lunes, 18 de febrero de 2008

Fin de semana....


Bueno, me perdí un poco el fin de semana porque hice muuuuchas cosas. Lo mejor es que me conseguí estacionamiento barato en el mismo edifcio. Y veo el auto desde mi ventana ¡¡bien!!. El viernes fui al JCruz con un amigo a comer chorrillanas y a tomar borgoña, mmm, rico rico. El sábado comprar cosas varias entre ellas repisas para los cuartos y persianas para el living (sala) porque los gatos me destruyeron las cortinas. Ahora falta que las instalen, pero un conserje del edificio se ofreció... espero lo haga hoy y me cobre poquito.
Ayer aseo completo y arreglé la cocina, saqué loza que estaba sin uso, boté, guardé, uff, quedó ordenadita, veremos cuánto dura.
Ayer fui donde mi hermana, y estaba mi mamá y mi tía, pasamos una linda tarde. Me vine en mi papú nuevo como a las 9 de la noche. Feliz, porque antes tenía que venirme en metro y hacer dos combinaciones, con el metro lleno, con olores no muy agradables y cansada... no hay como tener tu tocomocho.
Hoy voy a seguir maestreando, a ver si logro poner las repisas yo solita.
Bueno, un resumen del finde, bastante movidito.
Besos
Maru

3 comentarios:

  1. Osea que no has parado eh??..genial. Un abrazo y gracias por estar siempre en mi blog. Un placer. Ah...je..je..y Miguelito es mio, más que mío. ( MIguel Bosé) Mua

    ResponderEliminar
  2. Que trabajadora, felicidades y que sigas así y tambien felicidades por tu nuevo movil, ¿no te gusta el metro?, fijate que la semana pasada yo me subi al metro de mi ciudad Monterrey y me encanto, esta magnifico y muy barato, si me dejara más cerca de mi casa con gusto me iria y vendria en el y me dejaba del maldito trafico congestionado, sobretodo en la mañana.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. ahora podràs venir a ver a tu pirma, ya que siempre he tenido que ir a verte yo.....es lo menos que deberìas hacer teniendo papú ¡verdad?
    aunque me alegro mucho por tu papu.....igual me enojo de que no me lo hayas venido a mostrar....
    fea
    igual te kero

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.