enojo, ni me molesto, ni castigo. Yo soy puro amor.
Deja de pedirme perdón, no hay nada que perdonar. Si yo te hice… yo te llené de pasiones, de limitaciones, de placeres, de sentimientos, de necesidades, de incoherencias… de libre albedrío ¿Cómo puedo culparte si respondes a algo que yo puse en ti? ¿Cómo puedo castigarte por ser como eres, si yo soy el que te hice? ¿Crees que podría yo crear un lugar para quemar a todos mis hijos que se porten mal, por el resto de la eternidad? ¿Qué clase de dios puede hacer eso?
Olvídate de cualquier tipo de mandamientos, de cualquier tipo de leyes; esas son artimañas para manipularte, para controlarte, que sólo crean culpa en ti.
Respeta a tus semejantes y no hagas lo que no quieras para ti. Lo único que te pido es que pongas atención en tu vida, que tu estado de alerta sea tu guía.
Amado mío, esta vida no es una prueba, ni un escalón, ni un paso en el camino, ni un ensayo, ni un preludio hacia el paraíso. Esta vida es lo único que hay aquí y ahora y lo único que necesitas.
Te he hecho absolutamente libre, no hay premios ni castigos, no hay pecados ni virtudes, nadie lleva un marcador, nadie lleva un registro.
Eres absolutamente libre para crear en tu vida un cielo o un infierno.
No te podría decir si hay algo después de esta vida, pero te puedo dar un consejo. Vive como si no lo hubiera. Como si esta fuera tu única oportunidad de disfrutar, de amar, de existir.
Así, si no hay nada, pues habrás disfrutado de la oportunidad que te di. Y si lo hay, ten por seguro que no te voy a preguntar si te portaste bien o mal, te voy a preguntar ¿Te gustó?… ¿Te divertiste? ¿Qué fue lo que más disfrutaste? ¿Qué aprendiste?…
Deja de creer en mí; creer es suponer, adivinar, imaginar. Yo no quiero que creas en mí, quiero que me sientas en ti. Quiero que me sientas en ti cuando besas a tu amada, cuando arropas a tu hijita, cuando acaricias a tu perro, cuando te bañas en el mar.
Deja de alabarme, ¿Qué clase de Dios ególatra crees que soy?
Me aburre que me alaben, me harta que me agradezcan. ¿Te sientes agradecido? Demuéstralo cuidando de ti, de tu salud, de tus relaciones, del mundo. ¿Te sientes mirado, sobrecogido?… ¡Expresa tu alegría! Esa es la forma de alabarme.
Deja de complicarte las cosas y de repetir como un loro lo que te han enseñado acerca de mí.
Lo único seguro es que estás aquí, que estás vivo, que este mundo está lleno de maravillas. ¿Para qué necesitas más milagros? ¿Para qué tantas explicaciones?
“No me busques afuera, no me encontrarás. Búscame dentro… ahí estoy, latiendo en ti”.

martes, 26 de septiembre de 2017

He vuelto

Hola!  Uy, sí estuve desaparecida.  Prácticamente no he estado en casa todo septiembre.  Primero, a Santiago, días en la parcela, días en la ciudad.  Luego en el Salto del Laja, precioso.  Luego nos fuimos a Puerto Montt y embarcamos en un crucero hacia los fiordos del sur.  Llegamos recién el domingo, muy cansada y muy dolorida.  Pero lo comío y lo bailao...
Les dejo fotitos de mis andanzas.


Salto del Laja.  Precioso









Vino añejo dulce y un canastito que encontré por ahí



Y ya embarcando en el crucero













Un Titanic improvisado












Los hermosos paisajes.  Imponentes.














El barco Skorpios



Y en octubre viajaré nuevamente a Santiago, pues mis padres cumplen ¡60! años de matrimonio y les haremos una pequeña celebración.  Así que como ven, poco paro en casa.  Me encanta viajar.
Les dejo un gran abrazo a cada uno.
Maru