martes, 5 de agosto de 2008

Mi máscara


Vuelvo a levantarme de mi cómoda tumba. De debajo de mi cama saco mi máscara social y salgo sonriendo a la calle.
Tengo el auto más veloz porque estoy apurada por ganar más tiempo, por llegar primero a un lugar al que no se puede llegar más temprano.
¿Dónde quedó la sonrisa debajo de la máscara?
¿Dónde quedó la sonrisa de mi libertad?
No lo sé.
Quizás mañana, al levantarme de mi cómoda tumba, vuelva a colocarme mi vieja máscara y me intente convencer de que estas preguntas no existen.
Mi vida es larga, espero, otro día me voy a preocupar.
Maru

5 comentarios:

  1. This is intriguing. I like it very much.

    ResponderEliminar
  2. Mejor no preguntar demasiado alto que se encuentra tras nuestras propias mascaras, podriamos descubrirnos demasiado vulnerables.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Creo que todos los dias al levantarnos y enfrentar el dia nos ponemos nuestra propia mascara ...lo importante es enfrentar el dia con ellas y reconocernos pues el dia que no nos reconoscamos significa que el peligro esta cerca ...

    ResponderEliminar
  4. Cada día en cierto modo todos nos ponemos nuestra máscara particular... a veces es mejor esconderse tras una careta...
    Beso gigantes para ti querida amiga.

    ResponderEliminar
  5. Prefiero mostrar la cara, aunque sea triste... así tal vez, alguien me consuele, se acerque y me alegre el día.
    Un besito, mi niña.
    Natacha.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.