viernes, 24 de agosto de 2007

Escribir...


Escribir... escribir qué, cómo, cuánto.
Llenar un espacio vacío, atreverse a manchar aquella hoja de perfecta blancura con eso que encierra, limita, que nos confunde... nuestras palabras.
Gran atrevimiento, intentar atrapar nuestras ideas y pensamientos en un paraíso perfecto solamente contaminado por garabatos negros.
Ir más allá, donde nadie ha llegado es una bella aspiración, podría ser el motor que nos impulsa a hacer las cosas que hacemos, a hacer lo que nos sugieren nuestros más profundos sueños, a construir el mundo que soñamos y aspiramos. Segundo gran atrevimiento que nombro en este escrito. Construir un mundo reflejo de nuestras aspiraciones interfiriendo de cierto modo con el mundo fantástico de otras personas, otros seres llenos de sueños. Pero eso es de lo que se trata ¿no?, atreverse, atreverse a soñar, atreverse aconstruir y atreverse a volar, volar sin rumbo fijo, sin razón alguna, tan sólo atreverse a volar, volar sin rumbo fijo, sin razón alguna, tan sólo atreverse sin miedo a chocar; en contra del viento que nos impulsará, y sobre el mar, espacio infinito, lleno de hermosos matices que llenan de color nuestro viaje indefinido.
Maru 2005

2 comentarios:

  1. es demasiado bakán escribir, aunque nadie te escuche ni te leas ni te entienda, da lo mismo, sólo tu, tu cabeza, tu lápiz y esa hoja que recibe todo aquello que tu cabeza procesa sin darte ni cuenta....sin a veces ni siquiera pensarlo....
    además escribes maravilloso...no dejes de hacerlo que de ti he aprendido mucho
    te quiero

    ResponderEliminar
  2. maru a mi escribir me sirve de gran desahogo ...donde no puedo hacerlo pk ni hacen el intento de entenderme ...creo yo ...(no juzgo ..es la vida misma)el blog me sirve pues ahi nadie me para las alas de lo que siento o pienso ...sin faltar al respeto o eso intento..pero me ayuda pues muchas veces me siento sola y vacia y sin apoyos ...y esto es mi desahogo como digo ...
    besos
    conchis

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.