sábado, 4 de agosto de 2007

¿Zurda, ambidiestra o.... ambizurda?


Mi mamá es zurda. La obligaron en el colegio a escribir con la derecha amarrándole la mano izquierda a la silla. Atroz, pero comprensible por la ignorancia de aquellos años. Hay varios zurdos en mi familia....¿y yo? No lo tengo claro, según un test que hay en la red, soy ambidiestra (de 25 preguntas sobre izquierda/derecha, saqué 13 contra 12).
Cuando escribo a mano, costumbre que tengo casi olvidada gracias al computador, tuerzo la mano hacia el cuerpo. Escribo como un zurdo, e incluso mi letra, absolutamente fea, a menos que me esfuerce mucho, recuerda la de muchos zurdos que conozco. Cualquiera diría, viéndome reflejada en un espejo, que soy una verdadera zurda. Pero hay un pequeño detalle que cabe mencionar: se supone que soy diestra. Lo cual no debería constituir ningún trauma. Quiero decir, escribir como un zurdo con la mano derecha es como ser lesbiano, más o menos.

Seguramente ocurrió algo, no estoy del todo segura, y empecé a usar la mano derecha. Tal vez me retaron por usar la mano izquierda; y yo, ni corta ni perezosa, cambié de hábito.

A pesar de ello, noto que algunas cosas las hago mejor con mi mano izquierda, y otras, con la derecha. En este sentido, la cantidad de chistes verdes que se les pueden ocurrir es casi infinita. Escribo con la derecha pero uso los cubiertos, el mouse, el teléfono, la calculadora, etc., con la izquierda.

Ahora leía que los cerebros de los zurdos están organizados de manera diferente.Un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford descubrió el gen que hace que las personas sean zurdas.

Zurdos eran Leonardo, Miguel Angel, Rafael, Durero, Holbein, Rubens, Picasso. Zurdo era Bach, como Beethoven, Mozart, Schumann, Rachmaninoff, Ravel y Jimmy Hendrix, Bob Dylan y Paul McCartney. Gandhi era zurdo. Winston Churchill, Adolfo Hitler y Ronald Reagan fueron zurdos. Vladimir Putin, George Bush padre y Bill Clinton, son zurdos como Osama bin Laden, Hugo Chávez y Alan García. Greta Garbo, Cary Grant, Chaplin, Fred Astaire y Ginger Rogers, Judy Garland, Marilyn Monroe y Steve McQueen fueron zurdos.
Pero según un grupo de científicos de la Universidad de Oxford, estos personajes y otros menos conocidos son diestros con la mano izquierda gracias al gen LRRTM1.
Una de cada diez personas es zurda.

Hay evidencias que sugieren que hay algunas diferencias significativas entre diestros y zurdos.
El gen LRRTM1 parece tener un papel importante en el control de las partes del cerebro que controlan funciones específicas como el habla y las emociones.

Una investigación australiana que se publicó el año pasado encontró que los zurdos piensan más rápido cuando juegan en la computadora o algún deporte.

Investigadores franceses concluyeron que ser zurdo otorga ventaja en un combate.

Pero ser zurdo también se ha relacionado con alto riesgo de contraer enfermedades o sufrir accidentes.
¿Y quién ha hecho un estudio científico sobre los ambiestros? Nadie. Entonces lo haré yo:

Los ambidiestros poseemos la certeza diestra de saber cómo funcionan las cosas del mundo; somos cancheros, manejamos los dos hemisferios, tanto analíticos como sintéticos, lineales como simultáneos, sabemos comportarnos y medir nuestras palabras del mismo modo que podemos ser despabilados y comedidamente desmesurados.

Por eso somos de temer en el fútbol (yo no, aclaro), la política y en las artes amatorias, somos bravos de manipular y fácilmente manipulamos.

Sin embargo, una pregunta surge en mi mente: ¿Cuál es la diferencia entre los ambidiestros con los zurdos adiestrados? La diferencia radica en que los últimos padecen del adoctrinamiento diestro, sufren y patalean porque les cuesta pasarse a las filas de la absoluta mayoría, ellos —como todos los zurdos que maman teta de zurda— sólo utilizan la derecha para rascarse la espalda. Son todos aquellos zurdos que nunca pudieron condicionarse a la maquinaria diestra, son los acusados de padecer dislexia, timidez, ser un poco lentos al momento de amarrarse los zapatos, caóticos, incapaces de agarrar bien el lápiz.

Yo, personalmente, tengo que preguntar para qué lado se atornilla o se desatornilla un tornillo.

Bueno, OK, entonces ya sé qué es lo que me pasa; todos mis problemas tienen que ver con que en mi cuerpo tengo varios genes extraños y peligrosos, causantes de enfermedades mentales, el gen causante de la homosexualidad (conste que no lo soy, me gustan los hombres, y mucho), que se manifiesta en un melodramatismo digno de una canción de Laura Pausini, y el gen LRRTM1, que me hace ser siniestra y ambizurda y con tendencias a la esquizofrenia.
Qué bien se lo tienen que pasar los científicos a nuestra costa…

Una pregunta..... ¿pueden los zurdos estudiar derecho?
Maru con mucha lectura sobre el tema

5 comentarios:

  1. jajja no se si los zurdos pueden estudiar derecho jjajajaj pero doy fe que yo al menos puedo hacer cosas con la derechaaaaaaaa ...asi que como ves hasta en eso soy rara jajaajaj
    soy zurda consagrada maru el crochet que es una asignatura pendiente no la puedo hacer ...y me encantaria buaaaaaaaaaaaaa
    pero en cambio si me romppo el brazo izdo no me quedo invalida del todoo jaajajj puedo escribir con la derecha aunque mal ...y cortar y etc ...pero con menos fuerza jajajaj
    lo que me ponen nerviosos son los zurdos que escriben dando la vuelta con la mano sobre el papel ..yo escribo normal ...pero hay quien le da la vuelta a la mano de tal forma que me pone de los nervios aunque supongo no lo pueden evitar
    besos de una zurda consagradaaaaaa pero feliz
    conchissss

    ResponderEliminar
  2. Pos yo tampoco pude aprender a tejr a crochet. Mi abuelita lo intentó montones de veces, ella hacía maravillas, pero no supo explicarme todo al revés, jajaja

    saluditos

    ResponderEliminar
  3. pues son las limitaciones de los zurdos o ambi jajaajajaj ...pero fuera de eso los ambi tenemos ventajas jajaajajaj ...
    besos
    conchis

    ResponderEliminar
  4. yo tambien soy ambidiestra, ya me estaba asustando con eso de la esquisofrenia aww

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.