viernes, 3 de agosto de 2007

La Ciclotimia y yo....


A veces nos topamos con obstáculos en el camino: fatiga, desánimo, o el imperioso deseo de reinvindicar el derecho inalienable a adoptar la actitud de un vegetal.
Seríamos más felices si no lo hiciéramos, pero pedir que nos azoten en la plaza del pueblo tampoco serviría de nada.
No obstante, a veces es inevitable caer en un estado casi vegetativo y aunque no nos expliquemos por qué, a veces sí hay un por qué estamos dejando de ser el presidente, secretario y tesorero de nuestro propio club de fans.

Eso me ha ocurrido, me han diagnosticado POR FIN el por qué hace 3 años que no me siento bien, que no soy feliz y resulta que no pasa por una cosa de actitud. Me han diagnosticado un Trastorno Ciclotímico Severo, que es una especie de trastorno bipolar, genético que produce un desequilibrio químico en el cerebro y que acarrea muchas consecuencias, como cambios bruscos de ánimo, tristeza, angustia, euforia, etc. Aparte de problemas físicos como taquicardia y otras cositas que yo tengo.
Bueno, al fin estoy en tratamiento, al fin sé que no estoy loca, al fin sé que es un gen malito que tengo y que tiene solución.
Lo que me entristece es saber que así como a mí me lo pasó algún ancestro sin identificar, lo más probable es que yo se lo haya traspasado a Melissa y de ahí todos sus problemas también.
Pero.... estoy optimista, tranquila y sé que pasará.... Esto también pasará ... Por ahora, estar tranquila, aprovechar mi licencia médica para descansar y hacer cosas sencillas.
Ahora sé que así como igual queremos a nuestros hijos, aunque lleguen tarde a casa y se tiñan el pelo de colores estrambóticos. Como igual queremos a nuestro perro o gato, aunque babee en la alfombra y deje todo lleno de pelos. Como igual queremos a nuestras amigas aunque cometan el mismo error por enésima vez; les decimos que lo entendemos y que sabemos que no volverá a ocurrir; pues, nosotros también deberíamos querernos igual. la única persona que nos puede arruinar la vida somos nosotros mismos, no podemos tirar la toalla. Cuando nos sentimos agobiados, centrémonos en cosas simples que requieran un esfuerzo mínimo: poner música alegre, mantener una postura erguida, llevar una botella de agua en el bolso.
Todo es cíclico en la vida. Si aceptamos que hay días buenos y malos, días calurosos y días fríos, buenos tiempos y malos tiempos, ¿por qué nos parece tan incomprensible que a nosotros nos afecten ciclos similares?
Cuando tu ciclo esté en un punto bajo, evita tirar la legendaria toalla y en vez de ello aprovecha la oportunidad para aprender a tratarte a ti mismo al menos con el mismo cariño que demuestras a tu perro.
No eres un dejado porque te cuides menos y un santo porque te cuides más; simplemente, mereces que te cuiden a todas horas.
Maru

3 comentarios:

  1. Amiga mía,

    me gusta leerte optimista. Creo que lo mejor es que solita fuiste al doc por que te diste cuenta que algo no estaba funcionando como de costumbre. Tu misma buscarte sanarte y eso Maru, es precisamente el camino que tenías que tomar. Sólo tu podías hacerlo, nadie más tiene ese poder.
    Te felicito por tu fuerza, por que eres única e irrepetible, por ser tú. Te mando un tremendo abrazo lleno de amor para tí y disfruta de todo lo bueno que vendrá.

    Besitos,

    Nayra

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS amiga. Y sabes todo lo que significa ese GRACIAS, así con mayúsculas.

    Maru

    ResponderEliminar
  3. a cuidarse no mas entonces po primis
    todo el apoyo, la buena honda y todo lo que se merece con mayúscula, ya pasará y es hora de tranquilizar la vida y buscar la solución a los problemas pero en paz
    un beso enorme y tu sabes que puedes contar siempre con tu prima favorita que te kiere kaleta
    y recuerda....ya se viene la cazuela de la tía Cristy,....y luego una tarde de ocio....a´puro dormir...jajajaja

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.